Canales populares

Dios y su Insano Deseo de Humillación Humana.



Dios, como nuestro creador, desea varias cosas de nosotros. Quiere que cumplamos ciertos parámetros para poder obtener su misericordia, amor y gratitud. Dios quiere que le obedezcamos para poder acceder al Paraíso Celestial Prometido.

¿Que quiere Dios de nosotros?

Bueno... en su libro nos deja muy claro las cosas que desea de nosotras sus creaciones:

Dios desea que lo amemos; desea que cumplamos sus estatutos y reglas bien establecidas en la Biblia; Quiere que cumplamos sus “10 Mandamientos”; Dios quiere que seamos buenos, bondadosos, fieles, misericordiosos, leales, y bla bla bla...

Pero Dios quiere y exije otra cosa muy importante de nosotros los humanos: Que nos Humillemos ante el.

Dios desea-necesita que el ser humano se humille y rebaje ante él para ser merecedores de su amor y premios celestiales.


__________________


¿Que es “Humillarse”?



Pero... ¿Qué significa “humillarse”?

Veamos:

humillación.

(Del lat. humiliatĭo, -ōnis).
1. f. Acción y efecto de humillar o humillarse.

humillar.

(Del lat. humiliāre).
- tr. Inclinar o doblar una parte del cuerpo, como la cabeza o la rodilla, especialmente en señal de sumisión y acatamiento.
- tr. Abatir el orgullo y altivez de alguien.
- tr. Herir el amor propio o la dignidad de alguien.
- prnl. Dicho de una persona: Pasar por una situación en la que su dignidad sufra algún menoscabo.
- prnl. ant. Arrodillarse o hacer adoración.

Entre la sinonimia de “Humillarse”, tenemos solo términos despreciativos e insultantes:

humillarse (sinónimos)

ofender, degradar, avergonzar, denigrar, confundir, deshonrar, desdeñar, rendir, afrentar, despreciar, envilecer, doblegar, someter, mortificar, menospreciar, menoscabar, sojuzgar, insultar, oprimir, pisotear, agacharse, inclinarse, postrarse, retractarse, empequeñecerse, apocarse, encogerse, arrastrarse

Por lo que podemos notar, el “humillarse” trae consigo una suerte de degradación personal, de sometimiento y de deshonra.

____________________





Humillación en la Biblia


Usted, amigo lector Cristiano dirá que Dios no desea que nosotros nos “Humillemos” ante él; ya que Dios es amor y no puede desear esas cosas tan horribles de nuestra parte.

Pero veamos algunos de los numerosos versículos Bíblicos que dejan muy en claro que Dios busca y necesita que los hombres nos “Humillemos” ante él.


Éxodo 10:3
Entonces vinieron Moisés y Aarón a Faraón, y le dijeron: Jehová el Dios de los hebreos ha dicho así: ¿Hasta cuándo no querrás humillarte delante de mí? Deja ir a mi pueblo, para que me sirva.

Deuteronomio 9:3
Entiende, pues, hoy, que es Jehová tu Dios el que pasa delante de ti como fuego consumidor, que los destruirá y humillará delante de ti

1 Reyes 21:29
¿No has visto cómo Acab se ha humillado delante de mí? Pues por cuanto se ha humillado delante de mí, no traeré el mal en sus días;

2 Crónicas 7:14
si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.

2 Crónicas 12:7
Y cuando Jehová vio que se habían humillado, vino palabra de Jehová a Semaías, diciendo: Se han humillado; no los destruiré; antes los salvaré en breve, y no se derramará mi ira contra Jerusalén por mano de Sisac.

2 Crónicas 12:12
Y cuando él se humilló, la ira de Jehová se apartó de él, para no destruirlo del todo; y también en Judá las cosas fueron bien.

2 Crónicas 20:3
Entonces él tuvo temor; y Josafat humilló su rostro para consultar a Jehová, e hizo pregonar ayuno a todo Judá.

2 Crónicas 32:26
Pero Ezequías, después de haberse enaltecido su corazón, se humilló, él y los moradores de Jerusalén; y no vino sobre ellos la ira de Jehová en los días de Ezequías.

2 Crónicas 34:27
y tu corazón se conmovió, y te humillaste delante de Dios al oír sus palabras sobre este lugar y sobre sus moradores, y te humillaste delante de mí, y rasgaste tus vestidos y lloraste en mi presencia, yo también te he oído, dice Jehová.

2 Crónicas 36:12
E hizo lo malo ante los ojos de Jehová su Dios, y no se humilló delante del profeta Jeremías, que le hablaba de parte de Jehová.

Nehemías 8:6
Bendijo entonces Esdras a Jehová, Dios grande. Y todo el pueblo respondió: !!Amén! !!Amén! alzando sus manos; y se humillaron y adoraron a Jehová inclinados a tierra.

Miqueas 6:8
Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide Jehová de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios.

Mateo 18:4
Así que, cualquiera que se humille como este niño, ése es el mayor en el reino de los cielos.

Mateo 23:12 - Lucas 14:11
Porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla, será enaltecido.

1 Pedro 5:6
Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo;


Pero de todas estas referencias; quizá la que resume todo este asunto de la necesidad de humillación humana ante Dios es la epistola de Santiago:

Santiago 4:10

Humillaos delante del Señor, y él os exaltará.


¿Notó usted que generalmente la “humillación” exigida es seguida por un “Premio”?... es decir... Humíllate, despréciate... y te doy un regalito.


Así que... Sencillo amigo lector. Humíllese ante Dios (lea la ya descrita definición de la palabra y su sinonimia para que sepa lo que significa)... y Dios le dará su premio por humillarse ante él.

___________________




El ejemplo de Jesús


Y siendo Jesús hijo de Dios (¿O es el mismo Dios?)... también necesita su dosis de humillación para poder hacer sus milagros.

Si no se humillaban ante Jesús, él no hacia su magia y curaba los enfermos.

El patético ejemplo de esto es la historia de la Mujer Cananea que fue a pedirle a Jesús que librase a su hija de un espíritu inmundo que la poseía, y no fue hasta que se humilló ante Jesús, cuando este decide hacerle el milagrito.

Esta aberrante historia ya fue analizada en el articulo.

- “Jesús, entre la Xenofobia y la necesidad de Humillación”


___________________


La Perfección Vs La necesidad de Humillación.


Recordemos que Dios es “Perfecto”... y al tener esta condición significa que en su perfección no necesita nada.

¿No es extraño y contradictorio que Dios siendo perfección absoluta desee encarecidamente que nos humillemos ante él?

¿A que viene este insano deseo divino? ¿Por qué lo necesita?

También hay que tener en cuenta que Dios es “Omnisciente”, es decir, que lo sabe todo. Ya Dios sabe de antemano si usted irá o no al paraíso o se pudrirá en el infierno. Si Dios ya sabe esto... ¿A que viene ese incoherente deseo de que nos humillemos si ya el sabe si seremos salvos o no? ¿No es acaso esto un juego cruel y sádico de su parte?

De seguro usted se consolará diciendo que “Los caminos de Dios son misteriosos” y que una vez muertos y enterrados... sabremos el porque Dios nos hizo exigencias tan absurdas.


___________________





¡Cuidado con NO Humillarse!


Así que ya lo sabe amigo lector Cristiano. Dios necesita muchas cosas de usted para permitirle llegar al tan ansiado paraíso. Pero una de esas cosas es que usted debe humillarse ante el.

Se imagina una situación así: Que usted se haya esforzado toda su vida por cumplir los mandamientos de Dios; Cuidar sus estatutos, leer periódicamente la Biblia, ir a la iglesia, orar, contribuir económicamente a su religión, ayudar al prójimo, hacer muchos actos de bondad en nombre de Dios... y que al llegar la hora del juicio final Dios le diga:

- Ehh... pero no te humillaste lo suficiente. No te avergonzaste, denigraste, deshonraste, rendiste, despreciaste, doblegaste, sometiste, mortificaste, menospreciaste, oprimiste, pisoteaste, agachaste, inclinarte, postrarte, retractaste, empequeñeciste y arrastraste lo suficiente... Así que... ¡A quemarse!

¿Se imagina esa situación?

Pues basados en la Biblia, Dios desea eso de usted.


__________________


Y claro... usted dirá que yo me equivoco y que Dios no pretende eso (aunque la Biblia lo diga muy claramente). Usted de seguro argumentará que el tipo de “humillación” que Dios desea es algo diferente, una especie de “aceptación” del gran poder y gloria de Dios; y de seguro muchos "Simbolismos" con esta palabra. Pero esto no está en armonía con lo expresado en la Biblia y con el carácter de Dios y Jesús.

Es más que obvio que la intención de Dios es que usted admita su miseria e insignificancia ante él. Que se Humille y arrastre ante su gran poder. Hasta que Dios no lo vea sometido, humillado, denigrado, como una más de sus creaciones... Dios no le dará su “premio de consolación”.


No solo es muy poco probable que exista Dios (tal como se ha analizado mucho en este Blog)

No solo Dios ha dejado en claro que es un asesino consagrado y bestial (Ver: Los asesinatos de Dios)

No solo Dios nos ha mostrado que odia y desprecia muchísimas cosas (Ver: Los Odios de Dios)

No solo Dios le exige al hombre una serie de complicados y difíciles mandatos entre los que se destacan sus “mandamientos” y que debemos cumplir a cabalidad sin cuestionar (Ver: Los 10 Mandamientos)

Si no que aparte de aceptar y cumplir todo lo anterior, debo “Humillarme” ante Dios como si todo el esfuerzo realizado no tuviese algún merito implícito.

Pues lo siento...

Por cosas como estas... es que me alegro de ser Ateo y no creer en Dioses opresores y caprichosos.




FUENTE:

Ateísmo para Cristianos.


.
0No hay comentarios