Check the new version here

Popular channels

Influencia del color en nuestra vida emocional




Lic. Raúl E. Pérez



La incidencia que el color produce en nuestros estados de ánimo, salud y hasta en los pensamientos ha sido objeto de estudio durante largos años por distintos científicos.
Se cree que la preferencia de un color sobre otro puede relacionarse con el efecto sutil que ese color le hace sentir al individuo. Esto podría explicar la tendencia de algunas personas a utilizar, -por ejemplo en su vestimenta- determinado tipo de colores y a rechazar otros.
El color es energía de luz visible, de cierta longitud de onda. Esta energía estimula todo nuestro cuerpo y no solo el sentido de la vista como algunas personas creen. Además, la energía del color estimula las glándulas pineal y pituitaria lo cual incide en la producción de ciertas hormonas las que a su vez tienen efecto sobre determinados procesos fisiológicos. Esta es una de las razones por las que el color tiene una influencia tan directa sobre pensamientos, estados anímicos y pautas de comportamiento. Asimismo, las investigaciones demostraron que ciertos colores estimulan la producción de hormonas y que otros la inhiben.


También se ha descubierto que el dolor y la depresión mejoran cuando se aplica luz intermitente de colores brillantes. Se cree además, que el cerebro tiene respuestas específicas a diferentes frecuencias de luz intermitentes y de distintos colores. La experimentación señala que los trastornos del sueño pueden ser curados en poco tiempo con el sistema de la luz intermitente, mientras que la alteración de los estados de ánimo lleva alrededor de una a dos semanas.




La cromoterapia es la utilización terapéutica de varias formas de color y luz para obtener el beneficio físico, emocional y espiritual del ser humano. Incluye la aplicación del color en diversas formas como el uso de luz colorida sobre determinadas zonas corporales, gemas y cristales de colores que son emisores naturales de rayos de luz, sistemas donde se combina la aplicación en puntos de acupuntura de rayos luminosos emitidos por aparatos especiales (cromoestimulador) y, modernamente, la utilización de elixires de luz, que contienen agua energizada por una fuente de color pura, de manera similar a otros remedios vibracionales que almacenan la información vibratoria de distintas energías.

Sin embargo, puede extenderse el uso de la cromoterapia fuera del ámbito terapéutico, aprendiendo a utilizar la combinación de colores adecuados en la vestimenta, la iluminación del hogar o ámbito de trabajo, la decoración y pintura de los lugares que habitamos, e incluso combinar los colores de los alimentos que ingerimos.

Sin embargo los orígenes de la curación por el color se los puede rastrear en el antigüo Egipto y otras sociedades como la Hindú y la China. Todas ellas tenían conocimiento del color y esto incluía su utilización en la curación. Había santuarios pintados de distintos colores que se usaban para realizar tratamientos.
Esos templos de color estaban divididos en siete compartimientos y cada uno de ellos estaba pintado con uno de los siete colores del arco iris. Se colocaba a los pacientes en cada compartimiento de acuerdo a sus necesidades para la curación física o espiritual.

El interés por la curación a través del color también se desarrolló en la Antigüa Grecia. Pitágoras, utilizaba y recomendaba el color para la curación.

Todo este conocimiento y su desarrollo permaneció en estas culturas hasta la Edad Media, en la que, con el advenimiento del Cristianismo, estas prácticas fueron erradicadas y todos aquellos que utilizaban métodos de curación tradicionales fueron perseguidos. Estas artes se preservaron por medio de la tradición oral y secreta y pasaron así, solo de maestro a discípulo.

Dos grandes médicos de la antigüedad utilizaban en su terapéutica el color. Uno de ellos fue Avicenna (discípulo de Aristóteles). Escribió un Tratado de Medicina donde estableció la importancia del color tanto en el diagnóstico como en el tratamiento. Utilizaba pociones de flores de distintos colores para el tratamiento. Por ejemplo: flores rojas para curar desórdenes en la sangre y flores amarillas o luz matinal para trastornos de la vesícula biliar.
También advirtió los posibles peligros del color en el tratamiento, si se hace un uso inapropiado, de acuerdo a la dolencia.Por ejemplo una persona a la que le sangrara la nariz no debía exponerse a la luz roja u observar cosas de color rojo brillante porque esto podía estimular el flujo de sangre, mientras que el color azul podía suavizar y reducir el flujo.

Más adelante, y ya en la Edad Media, Paracelso, utilizaba la luz y el color como elementos esenciales para recuperar la buena salud, junto a otros elixires, minerales y hierbas. Fue un respetado médico, astrólogo y alquimista.

Después de la Edad Media, los conocimientos de Paracelso y otros alquimistas perdieron parte de su prestigio al surgir el racionalismo y la ciencia. Los racionalistas consideraban que todos los conocimientos debían seguros, evidentes y libres de dudas. Por ello todo lo que se relacionaba con lo sutil e intangible fue desechado del mundo científico.

A finales del siglo XIX resurge el interés por la utilización curativa del color en Estados Unidos de América. En 1876 A. Pleasanton publica un trabajo donde informa sus descubrimientos sobre los efectos del color en animales, plantas y personas. Afirmaba que podía incrementarse el tamaño y calidad de las uvas si se las cultivaba en invernaderos con paneles azules y transparentes de vidrio.
Tambien decía que la luz azul era adecuada para el tratamiento del dolor y la enfermedad en humanos. Su trabajo fue desestimado por los médicos de la época.

Sin embargo otros médicos no solo investigaban sino que seguían publicando sus resultados. En 1877 Seth Pancoast publicó “Luces azules y rojas” y en 1878 E. Babbit publicó: “Principios de Luz y Color”. En 1896 realizó una segunda edición y atrajo la atención del mundo. Presentó una teoría de curación por el color y explicó el uso de colores como el rojo (estimulante de la sangre), amarillo y anaranjado (estimulantes nerviosos), azul y violeta (sedantes de todos los sistemas y antiinflamatorios).

Desarrolló además artefactos, cabinas con vidrios coloreados y un tunel con filtros de colores especiales para aplicar luz en distintas partes del cuerpo.
También estableció una correlación entre colores y minerales, a los que utilizaba como un complemento al tratamiento con luz coloreada. Además preparó elixires hechos con agua irradiada por luz solar filtrada a través de lentes de color, que luego se potentizaba en forma similar a los remedios homeopáticos. Es lo que hoy se conoce como Elixires de Luz y son utilizados por muchos cromoterapeutas.
Finalmente la cromoterapia se expandió por Estados Unidos y Gran Bretaña y comenzaron a utilizarse aplicaciones de color en distintos malestares, de acuerdo a las investigaciones realizadas.
A fines del siglo XIX la luz roja se aplicaba para prevenir la formación de heridas en casos de viruela. En cambio a los pacientes que sufrían de tuberculósis se los exponía a la luz solar y a rayos ultravioleta.
A pesar de ello, los médicos de la época se manifestaban escépticos a las informaciones que surgían de estos trabajos.

A principios del siglo XX en Europa, se comenzó a investigar por parte de los psicólogos que trabajaban en hospitales de salud mental, los efectos del color en los pacientes. Utilizando luces de colores, o pintando paredes de diferente color, se pudo apreciar que los pacientes depresivos puestos en habitaciones con paredes azules o verdes se calmaban notablemente.

En esta etapa se produjeron interesantes descubrimientos en el uso del color. Rudolf Steiner, creador de la medicina antroposófica, sugirió que la cualidad vibracional de ciertos colores es amplificada por determinadas formas, y que ciertas combinaciones de forma y color ejercen un efecto destructivo o regenerativo en los organismos vivos.

En las escuelas Waldorf, inspiradas por el trabajo de Steiner, las aulas se pintan para que estén en correspondencia con el estado de ánimo de los niños de acuerdo a los distintos estados de su desarrollo. En los espacios que ocupan los más pequeños, los colores son fuertes, magnéticos, cálidos, y a medida que van cambiando de aula, los colores cambian: el amarillo cuando ya tienen que estudiar más, los verdes y azules cuando empiezan a tener criterios propios y tienen que pasar por exámenes.

Max Luscher profesor de psicología de la Universidad de Basle, afirmaba que la preferencia por determinados colores demuestran estados de la mente y/o desequilibrios glandulares, y que este puede ser un medio utilizado como diagnóstico físico y psicológico. De sus investigaciones surgió el Test de los Colores que actualmente se utiliza.

Además de investigaciones en seres humanos, hubo fotobiólogos como el Dr. John Ott que demostró influencias del color en plantas y animales.






En la actualidad se utiliza la luz blanca de espectro completo para el tratamiento de anorexia, bulimia, insomnio, síndrome del jet lag, dependencia al alcohol y drogas, trastorno afectivo estacional o “depresión invernal” y para disminuir el uso de medicaciones en general.

Las claves para comprender cómo el color o la luz influyen en el organismo se relacionan con la investigación sobre el funcionamiento de la glándula pineal, considerada nuestro “reloj biológico” la cual regula una gran cantidad de ritmos del organismo.
Esta glándula produce dos hormonas bien diferenciadas: la melatonina, un elemento químico por el cual los animales y el hombre responden a la luz y sincronizan sus funciones corporales con las variaciones diurnas, lunares y estacionales. La otra hormona es la serotonina, un neurotransmisor muy importante para el funcionamiento cerebral y cuya acción (cuando existen desniveles) se relaciona con perturbaciones mentales graves como la esquizofrenia y estados alucinatorios.

La producción de serotonina se realiza durante el día, mientras que la de melatonina se incrementa cuando llega la noche y la oscuridad, por ello se favorece el sueño nocturno. Asimismo, la melatonina tiene un efecto generalmente depresivo. A la inversa, este se revierte cuando hay iluminación incluso artificial o durante el día, donde la producción de melatonina disminuye.

Se ha comprobado que los cambios en la producción de melatonina en respuesta a la luz pueden influir a cualquier célula del cuerpo y que, muy especialmente los procesos reproductivos, son altamente sensibles a estas variaciones.

Otra observación interesante: se han hallado niveles muy altos de melatonina en mujeres con problemas de ovulación y anorexia nerviosa, en hombres con baja cuenta de esperma y personas que sufren el Trastorno Afectivo Estacional o “Depresión Invernal”. Además, la depresión en general parece tener estrecha relación con los niveles de melatonina. Personas con este padecimiento muestran una rápida mejoría cuando son expuestos a luz natural o a terapia de luz usando lámparas de espectro completo.

También se ha confirmado que ciertas zonas del cerebro no solo son sensibles a la luz sino que responden concretamente a las diferencias en la longitud de onda, o sea a diferentes colores. Estos estímuos interactúan con el sistema endócrino estimulando o reduciendo la producción hormonal.

La cromoterapia más allá de poder utilizarse para el tratamiento de determinadas patologías, puede incorporarse a la vida cotidiana, a la industria, al hogar, y al arte. De hecho, vivimos sumergidos en un mundo de colores.

Ejemplos: Se ha demostrado en experimentos que el tiempo de reacción muscular es mucho más rápido bajo el efecto de la luz roja que de la verde. Este conocimiento se ha aplicado con éxito en líneas de montaje en las fábricas.
Asimismo, usando determinados colores en las paredes y maquinarias, se pueden mejorar la moral, eficiencia, presentismo y disminuir la tasa de accidentes en empleados.

En el diseño de interiores también se aplican estos conocimientos para crear ciertas sensaciones y estados de ánimo o para influir en el comportamiento. Si se pinta un cuarto de color rojo, se puede causar una sobreestimación del tiempo. Esto es muy útil en lugares como restaurantes que quieren que las personas sientan que han estado allí más tiempo del real.Con esto se logra que más personas puedan estar en ese lugar durante un cierto período.

Los cromoterapeutas afirman que los colores tienen vibraciones con propiedades curativas. La incorporación de estas vibraciones puede ser usada para estimular los poderes naturales de recuperación y sanación del organismo, así como para mantener la salud y el bienestar.

En el espectro de luz visible (arco iris) hay siete colores “naturales”. Cada color vibra en su propia frecuencia. Asimismo, cada color se corresponde con uno de los siete chakras principales y estos a su vez están asociados a un órgano y/o glándula del cuerpo físico. Los rayos de colores pueden formar parte del espectro visible o invisible al ojo humano, pero aún así, ejercen su influencia.

En realidad la influencia del color se extiende a toda la naturaleza y a los fenómenos de la vida, no solo al hombre. Por ello, aúnque no conozcamos nada sobre sus propiedades e influencia, todos estamos expuestos de una forma u otra a la acción del color. Más aún, se relaciona con todos los ámbitos de nuestra vida: elegimos el color de la ropa que compramos, del auto que conducimos, de los muebles que utilizamos, pintamos las paredes de un color determinado, etc.




• Negro: No es un color, pero da poder a otros colores. Debería ser usado muy pocas veces en forma unicista, sino más bien para matizar otros colores. Por ejemplo: el negro llevado con rojo, realza el rojo y acrecienta así el poder físico. Llevado con rosa dá poder social y con amarillo, poder intelectual.
El negro es la luz no manifestada. Se asocia con la depresión, el mal humor y la desesperación. También nos referimos al lado oscuro de nuestra naturaleza. En la época victoriana se relacionaba el negro con la muerte y se guardaba luto en memoria de los fallecidos. Por ello si se utiliza demasiado este color en la vestimenta en forma exclusiva puede causar depresión o agravar tales condiciones emocionales y mentales. También puede incrementar el temor y la sospecha.
En la actualidad las personas llevan vestimentas de más colorido. Sin embargo hay quienes les agrada vestir de negro, ello indica que son amigos del poder y desean permanecer en el misterio. También, la preferencia por este color puede indicar que la persona intenta descubrir su individualidad: ¿quién soy?. Sin embargo, son los colores los que nos ayudan a mostrar el verdadero yo porque, tal como sucede en la naturaleza, revelamos quienes somos por los colores que llevamos.

• Blanco: El blanco es el color que contiene el espectro de luz en su totalidad. Influencia todos los sistemas del cuerpo. Es un color fortalecedor, limpiador y purificador de todo el sistema energético. También puede despertar una mayor creatividad. Si es utilizado en exceso, la luz blanca puede causar pasividad, letargo, hipersensibilidad e inhibiciones.
Es recomendable comenzar y terminar una sesión de terapia del color con blanco para estabilizar el sistema energético del individuo y darle así un impulso general. Amplifica los efectos de cualquier otro color utilizado con él en una sesión curativa.

• Gris: Es el color del renunciamiento y también se lo asocia con el miedo e impide a las personas manifestar su verdadero yo. En un día gris, muchas personas se sienten abatidas. Cuando alguien viste mucho de gris indica que ha establecido una barrera a su alrededor. Puede ser una persona que parezca inabordable. Si se es una persona miedosa hay que evitar vestirse de gris, porque estimula el miedo.

• Marrón: Tiene que ver con la Madre Tierra. Se asocia con las cosas sólidas, seguras y permanentes. Nos mantiene aferrados a los viejos modelos. Sin embargo, debemos estar abiertos a nuevas ideas, métodos y maneras de hacer las cosas y ser flexibles en nuestros planteamientos, sobre todo en los tiempos que se están viviendo. Nos ayuda a ser prácticos y no tan derrochadores, este último es un aspecto que no deberíamos despreciar. Es muy efectivo para estabilizar estados de hiperexcitación. Calma y centra las emociones o condiciones mentales extremas. Es efectivo para cualquier tipo de abstracción


LOS COLORES DEL ESPECTRO Y SU INFLUENCIA PSICOESPIRITUAL


Los colores del espectro recorren un ciclo que dura 24 horas. Como el sol brilla tanto, nos es imposible distinguir un color del otro, pero, está probado científicamente, que cada uno de ellos tiene predominio en determinada hora del día.

Veamos como es la secuencia y distribución de los colores a través del día:

Amarillo: El rayo amarillo es el más intenso por la mañana (desde el amanecer).

Naranja: El rayo naranja predomina al mediodía.

Rojo: Predomina en el atardecer.

Violeta: Es el color predominante cuando el sol ya se ha puesto.

Indigo: Predomina a medianoche.

Azul: Surge antes del amanecer.

Verde: También antes del amanecer sigue al Azul.

Así, al amanecer y comenzar el nuevo día, vuelve a surgir el rayo Amarillo y el ciclo vuelve a repetirse.

Veamos ahora la incidencia en las emociones y la vida espiritual que se atribuye a cada color.

Esta lectura nos puede ayudar, por un lado a conocer la influencia del color en la conducta humana y, por lo tanto, determinar el que utilizaremos de acuerdo a la necesidad de cada paciente. Pero también es posible diagnosticar por los estados emocionales que indican un desequilibrio de determinados colores en el aura humana.
Cuando estamos en armonía o desarmonía con nuestro mundo emocional y espiritual, irradiamos en nuestra aura los colores correspondientes.
Algunas personas (muy pocas) dotadas de capacidades perceptivas muy desarrolladas pueden “ver” los colores aúricos y hacer la lectura correspondiente.
Sin embargo, la moderna tecnología, hoy nos ofrece desde fotografías del aura humana, hasta su visión “directa” en tiempo real, junto a los chakras, por medio de un sistema computarizado que nos muestra las variaciones en los colores cuando la persona que está siendo monitoreada cambia de estado anímico, inducida por algún ejercicio mental, o por la acción sutil de algún preparado vibracional que se le administre en ese momento.
Así se unen los últimos y más avanzados desarrollos con los conocimientos guardados por las más antïgüas tradiciones.


• Amarillo. Predominio: la mañana.

• Estimula el aspecto más elevado de nuestra capacidad mental. Por eso la mañana es un buen momento para atender las ocupaciones del día y los temas intelectuales. Es un color expansivo, favorece la claridad mental y los procesos lógicos.

• Mejora el razonamiento y abre la conciencia a nuevas ideas e intereses. Ayuda a expandir horizontes, convirtiendo la vida en algo emocionante y divertido. Es bueno para quienes están melancólicos y desanimados. Sugiere alegría, deleite y regocijo. Es el color del intelecto. Utilizado en exceso puede generarse ansiedad, tensión mental e hiperactividad.

• Amarillo pálido: Estimula una mente clara que asimila bien la realidad, pero que no es necesariamente de nivel académico. Podemos hablar de una inteligencia término medio.

• Amarillo brillante: Se relaciona con un intelecto firme y con opiniones muy asentadas. Dificilmente esta persona cambie de opinión o punto de vista.

• Amarillo oscuro: Los matices oscuros hablan de personas engreídas, egoístas y de cobardía.

• Amarillo dorado: Quien tiene este color en su aura posee conocimiento y sabiduría adquiridos de las experiencias de la vida. Asimismo, si nos exponemos a este color, o meditamos visualizando que nos envuelve, tendemos a estimular el desarrollo de este estado. Es un color muy importante en la curación oriental, por su capacidad de fortalecer y amplificar.


• Naranja. Predominio: el mediodía.

• Se relaciona con la vitalidad, el movimiento, la actividad. También con la alegría, el bienestar, el compañerismo y los placeres compartidos. Es la energía mental y física constructiva. El mediodía es la hora propicia para crear, expresarnos desde nuestro interior, disfrutar y ser auténticamente, nosotros mismos.

• Ideal para quienes práctican deportes. Brinda independencia y confianza en sí mismo. Los niños a quienes les agrada este color suelen madurar temprano.

• Libera de condicionamientos pasados y ayuda a desprenderse de inhibiciones. También es bueno para liberarse de frustraciones y miedos, así como de una depresión. Este color contiene al rojo, relacionado con el amor y al amarillo, relacionado con la sabiduría. Simboliza la tibieza y la prosperidad. Es el color del calor, fuego, voluntad y poder temporal. Estimula los sentimientos sociales. Su acción se relaciona con la salud emocional y el sistema muscular del cuerpo. También es apropiado para el tratamiento del cansancio mental.

• Los aspectos negativos del naranja son el exhibicionismo y la arrogancia.


• Naranja damasco: Los tonos pálidos como este, estimulan la creatividad. Con esta tonalidad se siente el deseo de dibujar y pintar. A quienes les gusta cocinar, les estimula a realizar recetas propias.

• Naranja salmón: Estimula a las personas a las que les gusta estar comprometidas en ayudar a quienes son menos afortunados. Necesitan emplear constructivamente su energía.

• Naranja oscuro: Los matices más oscuros del naranja revelan una persona que necesita apoyarse en los demás y puede, además, ser muy destructiva.

• Rojo. Predominio: el atardecer.

• Renueva las energías de la tierra y las prepara para el día siguiente. Se necesita el color rojo cuando queremos evitar tener la cabeza en las nubes (como Clematis). Representa la salud, el enojo, y el mal genio. Dá a la persona un sentido de poder. Equilibra a personas extremadamente extrovertidas y sociales. También puede estimular las pasiones profundas, sean de sexo o amor, coraje, odio, o aún venganza.

• Da fuerza en todas sus formas. Ayuda a superar pensamientos negativos. Adecuado para apatía, dejadez, melancolía y temperamentos excitables. Es el color de la vida. Por ello la sangre, que representa la vida en nuestro interior, tiene este color. El rojo es el mayor energizante y también se relaciona con la voluntad y determinación para salir adelante y hacer las cosas bién.

• Rojo oscuro: Todos los matices oscuros del rojo se relacionan con la autocompasión y con personas despiadadas que tratan sin miramiento a los demás.

• Rosa: Es uno de los matices suaves del rojo y exalta el amor. Es acogedor, sedante y apacigüador. Eleva nuestras vibraciones. Es un color suavizante en los niveles mental, físico y emocional. Puede ser usado para disminuir estados de enojo y sentimientos de rechazo. Despierta la compasión, amor y pureza.
Las personas que sufren del corazón no deben utilizar el rojo porque puede sobreactivarlos, ya que es muy potente. En cambio el rosa, es ideal para esas personas. Nos ayuda a perdonarnos, amarnos a nosotros mismos y por ende, a los demás. También es apropiado para liberarse de los sentimientos de culpa. Otra aplicación del rosa es que ayuda a disipar la ira (exceso de rojo).
En todas las formas de amor incondicional (cuando se ama a los demás sin pensar en uno mismo), se está manifestando el rayo rosa. La mujer embarazada irradia principalmente el rayo rosa.


• Violeta. Predominio: después de la puesta del sol.

• Tiene varias tonalidades: lavanda, púrpura, amatista. Cada una de ellas representa diferentes frecuencias y realidades. Es el color de la transmutación, formado por dos colores: rojo y azul. Por medio del violeta los deseos de nuestra naturaleza inferior se transforman en altos ideales.

• Eleva a las personas hacia todo lo que es espiritual y hermoso. Al sintonizarse con esta vibración cada célula del cuerpo adquiere una frecuencia mas alta. También purifica y limpia todas las partes del ser. Estimula la humildad y la inspiración. Asiste en la estimulación de la actividad de los sueños. Permite tener una perspectiva apropiada tanto con respecto a los aspectos mundanos de la vida, como a los aspectos espirituales.
Es excelente para calmar los accesos de locura violenta. Controla la irritabilidad y el exceso de hambre.

• Las personas que tienen mucho violeta en su aura tienen grandes poderes mentales y se destacan en cualquier cosa que emprendan. Son pacíficos y humanitarios. (La madre Teresa de Calcuta es un ejemplo en ese sentido).

• Transmuta la vibración más baja en la más alta. Grandes artistas lo han utilizado a lo largo de su vida. El músico Wagner decoró su casa con este color, especialmente el lugar donde componía. Leonardo Da Vinci recomendaba el uso del violeta en la meditación porque aumenta el poder de vinculación con los mundos superiores.

• Es un color tan potente que puede impulsar a las personas a sacrificarse por un gran ideal. A este rayo se lo conoce como el rayo de los reyes. Proporciona mucho poder en cualquier ámbito. Sin embargo, todo poder también puede ser mal utilizado, pero cuando esto ocurre se está utilizando la tonalidad más oscura de este rayo.

• Púrpura: Es el color de los grandes oradores. Muchos políticos tienen el poder que puede dar este color, pero el inconveniente es que puede llevar a la cima y después precipitar su caída, a menos que se complemente con el amarillo dorado, de la sabiduría.
Otorga autoridad, prestigio y distancia. Los dignatarios de la Iglesia no solo visten de violeta, sino que utilizan distintos colores en la cubierta de los altares. En una época determinada, el clero empleaba el violeta con el propósito de tener poder sobre el pueblo y no perder su autoridad.
A nivel físico, este color se aplica como desintoxicante del cuerpo. También es estimulante venoso.

• Violeta oscuro: Esta tonalidad se asocia con la muerte, mientras que el violeta puro representa la vida eterna.

• Lavanda: Es un color curativo y debe llevarse si uno se siente atraído por el. Es un color muy espiritual. La flor, el aceite esencial o el incienso de lavanda purifican el ambiente.

• Amatista: Tiene profundidad y una clara relación con los altos ideales, la devoción y la lealtad. Los antigüos egipcios llevaban joyas de amatista para intensificar su energía y vibraciones, no por su valor material. Este es un aspecto propio de nuestros tiempos. Todas las gemas fueron utilizadas en la antigüedad porque elevan nuestras vibraciones.


• Indigo: Predominio: la medianoche.

• Es un azul muy oscuro (llamado también azul noche) y se lo conoce como espíritu del poder. No es negro pero puede parecerlo.
Es un gran purificador. Limpia los residuos de nuestras emociones y el nivel mental de nuestro ser. Es además, el rayo del conocimiento puro, ayuda a ampliar nuestro entendimiento y, cuando se sintoniza este rayo, conocemos la causa de la existencia de todas las formas de vida.

• Quienes están sintonizados con esta vibración hablan muy poco, pero cuando lo hacen dicen cosas llenas de sentido. Son los maestros de ciencias metafísicas, aquellos que tienden un puente entre los mundos celestiales y la tierra. Se relaciona con el chakra del tercer ojo y cuando este chakra se haya abierto, se pasa a ser un conocedor y se deja de ser creyente, porque todas las cosas nos son reveladas.

• Es apropiado cuando se está en busca de las verdades espirituales. Esto es algo que a todos les ocurre más tarde o más temprano en la vida.
Cuando los rayos indigo y azul están presentes es un momento adecuado para realizar trabajos que requieran inspiración, como escribir y meditar, ya que no solo son horas tranquilas para las energías de la tierra, sino que es un lapso en el que podemos recibir conocimientos, sabiduría y ayuda en todas las áreas de nuestra vida. Controla las corrientes psíquicas de los cuerpos sutiles.

• Azul. Predominio: primeras horas de la mañana, después de medianoche y antes del amanecer.

• Se asocia con todo lo bueno y lo auténtico. Es el rayo de la lealtad y la confianza. También se dice del azul que es el rayo del alma y uno de los mas grandes sanadores. Hay que tener azul en el aura para poder ser utilizado como canal curativo o poseer dotes perceptivas. Si se necesita fé el azul cobalto la estimula.

• Es el rayo de la paz y la serenidad. A quienes les gusta el azul, aman la belleza en todos los aspectos y formas. Nos vincula con la mente superior y con la comprensión intuitiva, como cuando uno está seguro de saber algo e ignora como lo ha sabido. Es bueno para personas hiperexcitadas. Se utiliza en casos de maníaco-depresivos (o depresión bipolar). Es un color para la meditación y la expansión espiritual.

• Es refrescante, tranquilizador y sedante. El aspecto negativo de este rayo es la tristeza. A las personas introvertidas las ayuda a entrar suavemente en contacto con el entorno.

• Azul marino: Es el color de quien está al frente de una situación dada. En sus tonos más oscuros nos habla de personas muy creídas de sí mismas, creen saberlo todo y piensan que podrían haber hecho este universo mejor que el mismo Dios. También nos puede revelar a una persona emocionalmente inestable; en este caso, para darle fortaleza sería apropiado un azul claro, seguido de un azul celeste, que simboliza la pureza y brinda sensación de protección y perfección.

• Azul cobalto: Significa lealtad, integridad y otorga un aspecto majestuoso a quien puede llevarlo. Puede estimular cierta tendencia al retraimiento, ya que a quienes se sienten atraídos por el azul, les agrada la paz y la tranquilidad. Están con la gente, pero en “pequeñas dósis”, evitan las multitudes y los lugares llenos o muy concurridos. Las personas sociables no los comprenden. A veces se pueden dejar pisotear (Centaury) por otras personas porque les cuesta defender sus derechos.

• Quienes tienen mucho color azul en su aura suelen atraer a personas con mucho color rojo en el aura. Pueden ayudarse mutuamente, pero no deberían vivir juntas ya que sus vidas se orientan en distintas direcciones. La primera es introvertida y la segunda extrovertida. Ambas necesitan el rayo verde de la paz con entendimiento.


• Verde. Predominio: últimas horas de la madrugada, antes del amanecer.

• Se puede ver en el cielo antes de que salga el sol. Es el rayo del equilibrio, no es caliente ni frío, prepara las energías para el día, abandonando a la noche. Por ello se lo suele llamar el telón de fondo de la naturaleza. Es un color que abunda en la tierra y es el constante reflejo de la paz y la armonía. Beneficia al sistema nervioso, es refrescante, suavizante, ayuda a relajarnos y a desprendernos de los problemas.
Si se está exhausto al principio tiene un efecto benéfico, pero pasado un tiempo puede provocar cansancio.

• Tiene que ver con la manera en que usamos nuestra energía. Los hombres y mujeres de negocios están muy sintonizados con este rayo, que se relaciona con el dar y el recibir, con el comprender los constantes intercambios que todos hacemos. Con este color atraemos todo lo que necesitamos para abastecernos, pero hay que aprender a distinguir entre necesidad y deseo.
Se relaciona con el chakra del corazón que, cuando está verdaderamente abierto, nos permite gozar de la armonía, empatía y compasión. También aumenta las vibraciones y nos dá esperanza, fe, paz interior y sentimientos de amistad y amor.

• Tiene que ver con la autoestima y con lo que pensamos de nosotros mismos. Equilibra todo nuestro sistema. Cuando la vida puede con nosotros y no sabemos afrontarla, se afecta el corazón. Durante años se han recetado tabletas de clorofila para tratar trastornos cardíacos. Esta es una prueba del poder equilibrador del verde en el chakra cardíaco.Es un estabilizador emocional y estimulante de la hipófisis. En estado de desequilibrio se relaciona con la envidia, los celos y la superstición.


COMBINACIONES DE COLORES

Algunos colores mezclados entre sí, forman otros. A continuación, veremos las propiedades de algunas de esas combinaciones.

• Turquesa (Verde + Azul)

Es un color muy refrescante y tranquilizante del sistema nervioso. Tiene efectos relajantes. Ayuda a quienes se tensionan o sufren al tener que hablar en público. Ademas es sedativo cerebral. El verde proporciona paz y equilibrio, mientras que el azul es refrescante y calmante y está en contacto con nuestra alma. Es un buen color para la decoración de interiores sobre todo en espacios destinados a terapia y en salas de espera, así sus ocupantes se sentirán más relajados. Por su efecto sedante a nivel cerebral, es adecuado para pacientes hiperactivos mentalmente. Se utiliza en enfermedades inflamatorias y es fundamental para activar la regeneración de la piel.

• Limón (Verde + Amarillo)

Su aplicación clave en cromoterapia es la estimulación mental. Este color influye en la actividad del hemisferio cerebral izquierdo (similar acción tiene la esencia floral de Limón (Lemon) de la FES). Vitaliza y estimula el cerebro, por ello es apropiado para tratar condiciones asociadas a su funcionamiento como el Mal de Alzheimer y otros trastornos de la senilidad. Es un gran limpiador de toxinas tanto físicas como emocionales. Tanto el color amarillo como el verde son limpiadores y esto refuerza la capacidad depurativa del limón, que los contiene a ambos. También es un estimulante motriz. Cuando hace falta energía porque hay agotamiento. Estimula el timo y el crecimiento.

• Magenta (Rojo + Violeta)

Se dice que es un color insaturado porque no puede verse a través de un prisma. El rayo rojo es el rayo del amor y de la voluntad, y el violeta el del sacrificio y la voluntad de Dios. El magenta, eleva el ánimo y mejora la calidad de vida. Ayuda a las personas a prestar atención a su ser interior. Ayuda a equilibrar emociones y es bueno sintonizarse con él si hay que organizar algún acontecimiento. Otorga autoridad e inspira respeto; el organizador se encuentra en condiciones de delegar e instintivamente sabe cuando tal persona será buena realizando determinadas tareas.
Es un color que revela el yo interior. Cuando nos sentimos atraídos hacia los colores fuertes, ello indica que se está más orientado hacia lo mental, guardando para sí las emociones y los sentimientos; al mismo tiempo se posee opiniones muy fuertes y se las dá a conocer. Es como si los colores dieran fortaleza y el deseo de no pasar desapercibido.
Es un color que también se conecta con la espiritualidad, la meditación y el dejar ir. Es un agente para el cambio, permite limpiar viejas actitudes y obsesiones. Es un fino estabilizador emocional.
Si se tiene que dar una conferencia vale la pena llevar una indumentaria de un color definido; de este modo el público escuchará. Si el conferenciante lleva colores pálidos, el público intentará sintonizar pero no logrará prestar atención.

• Colores pálidos:

Tienen una vibración alta. Quien se sienta atraído por ellos tiene que asegurarse de la fuerza y poder de su aura. Es una cuestión de equilibrio, se debe buscar el momento preciso de llevar un color vivo o un color pálido. A lo largo de la vida somos atraídos por colores vivos o pálidos dependiendo del humor y los sentimientos del momento. Los colores pálidos que se llevan en verano reflejan la despreocupación interior propia de esa estación. Se vive más al aire libre y los rayos del sol que se reciben recargan el campo áurico.

• Colores intensos:

En cambio en invierno se necesita más energía y más calor, sobre todo en los países del norte, para alejar el frío. En este caso, los colores más intensos son los que nos dán fuerza y energía. En los climas cálidos la gente tiende a llevar colores vivos que reflejan la energía luminosa de los rayos de sol. En invierno, la energía luminosa es fría y la reflejamos con lo que llevamos, es decir, con tonalidades más oscuras.

• Blanco y Negro:

Quienes llevan estos dos colores no desean que los demás los conozcan bien, quieren crear distancia entre ellos y los otros. También puede darse el caso que no conozcan su verdadero yo.
Aquellos a los que les gusta vestir de blanco tienen que ver -de una forma u otra- con la pureza, sobre todo si lo llevan frecuentemente. Pero también puede revelar una tendencia al perfeccionismo y los amigos o personas cercanas pueden encontrar dificultades para relacionarse con quien lleva este color. Para evitar esto y mantenerse en contacto con la realidad conviene llevar el blanco con otro color.





http://www.clubdesalud.com/consultoracomp29.doc
0
0
0
0No comments yet