Check the new version here

Popular channels

Ese lindo sentimiento de pertenencia.



A menudo me sorprendo por las ideas que pasan por mi mente al escuchar o leer alguna noticia pero hoy fue algo diferente, por no decir especial.

Estaba en el trabajo de madrugada (trabajo en distribución de prensa) cuando en el suelo y entre tantos otros papeles me encontré con una página del periódico 'La Jornada', un diario que es bastante popular aquí en México; en la página estaba impresa una gran imagen en blanco y negro que ocupaba prácticamente todo el espacio, me dio curiosidad por saber lo que era y de inmediato leí el pie de foto: "Hace 50 años llegó Tláloc al DF y aún no pierde su magia e influjo"

La foto era de la enorme escultura del dios Tláloc, un monolito muy impresionante con mucho significado para la cultura de mi país y un gran valor tanto antropológico como histórico, tomé la página y le mostré la fotografía a un compañero de trabajo que es varios años mayor que yo, noté un poco de emoción en su voz cuando me dijo
̣̣̣⨪Él es Tláloc (como con orgullo). Tomó la hoja de periódico y la miró como recordando de qué manera hace 50 años aquella escultura enorme había causado excitación entre los capitalinos, tal y como lo relataba la nota del diario.
Me preguntó si sabía lo que era un 'monolito' y traté de verme seguro al contestarle que sí, que cualquier niño de primaria lo debería saber, aunque dentro de mí no me sentía convencido del significado alojado en mi cabeza; tal vez él lo notó porque de inmediato comenzó a hablar como si fuera profesor de toda la vida, explicando detalladamente lo que significa la palabra 'monolito' y cuando confirmé que debía volver atrás para recursar primaria le pregunté sobre la escultura y sobre aquel día tan memorable para el la nación.




Me contó que recuerda como la gente salía a la calle a ver pasar al recién desenterrado dios de la lluvia, al magnífico Tláloc del que casi nada se había visto sino alguna que otra representación gráfica insignificante al lado del tremendo trozo de piedra que se paseaba por las principales avenidas de la capital con dirección al Museo Nacional de Antropología, con una caravana de trabajadores que iban desmontando el cableado de luz para que pase cómodamente el dios, y tras su paso había más trabajadores que conectaban todo nuevamente; así a través de varios kilómetros.

Se habló de conflictos en el pueblo donde se encontró el coloso, la gente de la localidad no quería que se llevaran a su dios, sería porque sentían que al irse él se iría también la lluvia y la fertilidad de sus tierras; si el gobierno se llevaba a Tláloc ellos se quedaban desprotejidos.
El compañero también me contó que aquel día en que sacaron a Tláloc del pueblo donde había pasado tanto tiempo resguardado bajo tierra llovió con mucha fuerza, con tanta que no quedó más que adjudicarle real potestad al dios para controlar las aguas que caen del cielo, por más supersticioso que pueda parecer. La gente se cree cosas más ridículas que eso.


En los preparativos para trasladar al Distrito Federal al dios de la lluvia, en 1964


Me pareció una anécdota bastante fascinante ¿cuántas posibilidades hay de que pase eso?
la gente quiere cosas en las que tener fe, por eso hasta el día de hoy muchas comunidades le siguen dedicando ofrendas a deidades varias y no sólo aquí en México, pero me da una sensación más rica el saber que rinden culto a un dios de aquí, un dios que estaba aquí antes que los demás, antes que la virgen y antes que las cruces; un dios al que formaron las propias manos de los antepasados, al que le dieron nombre y le atribuyeron poderes específicos, así si perdían la confianza en un dios no había porqué dudar de los demás, si la lluvia no llegaba no era culpa del maíz, si la mujer no podía tener hijos tampoco era culpa de la lluvia.
Han pasado ya 50 años y la gente como que se empieza a olvidar o más bien como que se acostumbra a lo cotidiano, la lluvia volvió a caer tan imprevisible como lo hacía desde siempre.

¿Cómo se le llama a ese sentimiento lindo que te entra de repente cuando ves algo de tu país que te da orgullo? ¿Identidad nacional o algo así?. Pues eso es lo que sentí por varios minutos luego de que me contaran estas cosas en el trabajo.


"Las ideas no tienen importancia alguna. Las ideas son el uniforme vistoso que se les pone a los sentimientos y a los instintos. Una costumbre indica mucho más el carácter de un pueblo que una idea."


0
0
0
0
0No comments yet