Canales populares

el duende galcys y su tesoro robado

buenas a todos estoy escribiendo un cuento y lo comparto con ustedes. es la primera parte pronto seguire con la segunda.


Un pequeño duende de carácter enojon que abandono a su familia para vivir en soledad, junto a un gran árbol de un manzano su mas preciado tesoro le robaran y nuestro duende emprendera en los reinos de altamer una aventura sin igual...

capitulo 1


la aventura comienza


En los reinos de altamer, la magia y los encantamientos inundan sus ríos, campos, desiertos y bosques. Sus ciudades son ricas y muy prosperas. En este reino mágico, los hombres conviven con criaturas fascinantes y fabulosas


.Ogros en los bosques, golems en sus desiertos, musas y sirenas en sus ríos. Y los más temidos, dragones en sus cielos. Pero también conviven con otras criaturas que para el alfaner no representan amenaza alguna y su inteligencia muchas veces son beneficiosas para ellos mismos, los elfos por ejemplo, comparten su rica cultura ancestral desde antes de la escrituras Y son los mejores comerciantes de todo el reino. Los enanos, expertos herreros y trabajos en piedras, dominan todas las artes del trabajo en piedras preciosas y el metal como ninguno. Otras criaturas de estatus menor son los gnomos. Que al ver como sus bosques son cada vez más pequeños, emigraron a las ciudades en busca de comida y trabajo, Son reclutados para los cuidados de campos y huertas. También están los casiogros. Del tamaño de dos hombres pero mucho menor que sus parientes los ogros. Nadie sabe cómo aparecieron, ni de donde son exactamente. Pero su tamaño es muy beneficioso ya que son reclutados para las construcciones de edificios y altares. Son toscos y no muy inteligentes así que con un plato de comida al día es suficiente para controlarlos. También están los semielfos. Mitad humano y mitad elfo. Son seres bellísimos pero por lo general son excluidos de la sociedad. Ya que no son humanos del todo por lo tanto no podrán tener títulos ni grandes fortunas. y al no ser elfos tienen prohibido el ingreso al reino de BELDIFUR( el gran reino de los elfos). Esto a llevado a una luchas de poder y se han convertidos en rebeldes y saqueadores. Pelean para formar un reino donde se sientan en libertad y no ser perseguidos.





Pero no hablaremos de ninguno de ellos. En nuestra historia no hay dragones, Ni guerras de sucesión. Tampoco princesas que son salvadas por caballeros de las garras de ogros u otro ser malvado. Nuestra historia comienza lejos. Muy lejos de las ciudades y de su sin fin de problemas. Existe un bosque llamado “el bosque de bolvor”. es el nombre que recibió tras la dura lucha de los altamer contra el gigante que lo habitaba. En este bosque encantado vive una pequeña criatura mágica de no más de 15 cm de alto. Verde y de grande nariz, orejas puntiagudas, y ojos saltones. Por lo general se los ve con una pipa larga echa de bambú. Era un duende. Criatura no muy querida ya que se ganaron la fama de ser expertos ladrones y estafadores como ninguno. Los duendes viven en comunidades grandes, donde el más anciano dirige al resto. Sus viviendas son bajos tierras. Y rara vez se los ven fuera de ellas. Pero nuestro duende no vivía en comunidades ni tampoco bajo tierra. vive en el tronco hueco de un árbol de manzana seco. Era el duende mas gruñón que jamás vivió. Le gustaba la soledad y la tranquilidad. No quería que nadie lo molestara y cuando algún animalito o gorrión posaba cerca de su hogar salía gritando y maldiciendo para expulsar aquel intruso que osaba molestar. Su nombre es galcys y esta, es su historia.
Como todo duende comparte algo en común. Cuidar con mucho recelo algún objeto de valor, y Galcys poseía en su posesión una bolsa de monedas de oro y joyas preciosas. Vivas y orgulloso se sentía al tener un tesoro así. Los duendes por lo general solo tienen en su poder una o dos objetos de valor. No era común tener tal fortuna así y nadie sabía cómo nuestro duende obtuvo la suya.


Su día comienza con los primeros rayos de sol. Y al bajar de su camita lo primero que debe hacer, es mirar su tesoro y verlo resplandecer. Tomaba su pipa que en su mesa dejo y salía de su hogar para irse a lavar. Se dirige a un pequeño lago no muy lejos de allí para lavarse su rostro manos y pies. Juntaba pequeñas ramitas para su fogata Y cocinaba sus peses que del lago pescaba. Observaba las aves y animalitos para que estos no se atrevan a acercar. Dormía la siesta bajo un rosal y por las tardes observa de muy lejos el camino real, para ver a los viajeros y comerciantes al pasar.
Un día galcys mientras pescaba unas mojarritas para comer, escucho un ruido muy cerca de su hogar y al correr hacia ella nada raro encontró.
Que extraño pensó. Mientras se rascaba su cabecita y fumaba de su pipa. Camino alrededor del árbol que es su hogar y mientras observa el lugar encontró unas huellas que se le hicieron familiar. “Eran huellas de caballo”. Que para galcys, era una de las más importantes razones por el cual se subía todas las tardes al árbol para observar a los viajeros por el camino real. Observar esa majestuosa creación, soñaba con montar tal magnifico animal aunque su sueño era difícil de realizar.
Galcys arrojo su pipa y corrió hacia dentro de su hogar y lo primero que noto fue que su bolsa de monedas y joyas desapareció.


Pego un grito y salto, maldijo al aire y volvió a saltar.
--Mi tesoro, mi tesoro ya no está. Quien me robo mi tesoro grito. Lo encontrare y mi tesoro lo recuperare. No iba a permitir que a aquel que se lo robo se lo quedara todo para el. Tomo unas frutas secas. Lo envolvió en una manta que ato a una pequeña rama que el corto. Tomo su pipa que del suelo alzo y se fue en busca de aquel que lo robo
Tras dos días de caminata nuestro duende llego a un pequeño poblado de pescadores. Este tenía un puente que conectaba a su aldea y sobre el un niño se tapaba su rostro y lloraba muy fuerte.
Los duendes como sabemos eran conocidos por ser excelentes ladrones. Su pequeño tamaño los hacia fácil ocultarse, pero lo que poco sabían los habitantes de altamer es que los duendes son criaturas mágicas. Y su especialidad es la “ilusión” pueden engañar a hombres y bestias por igual. Aunque su hechizo solo dura 12 horas máximo. Y luego de ese tiempo el duende quedan exhausto y tardan días en recuperase. Pero galcys sabía que sin información era imposible encontrar aquel que osaba robarle.
Solo dijo unas palabras mágicas en lengua de duendes y su aspecto cambio. Ya no era ese duende enano, verde y de mal humor. Era la de un caballero con una armadura de cuero duro y espada larga. su cabello era largo y negro , Piel blanca y de ojos verdes. Era el aspecto de un caballero que hace algún tiempo había pasado cerca de su hogar y se detuvo en el lago para bañarse y beber. Galcys lo recordó y pensó que un caballero así no supondría una amenaza para el niño ni para los habitantes de la aldea. Debía apurarse y buscar información.


Se dirigió hace el puente y al ver al niño pensó.
--este niño debe saber si alguien paso por esta aldea. Tal vez sea quien me robo y así podre encontrar aquello que me quito.
El niño que seguía llorando, observa con impunidad que su barquito de madera se lo llevaba la corriente del rio, pero este quedo atrapado entre unas rocas que sobre salían del agua. Para el niño se le era difícil recuperarlo ya que el rio era muy profundo y no sabía nadar muy bien. El caballero que era nuestro galcys se le acercó y le pregunto.
--Niño has visto algún extraño pasando por aquí.
El niño no giro, ni dejo de llorar, tampoco le respondió. El solo se preocupaba por su barco que lo iba a perder y que su padre un pescador se lo regalo cuando cumplió sus 7 años ya.
---Deja ya de llorar le grito el caballero. Ya que el galcys podría cambiar su aspecto pero nunca su mal humor.
--Es solo un pesado de madera y casi no flota más. No ves que lo has perdido ya.
El niño empezó a llorar más fuerte aun y entre lágrimas le respondio
--es mi juguete y lo quiero ya.
---mira niño respondió galcys
No tengo tiempo para lloriqueos y mucho menos de quedarme aquí, viendo ese feo juguete que se hunde sin más, respóndeme la pregunta así puedo continuar!!
--- mi madre me va a castigar por a ver perdido el regalo que mi padre me obsequio. Contesto el niño que no dejaba de llorar.
Galcys frunció su ceja y se molestó más. Pero nada podía hacer para que este mocoso llorón de olvidar de su barquito que no servía mas. Debe a ver una forma de arreglar este problema pensó. Así que se rasco su cabeza y fumo de su pipa de bambú. Recordó que junto al puente hay un viejo árbol de ceibo.
-- Tengo una idea que se me acaba de ocurrir. Si te devuelvo tu juguete me responderás las preguntas que tengo para ti?.
El niño lo miro y con lágrimas en los ojos le sonrió. Galcys no quería mojarse para rescatar aquel juguete que el niño deseaba. Así que lo observo bien desde arriba del puente y al ver su forma y tamaño se retiró. Retrocedió hacia el viejo árbol junto al puente y tomo de el un pedazo de su corteza que lo arranco sin mucho esfuerzo. Observo al niño que lo miraba desde el puente con sus ojos de curioso y cristalinos por las gotas de sus lagrimas. Galcys le dio la espalda para que no pudiera ver y dijo unas otras palabras mágicas que solo los duendes pueden entender. Volvió junto al niño y a este le dijo.
-- ten. Espero que con esto dejes de llorar y te calles de una vez.
Los ojos del niño no lo podrían creer. Delante de el y reposando en las manos de aquel extraño caballero que acaba de conocer su barquito de madera, intacto y seco como si nunca se hubiera caído a ese rio que cruzaba bajo sus pies
-- guau dijo el pequeño. Es mi barquito. Y está a salvo. ¿Como lo has echo? pregunto.
--eso ya no importa dijo galcys, solo piensa y respóndeme ya
¿Has visto pasar por aquí algún extraño?. Sobre todo si montaba un caballo.
El joven niño pensó, agacho su cabeza y murmuro. Mmm un extraño, un extraño... Levanto rápidamente su cabeza y con una sonrisa le respondió.
--si, si paso alguien. Su aspecto me llamo mucho la atención. Estaba ayudando a mi hermana lucilda a alimentar las gallinas. Cuando vi a un señor cruzando este mismo puente. Con gorra puntiaguda y una pluma sobre ella. Pareciera que llevaba sobre su espalda. Algún objeto que no pude reconocer.
mmm pensó galcys. Sombrero puntiagudo y pluma sobre el.
Vi que se dirigió hacia la taberna, interrumpió Mi madre trabaja allí tal vez ella también la vio.
Entonces allí es donde debo ir. Y esquivando al niño, puso Marcha hacías aquel lugar.





pueden seguir también mi cuento en wattpad para android. recuerden buscarlo con el nombre
el duende galcys y su tesoro robado

dejen sus comentarios es muy importante para mi. gracias..........
0
0
0
0No hay comentarios