About Taringa!

Popular channels

Dogma polìtico: ¿Cuento, fàbula, relato, religiòn?

Escrito por: Lic Ramón D. Peralta

"Sàtira"

Todos los recuerdos me llenan de olores frescos y fragancias amigables. Sabor a hierba joven recién enjabonada por el rocío. A mi paso, un colibrí salúdame con gallardía, mientras un zorzal se engalana con una levita marrón. Lirios y cipreses me preguntan ¿tu eres el amo de estos bosques?,..-- ¡Pero si eso es un pantano!, ...SILENCIO, ¿quièn es el relator acá? ¿usted o yo?. Hoy me levante con ímpetu "Moralesiano" (virtuosismo derivado de Víctor Hugo Morales - famoso "relator" uruguayo, devenido en exégeta K). Esta web hoy se pone frac, moño y zapatos "Spencer" negros, erguìmonos de pie, - nos quitamos el sombrero -, para tocar uno de los temas mas "hermosos" que nos ha regalado a modo de legado, esta, la Edad K,...con ustedes: El relato.-






Por ser domingo, iremos directo al grano, verruga o forúnculo, según sea el caso, dejando por sentado que todos ustedes saben lo que es el "relato" propiamente dicho (y si no lo saben, no importa - igual podrán entender), pues la misión (imposible) de este escrito, es rendirle debida pleitesía y homenaje a este nuevo género literario-dogmático que hoy "alumbra" nuestras opacas y desanimadas vidas: el relato latinoamericano siglo XXI, so muy especialmente, EL RELATO K. Hecha la presentación, pasemos a la sala, pónganse cómodos y disfruten (pueden fumar).




Admito que estoy emocionado, pero haré el esfuerzo. El relato político a diferencia del cuento, implica una retórica, y quizá hasta una dialéctica, que nos quiere describir algo que puede ser real o no, o bien, pretende argumentar una situación a la postre de hechos y acciones concretas, pero cuyo resultado aun está en discusión. Obviamente se habla de relato, cuando hay cuanto menos un "relator" ávido de relatar y un relatado o receptor, interesado en escuchar, y mas que eso, comprometido en asentir y aplaudir (una vez finalizada la función). Originalmente, para que haya un relato, debía existir un estrecho vínculo afectivo o filial, entre ambas partes. Padre a hijo, Abuelo a nieto, maestro a alumno, filósofos a discípulos, políticos a alcahuetes, así sucesivamente hasta que agoten la imaginación. Claro que la modernidad y los adelantos tecnológicos, hicieron que esas relaciones hoy tengan conexiones mucho mas complejas, o bien, muy simples de entender para aquellos que pasaron un Rorschach.





Para no ser menos que el filohelenista Mariano Grondona, ilustraré este petit ensayo, con algunos genios de la Grecia antigua (que no se sospeche sobre mis dotes intelectualoides). Mircea Elíade, dice que el relato es una historia cuasi sagrada que narra uno o mas acontecimientos acaecidos durante tiempos primigenios, en donde el mundo no tenía aun su forma actual. Lo cual no escapa en demasía con el afán revisionista del relato Cristinista, siempre sediento de remodelar la historia según la moda imperante. Y así como los antiguos griegos explicaban el ciclo climatológico de las estaciones a partir del rapto de Perséfone, los kircheristas explican los ciclos económicos a partir del rapto de locura de Kicillof y Lorenzino.




En cambio, Lévi Strauss (ya un poco mas acá), infiere que el relato político tiene algunos condimentos especiales, como "espacial" es la estirpe de los políticos. Según este tipo, ahora marca de "blue jeans": el relato esta construido por contrarios irreconciliables - creación contra destrucción, vida versus la muerte, dioses contra hombres, o bien "Diosas contra el mal", y por defecto, contra los hombres malos (de las clases medias), pero siempre conjurando la "reconciliación" a fín de aplacar tanta "angustia". O sea, todo relator que se precie de tal, debe pregonar cosas "buenas", independientemente de lo que haga.



Por su parte, el antropólogo Bronislaw Malinowski (tipo muy respetado por Movimiento Copia Oculta), afirmaba que no hay aspecto importante de la vida que sea ajeno al "relato". Por ello, es que existen relatos religiosos (como el nacimiento de los dioses), políticos (como la fundación de Argentina, en el 2003) o sobre temas particulares (por qué el maíz se convirtió en el principal alimento de un pueblo, como sucedió con las etnias prehispánicas de México). Para Broni (así le decimos los amigos): los relatos son narraciones fundamentales, en tanto que responden a las preguntas básicas de la existencia dogmática, razón de existir de los políticos, y doctrina que lo rodea, entre otras. Broni también aclaró que el relato político pertenece al orden de las creencias y que si bien es una explicación, no es una explicación racional, sino cultural.



Las funciones de los relatos son múltiples. No obstante, en general, se puede aceptar tres funciones esenciales: explicativa, de significado y pragmática. La función explicativa se refiere a que los relatos explican, justifican o desarrollan el origen, razón de ser y causa de algún aspecto de la vida social o individual, por ejemplo, el relato K que narra cómo se originó el mundo del "Caos" en los 90, o el Génesis que comenta el nacimiento de los "argentinos puros" a partir del adoctrinamiento de La Cámpora. La función pragmática del relato implica que los bestiarios y narraciones épicas de Cristina son la base de ciertas estructuras sociales y acciones, así, un nuevo discurso puede modificar el relato tradicional, por ende puede marcar una nova línea genealógica y determinar quiénes pueden gobernar o no. Gracias a esta función, los exégetas y adláteres especifican y justifican por qué una situación es de una manera determinada y no de otra.








La función de significado se refiere a que los relatos K, no son sólo historias que brindan explicaciones o justificaciones políticas, también otorgan un consuelo, mimitos, esperanzas evolutivas dentro del partido, objetivo de vida, o calma a los "soldados", así sucede con relatos que hablan de muerte, sufrimiento, descendencia con victoria, por lo tanto, los relatos no son historias alejadas de las personas, sino que funcionan como un asidero existencial, un motivo para seguir unidos al movimiento, partido o "cajero automático".

Para una mejor comprensión de todo este palabrerío arrogante e impertinente, mejor hacemos como en el colegio, y lo dividimos por tipología,....¿si?

TIPOS DE RELATOS KIRCHNERISTAS

Relatos cosmogónicos: intentan explicar la creación del mundo, del continente y de Argentina. Son los más universalmente extendidos y de los que existe mayor cantidad de "copias". A menudo, se sitúa el origen de la Argentina atado al nacimiento del "Padre de la Patria", Néstor kirchner . A veces, se relaciona a los kirchner como una raza de gigantes, eruditos estadistas, y titanes, quienes desempeñan una función determinante en esta creación; en este caso, tales "gigantes", -que suelen ser semidioses- constituyen la primera casta real de la tierra y alrededores.






Relatos Teogónicos: relatan el origen de esos dioses, los Kirchner. Por ejemplo, Río Gallegos surge cual Jerusalem, con el Mausoleo K, como prefacio de nuestra "Tierra Santa".



Relatos Antropogénicos: narran la aparición del ser argento, quien puede ser creado a partir de cualquier materia viva (una planta, un animal) o inerte (polvo, lodo, arcilla, etc.), siempre y cuando pase los monolíticos rituales de iniciación de La Cámpora. Los dioses kirchneristas les enseñan a vivir sobre la tierra. Normalmente están vinculados a los relatos cosmogónicos.



Relatos Etiológicos: explican el origen de los argentinos, las cosas, el modelo, las técnicas y las instituciones, obviamente, a todo le adosamos la letra K.



Relatos Morales: explican la existencia del bien y el mal. De mas está decir que el bien es para los kirchneristas, los únicos que siente y desean "distribuir riqueza" entre los pobres. El mal esta representado por el resto del mundo. Si bien hay poca gente mas rica y corrupta que ellos, la "nobleza" de su misión en este universo, los redime de toda culpa o dolo,...- no se olviden que hablamos de "religión".



Relatos fundacionales: cuentan cómo se fundaron las provincias, ciudades, empresas, fàbricas, barrios etc, por voluntad de nuestros dioses. Un ejemplo es el de la fundación de Santa Cruz, por los dos gemelos famosos, émulos de Rómulo y Remo, Lázaro Baez y Rudy Ulloa, que también son amamantados por una "loba".






Relatos Escatológicos: anuncian un futuro venturoso, o el "fin del mundo", dependiendo de que los dioses K, sigan entre nosotros.Por las dudas yo le rezo a "ÉL", tampoco es cuestión de hacer enojar a los dioses. Dijo Bertrand Russel: "prescindir de los dioses K, equivale al Apocalípsis de ellos mismos". Dijo el Dante: "los noventa fueron el purgatorio, y el 2001 el infierno, ¿què caraxo es la Edad K?". Dijo Antístenes: "La edad K, significa el auge de nuestro movimiento". Dijo Boudou: "no sabe, no contesta".



En síntesis, el relato K es esencialmente etiológico (aclara cómo se llegó a una determinada situación; por qué el mar es salado o el hombre es mortal, la inseguridad es una sensación, la inflación es un mito, y la clase media es un mote, - por ejemplo). Les dije, otra cosa es el "cuento", pues el cuento popular trasmite valores morales y éticos (más vale maña que fuerza, el bien siempre tiene su recompensa, el impostor siempre es descubierto, etc, ), vale decir que no hablamos de kirchnerismo (ellos solo relatan).


Además, la trama de los cuentos suele ser sencilla, mientras que los relatos K forman parte de un entramado complejo, en el que cada historia está relacionada con las demás por la recurrencia de personajes, lugares, fantasía, ciencia ficción etc. Así, por ejemplo, los cuentos de Jasón están relacionados con los relatos mitológicos sobre Heracles, al ser éste uno de los Argonautas, quedando los relatos míticos del kirchnerismo relacionados con el "Ladrinauta", vulgarmente conocido como Nestornauta (en alusión al Eternauta).

Pero nada es gratis en la vida, y a todo proceso de transformación cultural, le corresponde un vicio de "deformación". Así es como los "malos" de las clases medias instruidas ven los relatos K, como fábulas. Las fábulas se diferencian de los relatos K por los personajes (los de las fábulas son animales de conducta humana; los de los relatos K; son dioses, héroes y semidioses) . Aunque también los "buenos" tienen lo suyo, pues ven a los heréticos anti k, como gorilas y dinosaurios. En fin, en Argentina hay relatos, mitos, leyendas y fábulas para todos los gustos.

SEGUIR LEYENDO EN: http://www.copia-oculta.org/2012/09/relato-dogmatico-latinoamericano-siglo.html
0No comments yet