Check the new version here

Popular channels

La historia detras del Canal de Suez



El famoso Canal de Suez, una vía artificial de navegación con una longitud de 163 Kilómetros que une el Mar Mediterráneo con el Mar Rojo a través de la península del Sinaí en territorio egipcio, fue inaugurado oficialmente el 17 de noviembre de 1869. Esto hizo posible permitir un tránsito marítimo directo entre Europa y Asia, eliminando la necesidad de rodear toda África como venía siendo habitual hasta entonces, lo que impulsó un gran crecimiento en el comercio entre los dos continentes.



Siempre existió un gran interés a lo largo de la historia en conectar tanto el río Nilo en Egipto como el Mediterráneo con el Mar Rojo. De hecho, los historiadores han confirmado que el primer Canal construido en esa área se localizó entre el delta del río Nilo y el Mar Rojo sobre el siglo XIII a.C. Durante los 1.000 años siguientes a su construcción, el Canal original fue abandonado y su utilización se detuvo finalmente en el siglo VIII.

Desde la época faraónica, aproximadamente en los siglos XIX y XX a.C, existió el deseo de crear una conexión entre el mar Mediterráneo y el mar Rojo. Los faraones fueron los primeros en diseñar obras de ingeniería tales como el Canal de los Faraones. Estos primeros pasos estuvieron encaminados en unir el río Nilo con el mar Rojo.

El canal de los faraones fue una vía de transporte que los egipcios utilizaron para unir el mar Mediterráneo con el Rojo. Desde la antigüedad tuvieron dos líneas marítimas, una hacia Biblos y otra al país de Punt, y ambas podían unirse: los barcos llegados del Mediterráneo subían por el brazo Tanítico hasta Bubastis y se desviaban hacia el oeste por el uadi Tumilat, que era navegable en épocas de grandes crecidas por naves de poco calado, hasta la ciudad de Pi-Atum. Desde allí un canal permitía alcanzar los Lagos Amargos desde donde la vía seguía dirección sur hasta alcanzar el golfo de Suez.




La construcción del canal de Suez marcó un hito en la historia de la tecnología ya que, por primera vez, se emplearon máquinas de excavación especialmente diseñadas para estas obras, con rendimientos desconocidos hasta esa época. En algo más de dos años se excavaron más de 50 millones de metros cúbicos, de los 75 millones del total de la obra.

Los primeros intentos modernos para construir un Canal llegó a finales del 1700, cuando Napoleón Bonaparte llevó a cabo una expedición a Egipto. El militar y gobernante francés pensó que la construcción de un canal controlado por Francia en el Istmo de Suez podría causar daños importantes en el comercio a los británicos, ya que tendrían que pagar cuotas a Francia por la utilización del Canal, o bien rodear toda África para poder dirigirse hacia Asia, lo que suponía un gasto económico y de tiempo para el Imperio Británico muy cuantioso.



Los estudios para el plan de construcción del Canal de Napoleón comenzaron en 1799, pero un error de cálculo de los ingenieros en la medición mostró que los niveles del mar entre el Mediterráneo y el Mar Rojo eran muy diferentes como para que un Canal fuese factible, por lo que su construcción se detuvo de inmediato.

El siguiente intento de construir un canal en la zona se produjo a mediados del 1800, cuando el diplomático e ingeniero francés Ferdinand de Lesseps, convenció al virrey egipcio Said Pasha para apoyar la construcción de un Canal. En 1858, la Universal Suez Ship Canal Company fue creada con permiso gubernamental para iniciar la construcción del Canal y operar durante 99 años, después de lo cual, el gobierno egipcio se haría cargo del control absoluto del mismo.

Al principio no se disponía de maquinaria y todo tenía que hacerse a mano en un clima malsano. Según cifras oficiales, murieron 20,000 trabajadores. Estimaciones más realistas fijan la cifra en 125.000 trabajadores muertos. El trabajo se aceleró después de la introducción de las dragas de cangilones.




Finalmente la construcción del Canal de Suez, con un coste de 100 millones de dólares, se inició oficialmente el 25 de abril de 1859, inaugurándose diez años después con la presencia de la emperatriz Eugenia de Montijo el 17 de noviembre de 1869. Casi inmediatamente después de su apertura, el Canal de Suez tuvo un impacto significativo sobre el comercio mundial, trasladando mercancías, productos, materiales y pasajeros alrededor del mundo en un tiempo récord.

En 1875, la deuda de Egipto obligó a vender sus acciones en la propiedad del Canal de Suez al Reino Unido. Sin embargo, una convención internacional de 1888 hizo que el canal estuviese disponible para el uso de todo tipo de buques de cualquier nación.

En 1875 el Pachá de Egipto, a causa de la deuda externa del país, puso a la venta su parte de las acciones del canal. En una rápida maniobra, el Primer ministro del Reino Unido, a la sazón Benjamin Disraeli, convenció a la Reina Victoria de la necesidad de comprarlas para tomar el control sobre la ruta hacia la India, la colonia más rica del Reino Unido. Un enviado de Disraeli consiguió un cuantioso préstamo de parte de la Casa banquera Rothschild, y de esta manera el Reino Unido se aseguró el dominio del canal


Sin embargo poco después, comenzaron a surgir conflictos sobre el uso y el control del Canal de Suez. En 1936, por ejemplo, el Reino Unido se le dio el derecho de mantener las fuerzas militares en la Zona del Canal de Suez y los puntos de control de entrada. En 1954, Egipto y el Reino Unido firmaron un contrato de siete años que resultó en la retirada de las fuerzas británicas de la zona del Canal y permitió a Egipto retomar el control de las instalaciones británicas anteriores. Además, con la creación de Israel en 1948, el gobierno egipcio prohibió el uso del Canal por los barcos que iban y venían de citado país.



También en la década de 1950, el gobierno egipcio estuvo trabajando en una forma de financiar la presa de Asuán. Inicialmente tuvo el apoyo de Estados Unidos y del Reino Unido, pero en julio de 1956, ambos países retiraron su apoyo y el gobierno egipcio capturó y nacionalizó el paso del Canal con unos honorarios que serían utilizados para pagar la presa. Por otro lado, el 29 de octubre de ese mismo año, Israel invadió Egipto y dos días más tarde, Gran Bretaña y Francia se aliaron para que el paso por el canal volviera a ser libre, en represalia, Egipto bloqueó el canal hundiendo 40 buques intencionadamente. Todos estos eventos fueron conocidos como la Crisis de Suez.

En 1956, el presidente Nasser procedió a nacionalizar el Canal de Suez como medida para financiar la construcción de una presa sobre el Nilo en Asuán, condición requerida por el Banco Mundial para conceder un crédito a Egipto.


Afortunadamente en noviembre de 1956, la Crisis de Suez terminó cuando la ONU organizó una tregua entre las cuatro naciones, lo que ayudó a que el Canal de Suez fuese reabierto en marzo de 1957, una vez que se retiraron del Canal todos los barcos hundidos a causa de las disputas. Sin embargo, a lo largo de las décadas de 1960 y 1970, el Canal de Suez fue cerrado en varias ocasiones más a causa de los conflictos entre Egipto e Israel. Finalmente en 1962, Egipto saldó sus deudas económicas por el Canal a sus propietarios originales (la Universal Suez Ship Canal Company) y la nación tomó de nuevo el control total del Canal de Suez.


El Canal de Suez en la actualidad



Bajo en control de la Suez Canal Authority en la actualidad, el Canal de Suez cuenta con 163 kilómetros de largo por 300 metros de ancho, iniciándose en el Mar Mediterráneo desde el Punto Said hacia Ismailia en Egipto, terminando en el Golfo de Suez. Permite el paso de barcos de hasta 20 metros de calado, 240.000 toneladas de peso muerto y una altura máxima de 68 metros por encima del nivel del agua. La mayor parte del Canal de Suez no es lo suficientemente ancho para que dos barcos puedan pasar simultáneamente, por lo que para solucionar esto, existe una vía de navegación y varias bahías donde los barcos que van en sentido contrario pueden esperar al tránsito hasta que la vía quede libre.



Se tarda alrededor de 11 a 16 horas para atravesar el canal, debido a que los barcos tienen que viajar a una velocidad baja para evitar la erosión de las orillas del canal por las olas que generan los barcos. Cuenta además con una línea de ferrocarril que recorre por completo en paralelo su longitud por su orilla oeste.

Además de reducir drásticamente el tiempo de tránsito para el comercio en todo el mundo, el Canal de Suez es uno de los canales más importantes del mundo, ya que soporta el 8% del tráfico marítimo mundial y casi 50 barcos pasan por el canal todos los días. Debido a su poca anchura, el canal también se considera un importante cuello de botella geográfica, ya que fácilmente se podría bloquear e interrumpir este flujo de comercio.



Sin embargo existen interesantes planes para el futuro del Canal de Suez, los cuales incluyen un proyecto para ampliar y otro para profundizar el canal, permitiendo el paso de buques más grandes y en mayor número.



Para conocer más detalles sobre el Canal de Suez, puedes visitar la web oficial de Suez Canal Authority (en inglés, pero altamente recomendable).


0
0
0
2
0No comments yet