Check the new version here

Popular channels

La época de lo hermoso

La época de lo hermoso


La pasividad mental ha llegado, lo meramente visual ha dominado por completo ante todo. La belleza se ha alzado como un estandarte en toda la sociedad contemporánea (o más bien, futura), transformándose en el eje de todas las cosas que suceden, en simultaneidad, por todo el mundo condicionado por este paradigma. Las personas no importan, los seres son separaciones inertes entre estilo y moda, lo único que importa es lo que recubre esa superficie y lo que sale de las bocas de los demás.

El saber ha sido víctima de burlas, cosa que se ha venido viendo desde tiempos pasados, pero, actualmente, es la misma sociedad que se auto-condiciona a ser la que sentencie la sabiduría en cualquiera de sus formas. Esto es solo hablando en un sentido macro, aún hay algunos que se mantienen al margen de esta evolución extraña de importancia, aún se mantiene encerrados entre hojas de papel muertos hace algunas décadas, aún utilizan las paredes que escudan a aquellos que no duermen ni descansan, pero es solamente, una guarida temporal y débil.

Nadie puede hacer ojos ciegos a lo que digo, te puedes asustar, lo sé, puedes creer que es mentira, que es cosa del desarrollo y de la globalización, y de hecho, no hay nada más de cierto en eso. Somos el producto de resultado de varias décadas tras la evolución, tras la conquista del hombre avanzado hacia el hombre incivilizado, hacia el hombre “ignorante”. Somos un producto desgenerado, odiable y podrido, hijos de la pasión insana y la ambición inconsecuente, y víctimas de un destino irreprochable que nos arrastra cada vez más hacia el abismo y el colapso absoluto. Estamos escupiendo el suelo que nos da de comer y lo dejamos morir.

Pero, no hay que culpar al hijo, después de todo ¿Él tiene la culpa de la violación? No, en absoluto, el hijo es un ser ajeno al pasado, pero el pasado te condena, nos condena a todos, nos condenó hace mucho tiempo. Afortunadamente, esta condena es engañosa, pues tiene un rostro hermoso, bello, tentador, seductor, con rebosante lividez y sincronía con nosotros, está a nuestros pies, tenemos todo a nuestro alcance. Vivimos una época hermosa donde nada está lejos y todo lo que vemos es hermoso, es vacío e insulso, no se piensa ni se deja pensar, pero somos felices y hambrientos de felicidad ajena.

Si, el rostro de la ignorancia es hermoso, y está múltiplemente representado, en todos los medios apreciamos diariamente, alusiones a prototipos estéticos directos, que hacen día a día, un pequeño hueco en las mentes de las personas. Apreciar la hermosura es estimulante y agotador, recupérate con una bebida que, de paso, es la que consume aquel que hace los goles en un deporte en el que no eres bueno. ¿Qué? ¿No te gusta lo que digo? Tapate los ojos cuando escriba lo que pienso, porque sabes que es verdad, sabes que el amor no existe.

Una condena hermosa es, está recubierta de pieles trabajadas y sobrealimentadas, de artistas muertos años atrás y que siguen de pie, intentando agradar a aquellos que ni conocen y que ni les importan. La época de lo hermoso está basada en la insensibilidad absoluta y el descaro en su mayor expresión, amamos lo que nos escupe en la cara, lo que nos hace mal, y lo peor de todo, es que lo sabemos y más de alguna vez nos dimos cuenta de todo esto, de que todo este maldito sistema está mal. Pero es más fácil seguir aquí hundido y desamparado en un mundo humano totalmente deshumanizado y esperar la muerte, a nadie le importas, así que, tu muerte será pronto.

Así es el rostro de la condena y la plausible degradación humana, así es como nos mira, y nosotros, le aplaudimos, le compramos, le damos premios y hasta, trabajamos para ella. Bienvenido a la época de lo hermoso, bienvenido al lugar donde se aclama al hermoso que canta para nadie y se odia al sabio que nos ayuda a todos.
0
0
0
0No comments yet