Check the new version here

Popular channels

El 1er satelite Argento de Kristina no fue el 1ero

EL RELATO:



La incómoda realidad que los K no cuentan:



La historia de los Satélites de la Argentina comienza en 1990 con el Lusat I, el primer satélite argentino, que fue un proyecto de radioaficionados.



Después de 20 años en órbita, con la batería ya agotada, continuó funcionando.

En 1996 siguieron los satélites profesionales, en agosto el MU-SAT, conocido también como «Víctor I»,





empleó parte de técnicos del misil argentino Cóndor II.

y en noviembre la comisión estatal CONAE inició, con el SAC B (Satélites de Aplicaciones Científicas) su serie de satélites científicos como parte de un Plan Espacial Nacional, Argentina en el Espacio, implementado por la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE).



La página era

http://www.invap.com.ar/area-aeroespacial-y-gobierno/proyectos/satelite-sac-b.html

pero hoy está misteriosamente desaparecida.

También existe un satélite, el Pehuensat-1, diseñado y elaborado por la Universidad Nacional del Comahue y lanzado en enero de 2007, desde la India.1



Y como esos estan el SAC-C, el SAC-D, el Victor II, etc. etc. etc.



Es decir, hay varios satélites Argentinos en orbita y funcionando.

La historia satelital argentina comenzó en enero de 1990 cuando el cohete Ariane dejó en órbita espacial al pequeño Lusat 1, el primer objeto argentino puesto en órbita. Fue la obra de radioaficionados pertenecientes a la filial argentina de Amsat.

El segundo fue Víctor-12 lanzado el 29 de agosto de 1996, con un cohete ruso Mólniya 8K78 (nombre muchas veces abreviado como Molnya, o más correctamente Mólniya) para prever el tiempo y prognosis sobre el clima.

El primer satélite «profesional» de aplicaciones científicas (física del Sol) fue el SAC-B, lanzado en cumplimiento del plan Espacial de CONAE en 1996. Esta misión fracasó porque el satélite no pudo desprenderse de la última etapa del lanzador, pero se logró probar el normal funcionamiento de todos los sistemas de a bordo, de modo que el acontecimiento se consideró un éxito para la tecnología empleada y para Invap como constructor de satélites de observación terrestre o astronómica.

El SAC-A fue puesto en órbita por el Transbordador Espacial estadounidense Endeavor el 14 de diciembre de 1998. El SAC-C se lanzó el 21 de noviembre de 2000 y es un satélite argentino de teleobservación lanzado por un vector Delta II desde la base estadounidense de Vandenberg (California). Es de señalar que el SAC-C ha cumplido casi diez años en órbita, a pesar de haber sido diseñado para durar sólo cuatro. Está en buenas condiciones y envía regularmente señales a la base terrestre Teófilo Tabanera, situada en la provincia de Córdoba.

El Pehuensat-1 fue lanzado el 10 de enero de 2007 desde la India, entrando en órbita 20 minutos después. Fue también un pequeño satélite «educacional» construido por profesores y alumnos de la Universidad Nacional del Comahue.



Al leer esta reseña histórica, se debe tener en cuenta que se trata de varios proyectos de complejidad y finalidades muy diferentes.

El Nahuelsat 1-A es un satélite de fabricación extranjera, usado por una empresa privada para comunicaciones satelitales.

Los pequeños satélites Lusat-1, Víctor-1 y Pehuensat-1 fueron experimentos destinados a demostrar que sus autores eran capaces de construir un vehículo espacial. El Lusat-1 permanece activo (abril 2011) pero solamente su baliza de CW (código Morse) construida en la Argentina envía información sobre su estado en 437.125 Mhz con 750 mW emitiendo telemetría a 12 PPM (Palabras Por Minuto), el resto de las funcionalidades del satélite dejaron de funcionar al agotarse la vida útil de las baterías.

A la fecha, Lusat-1 es el objeto argentino que ostenta el récord absoluto de permanencia en funcionamiento en el espacio. No se conocen datos sobre el tiempo de permanencia en el espacio de los demás.



La serie SAC es la primera serie «profesional», destinada a cumplir funciones reales mediante la transmisión de datos – imágenes y otros datos físicos – durante largos períodos. Como se verá más abajo, el SAC-A cumplió su misión, el SAC-B fracasó en su lanzamiento por fallas en el lanzador, el SAC-C está en el espacio y funcionando correctamente desde noviembre de 2000, y el SAC-D que se encuentra en funcionamiento desde junio de 2011. Solo los satélites de la serie SAC son de propiedad de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales argentina (Conae).

La Conae, fundada en 1991, originalmente dependió directamente de Presidencia, luego del Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto y desde noviembre de 2012 depende del Ministerio de Planificación Federal. Es la entidad encargada de llevar adelante el Plan Espacial Argentino. Posee la Estación Terrena de control satelital y recepción de datos «Teófilo Tabanera», situada en la provincia de Córdoba. Desde allí se reciben los datos del satélite argentino SAC-C (de su propiedad) así como de varios otros satélites pertenecientes a otras naciones.

Los satélites de la serie SAC tienen por objetivo principal obtener información referida al territorio argentino sobre actividades productivas de tierra y mar, hidrología, geología, clima, vigilancia del ambiente, recursos naturales y cartografía. Más de 80 universidades, entes, organismos y empresas nacionales participan en estos proyectos.

Las imágenes de los satélites ofrecen información para 200 proyectos de universidades y centros de investigación, además de llegar a colegios secundarios que las utilizan en lugar de los mapas tradicionales.

El satélite SAC-A es un pequeño satélite, diseñado, integrado y construido por la empresa Invap, en los laboratorios de Villa Golf, bajo un contrato con la Conae. El SAC-A posee un peso de 68 kg, y sirvió para probar sistemas ópticos, de energía, de navegación y de guiado de control. Transportado por el transbordador Endeavour, en diciembre de 1998, llegó a exceder su vida útil de ocho meses sin presentar problemas técnicos. El satélite se quemó al entrar en la atmósfera en octubre de 1999, habiendo transmitido de manera correcta datos e imágenes.

Se lanzó en 1996 (antes que el SAC A) con el objetivo de investigar las fuentes explosivas extragalácticas de alta energía. Su peso era de 191 kg, (50 kg de carga útil). Fue puesto en órbita montado en el cohete estadounidense Pegasus XL. Debido a fallas en el vehículo disparador no pudo eyectarse del mismo y al quedar pegado se quedó sin energía por lo que solo pudo dar escasas vueltas a la tierra.

Sin embargo pudo poner en funcionamiento todos sus sistemas correctamente hasta que las baterías de a bordo se agotaron. Esto último se debió a que al haber estado incorrectamente adosado al cohete Pegasus el satélite no pudo desplegar sus paneles solares.

0
0
0
3
0No comments yet
      GIF
      New