Check the new version here

Popular channels

Ismael Cala de CNN hijo de la gran “p”


Ismael Cala se cuenta entre los pocos latinos que han alcanzado sus sueños. Por las noches, de lunes a viernes en el horario estelar de la cadena CNN en español, exhibe su blanca sonrisa enfundado en un terno de Carolina Herrera (atrás quedó ese muchacho que hizo televisión en Cuba con ropa prestada) y entretiene al público hispano durante una hora de programa en el que formula toda clase de preguntas a sus invitados que van desde el ex presidente colombiano Álvaro Uribe hasta la ex miss Universo Amelia Vega.

Pero, ¿qué hay de este cubano de 43 años que parece pisar seguro, que logra con facilidad que sus invitados se suelten en una tertulia como si estuvieran hablando con un amigo de toda la vida?

A punto de publicar su primer libro titulado El poder de escuchar, Cala hizo algo que rara vez concede, ofrecer otra perspectiva de su vida puertas adentro. Así fue como habló de la sombra de la esquizofrenia en su familia, los días en que su desesperación fue tal que estuvo a punto de subirse a una balsa para salir de Cuba, los tiempos en que se hizo de sus primeras pertenencias recogiendo de la calle lo que la gente tiraba a la basura o cuando mintió que sabía hablar inglés con tal de no desperdiciar una oportunidad de progreso.

La historia de Ismael Cala es digna de ser contada, es producto de una sucesión de hechos que dieron a este inquieto joven radialista un baño de humildad que hizo posible que se convierta en lo que hoy es: un respetado entrevistador que algunos se atreven a considerar como la versión latina de Larry King.

A continuación su relato, mientras está sentado frente a su computador en su departamento en Miami, vestido elegante para el Skype, pero solo de la cintura para arriba, como el mismo dice y ansioso por mostrar su lado más intimista.

-¿Cómo fue que lograste esa voz tan peculiar que tenés?
Gracias. Esta voz fue entrenada desde muy niño, a los ocho años, cuando empecé en una radio provincial en Santiago de Cuba. Una maestra me dio clases de dicción, fonética, lingüística, literatura, narrativa, locución y ella entrenó mi voz porque la forma en que hablo no es la de un cubano promedio. Ella fue quien sembró en mí la vocación de comunicador y me dio las herramientas para tener una carrea que se me ha hecho tan fácil al internacionalizarla.

-Una carrera que disfrutas tanto, como se percibe en la pantalla chica...
Me fascina más la radio que la televisión. Yo trato de disfrutar todo lo que hago, creo que la TV me ha dado muy buena recompensa, pero la radio, al no tener visión, hace que el teatro de la mente entre en acción, mucha gente no te pone cara ni cuerpo. Yo viví esa época de magia en la niñez. Mientras que en la televisión, quieras o no, te tienes que vestir bien, peinar, maquillar para no lucir brilloso, en fin, una serie de cosas que, más allá de la esencia, son apariencias.

Lo que hizo Don Francisco
Dio buenas referencias de Cala en Miami
Don Francisco fue uno de sus benefactores, pues gracias a él tuvo su primer contrato en Miami. Primero Cala lo entrevistó para un canal de Canadá y tiempo después el presentador chileno lo recomendó al presidente de América TV. Dcha.: Ismael subió esta foto con dos de sus sobrinos a su Facebook.
LA SALIDA DE CUBA

-¿Hace cuánto que no vas a Cuba?
Ya son 13 años que salí para irme a Toronto (Canadá) y la única vez que volví fue en 2001 para Navidad. Fui con un poco de miedo, pero no pasó nada, me rencontré con mi abuelita, mis hermanos, mi papá y mi mamá, que entonces vivía ahí todavía, ahora está cerca mío en Miami.

La última vez que intenté volver a Cuba fue un año después, en 2002, tomé un vuelo lleno de turistas canadienses a Santiago de Cuba y me dijeron en migración que mi residencia en Toronto estaba vencida y que por lo tanto no me podían dejar entrar; yo les manifesté que tenía la residencia permanente, pero me pidieron que regrese y les traiga una carta aclaratoria. Les expliqué que ya había gastado mucho dinero y les pedí que me envíen de regreso en el avión que aún no había alzado vuelo. A partir de ahí cambió mi concepto, me dije a mí mismo: saliste de Cuba sabiendo que esto podría pasar. Me sentí humillado, luego regresé a Toronto y me revisaron las maletas como si fuera un terrorista; cuando les pregunté ¿por qué me revisaban las maletas si no había logrado poner un pie en Cuba? ellos me respondieron que justamente por eso me revisaban, porque no se explicaban por qué mi país no me dejaba entrar. Fue un día bastante triste, esto lo he hablado con muy poca gente y lo cuento en mi libro donde revelo muchas cosas de este personaje detrás de la fachada que a lo mejor ni se imaginan.

-¿Qué sabores y qué olores extrañas de Cuba?
Yo nací en el pueblo más dulce de Cuba que se llama El Caney, que incluso está inmortalizado por una canción de Félix Caignet que se llama Frutas de Caney, realmente es mágico. Crecí entre mangos, mamoncillos, marañones, guayabas y tamarindo. Desde niño aprendí a saborear eso, y la naturaleza. Crecí en fincas, entre plantaciones y animales, tuve muchas mascotas. Extraño la música folclórica, la trova, la corneta, la conga oriental de los carnavales, aunque soy un cubano fuera de lo común porque no sé bailar.
Tengo años de no ir a la patria y se me ablanda el corazón, pero dejé mi pasado y mi historia en Cuba por conquistar mi futuro.
Más galante que nunca

Ismael estuvo el año pasado en el Miss Venezuela e hizo las preguntas a las misses

-¿Por qué en Cuba estudiaste Arte en lugar de Periodismo?
Yo creí que Historia del Arte me serviría más como cultura general, no me imaginaba estudiar Periodismo en un país en el que los medios de comunicación son estatales, donde la información es centralizada por un ente estatal y donde muchas de las cosas que preguntas no se pueden publicar.
Luego, cuando me fui a Canadá pensé: ahora quiero estudiar una segunda carrera. Estaba entre Sicología y Comunicación. Estudié esta última en tres años y al mismo tiempo, en un college, aprendí lo básico y práctico de la producción en televisión.
Abrazado de Susana Giménez

La actriz, vedette, modelo y presentadora de TV se cuenta entre sus amistades
¿Cómo das el salto de La Habana a Toronto?
Por invitación de un organismo cubano que estaba preparando a una delegación de mi país para un festival multicultural en Toronto y necesitaban un presentador. Me preguntaron si hablaba inglés, yo no sabía, pero les dije que sí, mentí porque estaba deseoso de tener una oportunidad de salir y de explorar otros lugares. Pensé que podía preparar frases que me ayuden a presentar ese espectáculo y listo. Al tercer día de estar en Canadá me avisaron que iban a cancelar mi show de radio en Cuba y yo me lo tomé como una señal; me dije a mí mismo, ya estás aquí, lo has pedido por tantos años, creo que este país te puede dar la oportunidad que estabas esperando. Luego caminé cinco cuadras en busca de alguien que hablara español, encontré un restaurante dominicano, después el dueño del restaurante se convirtió en mi padrino y me presentó a un cubano que me ayudó con mis documentos.
A partir de ahí mi historia es bastante dura, como la de todo migrante que no tiene familia ni un lugar donde llegar. Trabajé de mesero, me la pasé recogiendo cosas de los desperdicios de la gente, así es como obtuve mi primer televisor. Pero creo que mi éxito de hoy se debe a todas las pruebas que pasé, a ese baño de humildad que recibí en Toronto. Sortear los obstáculos me demostró que sí podía con todas esas circunstancias de reto.

-¿Qué le dirías a otros que están dispuestos a vivir las peripecias que vos pasaste con tal de hacer realidad su sueño?
Siempre digo que uno primero tiene que aprovechar al máximo las oportunidades que se le dan en su tierra. Yo pensaba que mis posibilidades de crecimiento estaban afuera, pero tiempo después me di cuenta de que todo por lo que yo pasé me dotó de las herramientas y la versatilidad que me hicieron más útil y competente que otras personas que no pasaron por lo mismo.

Mi consejo es que sepan bien qué quieren, que lo visualicen y utilicen a su favor las carencias y sufrimientos. No creo que todos los que quieran salir para triunfar en el extranjero tengan las agallas, la vida del inmigrante es de un riesgo alto. ¡Por favor!, no apoyo a los que cruzan la frontera (entre Estados Unidos y México) poniendo en riesgo la vida, aunque debo confesar que hubo un momento en Cuba que por mi desesperación estuve a punto de subirme a una balsa…lo mejor que me pudo pasar fue que me deje la expedición.

-Pero a vos te fue bien...
Sí, pero tuve que ser un hijo de la gran ‘p’ para ser una persona exitosa. No se vayan a creer esta frase como una connotación negativa, esa gran ‘p’ es de pasión, paciencia y perseverancia. Justamente ese será el título de mi segundo libro para el 2014.
En español e inglés

Consiguió sacar a flote a una Jennifer sencilla y más humana
No tiene nada que ver con ser escalador y arribista, todo lo contrario, consiste en construir nuestros sueños sin pisar a nadie. Yo siempre tuve la pasión y la perseverancia pero la paciencia no la tenía, he tenido que llenarme de fuerza para entender que todo llega a su tiempo.

- ¿Estás casado? ¿Tenés hijos?
No estoy casado, aunque sí estoy enamorado y sentimentalmente comprometido. Hijos... siempre hablan, pero no tengo. No soy una persona hecha para el molde convencional de la sociedad, yo me veo como un Quijote, pero mi Dulcinea no es imaginaria, es un amor real, que lo tengo en privado para no dar explicaciones. La verdad, nunca ha sido mi intención convertirme en Kim Kardashian (risas).
EL CAPÍTULO MÁS DURO
-La sombra de la esquizofrenia acechó a tu familia, ¿cómo saliste adelante?
Ese capítulo doloroso lo comparto con el objetivo de romper el estigma que hay sobre las enfermedades mentales. La gente no habla de esto, aun teniéndolo tan cerca, en la familia, quieren ocultarlo. Y muchas de las víctimas están sufriendo ocultos en un cuarto, encerrados.
El remedio contra la esquizofrenia es el amor, la atención de los seres queridos. La diferencia entre mi padre y mi hermano, a pesar de que los dos tuvieron el mismo diagnóstico, es que mi padre murió solo porque perdió a su familia por el divorcio y no supo cómo ganarse el amor de sus hijos, mientras que con mi hermano pasó todo lo contrario, su esposa y sus hijas están con él. Yo he tenido esa sombra en mi vida tan de cerca y perdí el miedo a que la gente me juzgue, me importa un comino.

Con este mensaje espero llegar a los que tienen un hermano, un padre o un hijo sufriendo esta enfermedad mental y convencerlos de que dejen de sentirse avergonzados por tenerlos en la familia. Me importa más esto que aquellos que piensan que pude estar loco, que estuve, que estaré o que no lo estoy..., porque al final mi misión es crear conciencia en la gente de que este es un tema que necesita del amor y de la comprensión.
Con Mirtha Legrand del brazo

Compartió con la famosa actriz y conductora de TV en su visita a Buenos Aires
CALA EL ENTREVISTADOR
-¿Cómo se te da llegar al set de CNN en español?
Después de convertirme en ciudadano canadiense y haber estudiado me tracé otra meta, ir a Miami. Les dije a mis jefes: me voy. Me ofrecieron duplicarme el salario, pero ya había tomado la decisión. Entonces nació Calando a, pues me propusieron que grabe en Miami y les mande las cintas de los programas de entrevistas que hacía. Se podría decir que ese fue el embrión de Cala de CNN. Después, a través de un amigo que ya estaba en CNN, como presentador y productor, conseguí hacer una pasantía por tres semanas pagándome los gastos y así entré. Fui FreeLancer y seguí creciendo.

-Después de haber reportado diferentes hechos noticiosos en el mundo, ¿creés que existe la libertad de expresión?
Sí, creo en que es uno de los derechos humanos por los que hay que luchar constantemente, cuando empieza a ser coartada, la democracia empieza a debilitarse. No es un concepto fácil, a veces hasta es una utopía.

-¿A quién te falta entrevistar?
Al presidente Barack Obama, Lady Gaga, el Dalai Lama y al presidente Evo, a quien entrevisté por teléfono en CNN, pero nunca ha estado en Cala. Una vez lo anunciamos, pero no logró estar por cuestiones de horario.

-¿Conocés Bolivia? ¿Qué referencias Tenés?
Conozco poco. Para mí, la boliviana Sandra Cossío se ha vuelto una especie de embajadora de su país y siempre está mandándome sus sugerencias. Pero cuando pienso en Bolivia pienso en Cayetano Llobet porque disfruté la conversación con él en el programa. Sé que fue una de las últimas entrevistas que dio cuando estaba con cáncer terminal.
Cayetano Llobet

Al escaso tiempo recibí un correo de su esposa anunciando que había fallecido; lo lamenté tanto y recordé el espíritu con el que este hombre me dijo que no estaba preocupado porque su familia se estaba preparando para celebrar su vida y no para hacer demasiado duelo de su muerte. Me pareció una idea inteligente y me sentí privilegiado porque tuve la oportunidad de conversar con este gran intelectual que Bolivia dio a América Latina.
Dardos de ida y de vuelta

El ex presidente colombiano fue ‘un hueso duro de roer’ en una charla imperdible
Cala tiene conexión con la gente
El señor Cala tiene un estilo muy abierto, ameno y ha logrado una fusión entre las preguntas que son de profundidad con las que están vinculadas a la realidad de los entrevistados y a lo que la gente quiere escuchar. Obviamente que la calidad de los entrevistados y el carácter misceláneo que tiene de los temas que toca le ayudan a construir una entrevista de interés para el público.
No creo que Cala sea una especie de Larry King latino porque son dos estilos diferentes. A pesar de que Larry King ha tenido una vasta experiencia con múltiples invitados como jefes de estado y celebridades, proviene de otros tiempos. Mientras que Cala tiene una conexión con la gente que lo hace interactivo, lo que no tenía Larry, que era mucho más formal.
El formato de Cala es flexible, le ayuda muchísimo a que desarrolle su talento nato de comunicación, pues logra una empatía inmediata con el entrevistado.
El Cala comunicador, el entrevistado y el público logran una comunicación 2.0 que es bidireccional.
“No estoy casado, pero sí sentimentalmente comprometido. mi amor lo tengo en privado, no tengo intenciones de ser Kim Kardashian”.

POR GINA JUSTINIANO - FOTOS CNN EN ESPAÑOL / GUILLERMO FELIZOLA/ EJU.TV
0
0
0
0
0No comments yet