Check the new version here

Popular channels

El regreso (Relato propio)


EL REGRESO


Ha sido una jornada pesada, aunque tal vez siempre piense lo mismo. Con toda esta gente aglomerándose en la estación del metro, como insectos en colmena. Miradas vacías y llenas de silencio, deseosas de que el convoy arribe. Cansados cuerpos urgentes de ser los primeros en abordarlo, como si fuese una carrera, como si al primero que entrase se le otorgara un premio especial que recompensara su poca paciencia. Sin embargo, no los culpo, después de todo yo estoy aquí, haciendo lo mismo, pero ya sin la expectativa de encontrar un asiento vacío. Ahora simplemente me conformo con un lugar que me evite quedarme otra vez afuera, en espera del siguiente tren, que seguramente también llegará lleno y vomitando gente.

Las puertas del vagón se abren, como el telón de un espectáculo, tan hermoso como grotesco. Estación tras estación, de haber cargado con suficiente dinero, llegaría a casa con un sinfín de inutilidades de dudosa calidad y aún más dudosa procedencia, las cuales circulan sin parar y prometen mucho más de lo que valen, por unas cuantas monedas. Pero no todo es así, también hay arte callejero; payasos, malabaristas, artesanos, poetas, músicos, cantantes, cuentistas, en fin, todos ellos deseosos de salir del vagón con una moneda en su bolsillo, conscientes o no, de que a cambio de ésta habrán dejado una sonrisa de satisfacción en el rostro de al menos un pasajero.

Afuera, por encima de las arterias y venas subterráneas que envuelven esta ciudad, las cosas no son distintas. Sé que me espera ese mar de vehículos que se agolpan, como glóbulos rojos que se integran sin parar en el torrente sanguíneo, con sus luces destellantes y cegadoras, hipnotizando a los peatones, quienes no ven el momento de evadir a esa enorme bestia de mil ojos brillantes, que llega como olas y ruge como un demonio.

Por un segundo cierro los párpados e imagino los diferentes sonidos que componen el entorno; el agudo claxon del taxi, el escandaloso concierto de bocinas del microbús, el estruendoso desafío del camión, y hasta el intimidante bramido de un tráiler. Cada uno tan ruidoso e insoportable, como las voces deformes que llegan a mi cabeza, carcajadas vecinas que me obligan a aislarme con un par de audífonos, que me ocultan toda esa gama de notas musicales que chillan y laceran mis oídos, por su falta de armonía, y que juntas son una pesadilla que prefiero ignorar, al menos por unos minutos.

Me duelen los hombros, como si el mítico Atlas se hubiese cansado de soportar al mundo sobre su espalda, y me hubiera dejado esa pesada carga a mí solo. Me cuesta trabajo mantenerme en pie, las piernas me duelen, los pies me arden, como si en vez de concreto y asfalto, hubiese caminado descalzo sobre brasas ardientes. Mi espalda parece colapsar, vértebra por vértebra, mientras en mis oídos suena una canción sobre un soldado que vuelve a casa hecho pedazos.

Sin embargo, no es la gente, ni el tráfico lo que se apodera de mi pensamiento, ni siquiera es la música que resuena en mi cabeza, o el implacable reloj, el frío o la oscuridad del cielo, o saber que mañana me espera la promesa de un día como hoy, o incluso más arduo. Lo que me mantiene concentrado es la esperanza de que cada paso me lleve un poco más lejos de todo esto…


…hasta llegar a ti.









0
0
0
0No comments yet