Check the new version here

Popular channels

El hombre de afuera.

Hubo siempre el adentro y

el afuera. Adentro, mi mujer,

mi hijo e hijas, ríos

de conversación, libros, suavidad

y cariño.


Pero entonces una noche afuera

de la ventana del cuarto alguien--

algo, respiraba, se arrastraba.

Desperté a mi mujer y aterrorizado
[/align]

temble en sus brazos hasta la mañana.



¡Ese espacio fuera de la ventana

de mi cuarto! Las pocas flores que crecen

ahí pisoteadas, las colillas

de Camel aplastadas.

No estoy imaginando cosas.



La noche siguiente y la siguiente

ocurrió, y desperté a mi mujer

y otra vez ella me consoló y

otra vez frotó mi pierna entumida

por el miedo y me tomó en sus brazos.



Pero entonces yo comencé a demandar más

y más de mi mujer. Con pena ella

revisababa el piso del cuarto de arriba a abajo,

yo la dirigía como a una carretilla cargada,

el conductor y su carrito.



Finalmente, esta noche, toco a mi mujer despacio

y ella se incorpora ansiosa

y preparada. Las luces prendidas, desnudos, nos sentamos

frente a la cómoda y miramos frenéticos

el cristal. Tras de nosotros dos labios,

el reflejo de un cigarrillo encendido.
0
0
0
0No comments yet