Check the new version here

Popular channels

Estas vacio y te lo explico

En muchas ocasiones no nos damos cuenta que nosotros, como personas individuales y como sociedad estamos vacíos por dentro y tratamos desesperadamente por sustituir este "vacío" por emociones.



Como humanos estamos diferenciados entre otras cosas con el resto del reino animal porque en la naturaleza se rigen primordialmente por preservar a la especie, cubrir su necesidad de alimentarse y sobrevivir de los peligros de lo que los rodea; en el caso de las plantas o en general el reino vegetal es similar, ellas nacen, se empiezan a desarrollar y crecen utilizando a otras especies para reproducirse, nos utilizan a todos nosotros para preservarse envolviendo su semilla en frutos jugosos a fin de que sea atractivo llevar esa simiente a otros lados, a otros campos, a otras regiones, lo que en los humanos es un proceso en el que por lo general se necesita intimidad y acuerdo entre ambas partes a ellos el trabajo solo les exige ingenio para envolverse en una carnosa dulzura o elaborados diseños para hacer volar sus genes por los aires; sin embargo nosotros aparte de todas estas cosas también necesitamos cubrir otras necesidades que nos identifiquen y le den un sentido a nuestra vida, a tu vida y la mía. Nosotros no podemos simplemente existir, no podemos simplemente respirar, comer, proteger a nuestros hijos, protegernos de la lluvia o el sol, ni tampoco podemos vivir un determinado número de años para después dejarle el mundo a los más jóvenes y morir. Nosotros necesitamos convencernos de que la vida que vivimos valió la pena, que vivo bien y viviré eternamente aunque sea en otras circunstancias.



Es por eso que todo el tiempo estamos a la cacería de esas emociones que nos den un sentido, que nos haga cubrir la enorme necesidad de ese vacío que implica ser diferente a los animales, es por ello que nos hemos inventado este modo de vivir: ser católico, ser ateo, ser musulmán, ser budista; ser hincha o fanático de un club deportivo u otro; ser fanático de Lady Gaga, Justin Bieber, Metallica, The Beatles; ser miembro del club de cocina, o miembro de un grupo en Facebock, o miembro de Taringa o Twitter; pertenecer a una Logia o Club de Rotarios ; ser un conquistador con las mujeres y acudir a un antro o lugar de moda y que me salude todo el mundo para que me vean las chicas hermosas, con cuerpo exquisito y que sea fácil pero solo conmigo; ser una chica que me gusta la buena ropa y tener un par de zapatos por cada bolso o accesorio y esperar al galán que sea guapo, famoso, aventurero y tenga dinero; ser Francés, Italiano, Argentino, Mexicano, Estadounidense, etc; ser vago, empleado, jefe o dueño de algún negocio, bla, bla, bla.








Todo lo que nos rodea y nos hace ser quienes somos es solo relativo y temporal. Diseñado por nosotros y para nosotros, pensemos un momento en todo lo que hemos hecho hasta ahora, eso que nos hace sentir orgullosos por quienes somos, lo que hemos logrado, en lo que nos hemos involucrado y lo que nosotros creemos que son las experiencias de nuestra vida, desde pequeños. Hace poco leí el post que hablaba acerca de que nosotros somos el miedo y no lo sabíamos, muy interesante y lo recomiendo ya que habla acerca de que todo lo que motiva nuestras decisiones y pensamientos son el miedo que nos controla, pero creo que esto es un poco más allá, el miedo que nos gobierna es solo por algo. FALTA DE FE.



Momento, muchachos no se precipiten a catalogarme.



El vacío que nos hace vivir lo que vivimos y que nosotros ansiosamente nos apresuramos a llenar cada día, ese que nos hace ser fanáticos de algún cantante, actor, futbolista, predicador, Mesías, líder, político, luchador social o simplemente nuestra pareja o la persona que quisiéramos que fuera nuestra pareja; ese vacío debe ser llenado a como de lugar porque existe y así es como forzosamente hemos nacido. ¿Que nos separa a los creyentes de los ateos?, ¿que separa a los fans de Madonna con los de Maradona?, SOLO SUSTITUIMOS A QUIEN VENERAMOS POR OTRO. Pero en el fondo todos necesitamos creer en algo PARA PODER SER alguien.









Pero debe ser por algo, por un fin específico no solo por accidente evolutivo, es algo que aún no logramos comprender pero que nos gobierna la vida. Es por ello que ante esta ignorancia, han surgido (y siguen surgiendo) muchos, pero muchos que han pretendido liderar la respuesta, algunos noblemente y otros para su muy ególatra beneficio, algunos locos y otros más cuerdos; ¿han visto las fotos de los miles y miles de seguidores de Hitler?, ¿los de Stalin?, ¿los que aman a sus reyes hoy en día?, ¿los que siguen una y otra doctrina? Si señores, estamos vacíos de algo y debemos llenar eso con lo primero que nos deslumbra, con lo primero que nos convence o nos promete estar llenos (de espiritualidad, de dinero y status, de orgullo nacional, de una verdad que solo pocos tienen, de salud, de poder, etc.)





Mentalmente es poco lo que nos separa del hombre de las cavernas con el hombre que somos hoy en día, ¿acaso no será posible que sigamos siendo esos mismos que adoraban al fuego y las estrellas a pesar de tener smartphones con miles de aplicaciones?, porque en el fondo todos creemos y adoramos algo, (linux, Cristo, facebock, la Gaga, el graffiti, Harry Potter, el papa, el internet, nuestro trabajo, mi novia o esposa, el fin del mundo, la comida orgánica, ect.) somos todos iguales porque tenemos las mismas necesidades físicas y psicológicas.





¿Pero porque deposito mi creencia y fe (fe del latín fides es: confiar), mi tiempo, mis emociones y mis esperanzas a algo que ha inventado otro ser humano igual que yo? ¿Por que continuo empecinado en crear dioses de barro? ¿Por que todo lo que llenó mi mente y mi corazón solo fue algo finito, sin más poder que el que yo le he querido dar? ¿Por que seguir viviendo segado por lo que deslumbra enfrente de mi como un pedazo de vidrio en el mar frente al pez? solo por ser atractivo a simple vista no quiere decir que no es basura.





No quiero con esto decir que no nos involucremos en la vida, que no tengamos gustos y preferencias o que no tengamos que definir nuestra individualidad. Lo que quiero señalar es que no fanatizamos y entregamos por completo a la creencia de algo que es solo temporal, no va a durar mucho tiempo (hace unos años hacíamos cosas diferentes, viajábamos de otra forma, comíamos otras cosas, pensábamos distinto) y es relativo, si soy quien soy, mayormente es porque nací donde nací, crecí, estudié y me enamoré en este lugar y no en otro. Por ello, nuestra fe y esperanza la depositamos en cosas vanas, en cosas materiales, en personajes deplorables y entupidos pero deslumbrantes y llenos de seguidores y si tanta gente los sigue es porque son buenos, o bien me siento diferente del resto y sigo algo o alguien que la mayoría de los bobos no conocen, soy exclusivo y no un simple borrego del montón.




Si tenemos esa necesidad de creer en algo y tener le fe, ¿no será posible que realmente estemos diseñados para creer en Dios?, pero no en ese Dios que han inventado tantos, en ese Dios que me dicen que es así, ese Dios que castiga o premia, el que no se involucra con su creación y que permite que este enorme hormiguero sea tan desigual y nos matemos unos a otros. No ese Dios que ha permitido la maldad que ha salido de nosotros mismos, ese Dios vengativo o demasiado indulgente con unos y no con otros. No ese Dios que me da lo que yo necesito porque se me antoja tenerlo o porque así lo necesito. Deberíamos depositar nuestra fe en Dios si, pero descubriéndolo sin las trampas de la mente pensando en un anciano en el cielo. Dios está en todas partes ¿Cierto? entonces Dios es solo energía, es pensamiento, es AMOR, es sentimiento pero no a merced de mis necesidades inventadas, quiero un auto, quiero casarme con aquella o aquel, quiero un buen trabajo; necesidades de un mundo que nosotros mismos nos hemos creado y todos hemos aceptado como real pero que si ocurre un cambio ya nunca serán las mismas (imagínense a un ciudadano maya o romano en el culmen de sus civilizaciones).




Ese vacío dentro de uno lo llena la fe, fe en Dios, el amor puro y así podamos disfrutar de este mundo y esta vida que tenemos, porque en realidad nunca fuimos desterrados de un paraíso, este es el paraíso que nos hemos encargado de hacerlo infierno, pero la vida es lo que creemos que es y nosotros construimos nuestro mundo en base a lo que tenemos dentro y si así lo hiciéramos encontraríamos la verdadera felicidad y no solo el placer momentáneo, dejaríamos de tener miedo y el miedo ya no sería el motor de nuestras vidas, el motor de nuestras vidas seria la felicidad que llena cada momento, que te hace disfrutar cada instante y cada cosa, porque estaríamos llenos de fe, de la certeza absoluta de que Dios cubre todas nuestras necesidades y no necesitamos luchar unos con otros para demostrar que somos mejores. Quizás logremos lo que tantos han buscado en las drogas, en el alcohol, en el sexo pervertido, en la avaricia, en el poder, en la televisión o en las emociones excitantes; llenar el vacío.





Y no es adorar a Dios de rodillas y cantar todo el día, solo es creer, confiar... solo eso. Creer que lo que has pedido ya te lo ha concedido el amor (Dios), es dejar de tener miedo porque estas convencido, estas absolutamente convencido, sin hacerle caso a las dudas, de que Dios te da todo lo que necesitas y entonces dedícate a hacer lo que te llena hacer (sembrar, hacer muebles, programar, conducir, construir, cocinar, vender, ect.) sin miedo a no sobrevivir o que llevar de comer, sin miedo a ser menos y mediocre, sin miedo a que abusen de ti.



Para no extenderme demasiado y aburrirlos, solo quiero puntualizar algo: no hace falta ser fanático para creer en Dios, Confiemos, eso es ser positivo (deberíamos ser absurdamente positivos siempre), tener fe es estar dispuesto a morir confiando, creer en uno mismo es creer en Dios por que estamos hechos de él, disfrutemos esta vida, sin miedos ni preocupaciones al mundo que no hemos creado, porque si la energía que creo todo está conmigo, ¿que me importa lo demás?

Culpamos a Dios de no poner orden en este mundo que nosotros hemos descompuesto, vivimos lo mejor que podemos y acumulamos siempre (experiencias, conocimientos, riquezas) pero al final morimos, ¿Vale la pena vivir tratando de disfrutar placeres que no duran y al final nos los quitan, arrebatan o mueren? ¿Vale la pena seguir luchando por ser el mejor por un momento? Creo que valdría más la pena llenar ese vacío con fe, convicción, amor, con Dios.





Dejo abiertos los comentarios a todos y bienvenidos pero para que no borren es post prefiero omitir aquellos que solo tengan intención clara de trollear y hacer forobardo. Gracias.
1Comment
      GIF
      New