Check the new version here

Popular channels

Increíble, Napoleón precursor del Sionismo

Increíble, Napoleón precursor del Sionismo y del Estado de Israel.


Algo que muy pocos saben, me incluyo primero que nadie, nunca había tenido acceso a estos documentos pero son irrefutablemente parte de Historia.
Napoleón escribió una proclama, el 20 de abril de 1799, con la que creaba un estado judío independiente en Palestina.


Pero antes, La Revolución francesa había independizado a los judíos, haciéndolos ciudadanos con los mismos derechos y obligaciones que cualquier otro ciudadano Francés.

La Asamblea Nacional Constituyente (1789— 1791) El 9 de julio, la nueva Asamblea se transformó en constituyente al decidir preparar una Constitución. Luis XVI no quiso aceptar esto y cerco París, que se sublevó, iniciando la revolución violenta. Los parisinos, en busca de armas, asaltaron el 14 de julio la famosa Bastilla, una fortaleza y prisión, que era símbolo del absolutismo. Una semana después se decreta la abolición de el Régimen Feudal. Posteriormente, el 26 de agosto de 1789, la Asamblea aprobó la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano. Es un documento fundamental cuyos principales inspiradores fueron Mirabeau y Sieyés.

Este breve texto —constaba de un preámbulo y diecisiete artículos— proclamaba que los hombres son libres e iguales y que tienen todos los mismos derechos «naturales e imprescriptibles»: la libertad, la propiedad, la seguridad y la resistencia a la opresión; afirmaba la idea de que el poder está en la Nación — Soberanía Nacional— y que la ley es la expresión de la voluntad popular; defendía la separación de poderes; proclamaba las libertades de opinión y expresión; establecía la igualdad judicial y la igualdad fiscal. Este texto constituye el primer documento del liberalismo político.
La Asamblea formuló también los tres principios de la Revolución: "Liberté, Égalité, Fraternité" ("Libertad, Igualdad, Fraternidad").


Asamblea Constituyente del 27 de septiembre de 1791, les también confirió igualdad de derechos, los judíos. La Convención, debido al ateísmo cerro las Iglesias, Sinagogas y cualquier otro templo religioso. Lo cual no era una medida discriminatoria contra nadie especifico sino que formaba parte de la política de los jacobinos.
Napoleón se propuso que los judíos fuesen ciudadanos por completo, con todos los derechos y deberes que esto implica.
Napoleon quería asentar todos los cultos dentro de determinados valores (es decir, la “laicidad”) porque entendía que la religión no podía desarraigarse. Hizo abrir las iglesias, y le acordó la libertad religiosa a los protestantes. Los judíos debían gozar del mismo derecho que católicos y protestantes.

Napoleón, precursor del sionismo
Lo cierto es que en su primera campaña como general en jefe del Directorio, la de Italia entre 1796 y 1797, Napoleón liberó inmediatamente a los judíos de los guetos Italianos porque le resultó insoportable el sufrimiento de éstos. Primero fue el de Ancona, el 9 de febrero de 1797. Le siguieron los guetos de Roma, Venecia, Verona y Padua.

Su siguiente campaña fue la de Egipto, en 1798. El ejército republicano se adentró en el territorio que llamaron que en esa época se llamaba Siria y hoy es el estado de Israel. Napoleón, no obstante, sabía muy bien qué suelo estaba pisando. El asedio de San Juan de Acre (hoy Akko, en Israel) tuvo lugar entre el 20 de marzo y el 21 de mayo de 1799. Los franceses contaban tomarle la ciudad a los turcos, quienes estaban muy bien sostenidos por los ingleses.
En pleno asedio, Napoleón escribió una proclama, el 20 de abril, en la que aparece en el “cuartel general de Jerusalén”. Se titula: Proclama a la nación judía. Con la que creaba un estado judío independiente. Bonaparte pensaba ocupar San Juan de Acre (lo que no logró), para de ahí dirigirse a Jerusalén y hacer realidad su proyecto del estado judío. Los ingleses se le atravesaron.
En esa proclama Napoleón denomina a los judíos como “los herederos legítimos de Palestina”. En ella se puede leer: “¡Apresuraos! Es el momento que no volverá tal vez de aquí a mil años para reclamar la restauración de vuestros derechos civiles. Tendréis derecho a una existencia política en tanto serán una Nación entre las naciones”.

Curiosamente, el “corso vil” como le decían los ingleses a Napoleón, llama a los judíos de Europa, Asia y África a que retornen a la nación judía que se va a crear. Por supuesto que los Ingleses, asociados con los Turcos Otomanos, impidieron esta iniciativa Napoleónica.
Lo cierto es que la Proclama a la nación judía fue utilizada por Theodor Herzl, el fundador del sionismo para teorizar este pensamiento político, e incluso fue presentada en la ONU en 1947, con vistas a la creación del estado de Israel.
A pesar de que los Árabes Palestinos tratan de desvirtuar este Hecho Histórico, no se puede, está escrito de puño y letra y publicado por el Emperador Napoleón Bonaparte en 1799, erigiéndose así en el primer sionista de la historia.
0
0
0
0
0No comments yet
      GIF
      New