Check the new version here

Popular channels

La Humildad.- El Orgullo.-

LA HUMILDAD
La humildad es no sobrepasarse de los límites que uno tiene.

Para ser reconocido en el Reino, hay que ser humilde por sobre todas las cosas; ser un modelo espiritual; no ser inmoral; ni explotador ni comerciante; ni falso; ni hipócrita; ni falso cristiano; como los millones que existen en el mundo; son cristianos de boca; y no por ilustración; cristianos que jamás buscaron la verdad, por sobre todas las cosas.

La humildad os evita caer en errores por exceso de orgullo.

La verdadera humildad se sobrepasa a lo efímero.

Todo humilde es más antiguo en la espiritualidad; a vivido más en los mundos; y la etapa que están viviendo los soberbios, los humildes ya la vivieron ¿no se os enseñó que todo espíritu nace de nuevo? ¿y que muchas moradas tiene el Padre? Nacer de nuevo es volver a existencias nuevas; y moradas, son los planetas que sirven para vivir las existencias.

La humildad unifica; y el egoísmo separa.

Todo humilde ama la igualdad; nada quiere para sí.

Quien no se comportó como se comportan los humildes no es humilde.

La humildad verdadera incluye a la materia y al espíritu; incluye al todo sobre el todo.

La fé y la humildad son las llaves del Reino.

Estudiar al Padre, es una de la mayor clase de la humildad que existe; es romper con la propia ilusión materialista.

La humildad tiene incertidumbre, porque en su reencarnación pidió sensaciones de prueba.
Sin la humildad, ni el más grande sabio entra, en el Reino de los Cielos; jamás ha entrado alguno en la eternidad de los tiempos; por lo tanto, sabios del mundo: sed humildes; sed honrados en vuestros propios conocimientos.

La verdadera humildad, no necesita de monumentos; porque se lleva dentro; el templo está en las mismas virtudes del espíritu; para ser buenos y sinceros, no se requieren templos lujosos; ese fué el error que cometió la roca religiosa; enseñó una moral hipócrita; desvió a millones y millones de seres; les transformó su fé, en tinieblas de duda; incertidumbres; les hizo perder el tiempo; porque todo tiempo mal empleado en algo falso, no entra al Reino de los Cielos.

Un humilde no explota la fé; no se inclina ante imágenes; no necesita títulos como la de santo ó santa; porque en este mundo nadie es santo ni santa; a este mundo se viene a aprender y nó a engrandecerse.

La verdadera humildad no necesita de títulos; sólo el título de trabajador vale en el Reino; porque el término: Te ganarás el pan con el sudor de tu frente, es el mandato más antiguo que exsiste; la suprema jerarquía está en él.

Si las criaturas perfectas del Reino cultivan la humildad, con mayor razón debéis cultivarla vosotros.
La humildad de este mundo, es humildad hipócrita; está influenciada por el oro; ninguno que fué humilde y a la vez conoció el extraño sistema de vida, basado en el oro, ninguno entrará al Reino de los Cielos.

Más vale ser silencioso y humilde, que un falso profeta de su propia eternidad.
El humilde siempre espera; nunca lanza la primera piedra, de opinión en su propia imperfección.
Todo seudónimo es una forma de humildad; en que el propio interesado, no desea ser conocido por los seres mundanos; sin que por ello, se menoscabe su obra.


Sólo los humildes de corazón, son conocidos fuera de los mundos; porque todas las virtudes vivientes, lo reconocen y los invitan a visitar sus divinas moradas; que son las gigantescas lumbreras solares.

Sólo los humildes de corazón, tienen ganado el derecho; el derecho que se os mandó ganar con el sudor de frente; porque fuera del derecho celestial, hay infinitos derechos en su cualidad y calidad; el más supremo de los derechos, es ver al Creador de la vida.

Más vale en el Reino un ignorante con humildad, que un ilustrado con hipocresía.
Todos aquéllos que cultivaron la humildad, la alegría, la dulzura, la bondad, la paciencia, la indulgencia, la esperanza, la espíritualidad, habrá creado en sus ideas, futuros paraísos; cuyas criaturas pensantes cumpliendo con la misma ley expansiva, eternizarán los paraísos.

La paciencia del humilde es de esperanza; es de resignación; sabe el humilde que existe un Creador y se arma de paciencia; sabe el humilde en forma inconsciente que la riqueza no es la felicidad.
No existe mejores guías, que los humildes y desinteresados.

Vuestra humildad, es humildad interesada; porque en vuestro extraño sistema de vida, conocísteis el interés; de verdad os digo, que la verdadera humildad, no es de este mundo; la verdadera humildad sólo sirve a un solo señor; sirve a un solo Dios nomás; la verdadera humildad nó se divide; vuestra extraña humildad se divide según los intereses del mundo; la extraña psicología salida de la posesión del oro, divide y hasta anula vuestra humildad; he aquí vuestra prueba en la vida; se es ó nó se es; se tiene humildad indestructible, ó nó se tiene; la verdadera humildad, busca lo del Padre en silencio; la verdadera humildad nó necesita de la adoración material; porque la verdadera humildad es ajena a toda extraña forma de adoración; forma extraña salida de un extraño sistema de vida; es más fácil que entre al Reino de los Cielos, un humilde que buscó en las escrituras del Padre, a que entre un humilde que buscó en las llamadas religiones; lo salido del Padre es eterno y perfecto; lo salido de los hombres, es erróneo y nó es eterno;
Mi Hijo Solar Cristo y todo profeta que pidió venir a la Tierra, eran humildes en sus expresiones.
Detrás de lo simple se oculta lo grande.

Los que fueron humildes en sus expresiones a que entren los que expresaron sus pensamientos con orgullo; todo lo que se habló en la vida, vuelve a hablar en el Reino de los Cielos; porque todo lo hablado se vuelve viviente delante del Padre; y pide justicia al Padre; y todo espíritu oye lo que dijo en la Tierra; he aquí una de las más grandes sorpresas que encuentran los espíritus, en su retorno de los lejanos planetas; y según la moral que cultivó el espíritu, es la reacción que siente;... según la moral a que estaban acostumbrados, algunos se maravillan, otros se espantan, otros quieren huir, otros se llenan de pavor; porque por cada letra de indecencia dicha, es una condena para el espíritu inmoral; por cada letra ó expresión indecente dicha en la prueba de la vida, corresponde a vivir una exsistencia fuera del Reino de los Cielos; todo espíritu inmoral, debe calcular su propio número de groserías dichas en la vida; este esfuerzo mental por recordar sus propios errores, se toma en cuenta en la justicia del Padre; es una forma de arrepentimiento.

Sólo los humildes con su ignorancia y escasa ilustración, saben apreciar mejor la eternidad.

Todo espíritu disfrutó de un libre albedrío, en que había muchas sensaciones; entre ellas la humildad.
Si los humildes de este mundo son los primeros ante el Creador, este mundo les a dado lo último; y habiéndole dado lo último, muchos hipócritas tratan de quitárselo;
Todo espíritu que sabiendo que los humildes deberían gobernar el mundo, callaron, sus ideas crearán mundos de engaño; esto último es para todos aquéllos que prometieron en el Reino de los Cielos, gobernar el pueblo en humildad; en tu mundo se les conoce por políticos; más, ¡hay de ellos! veo que ellos se designan los mejores puestos; los elevados y escandalosos sueldos; veo que se reparten lo que es de mis humildes; veo que a ningún humilde dejan gobernar; enseñando mi divina palabra, que los humildes son los primeros en mi creación; ¡pobres de vosotros! usurpadores de un poder que nunca os a correspondido ¡pobres de vosotros maldita derecha! llorar y crujir de dientes os espera; por transar los derechos de mis humildes; así seréis transados entre la luz y las tinieblas.

Hablar de sí mismo, es poner límite a lo de Dios; es una forma de egoísmo.

La humildad es la primera seguida de la alegría y la paciencia; he aquí las virtudes del Reino de los Cielos.

La verdadera humildad no estaba en el propio espíritu; estaba en su microscópica é invisible idea; y no obstante el espíritu disfrutó de la sensación de ser humilde.

La humildad se gana con el trabajo desinteresado.

La última cena de mi Hijo Primogénito solar Cristo con sus apóstoles; quise representar en ello, a la gran familia celestial ó familia universal; en esta última cena, hubieron diversas individualidades; que por ser humildes, eran grandes en jerarquía en el Reino de los Cielos; porque todo apóstol que conoció a mi Hijo Primogénito, fué un Padre solar de microscópica jerarquía.

Este mundo hizo todo lo contrario, al mandato celestial; para el humilde, fué lo peor; para el humilde fueron las mayores cargas; para el humilde la burocracia; para el humilde la menor paga; para el humilde cierta educación; para el humilde, largas colas; para el humilde largas esperas; para el humilde el dolor y el desprecio; más, de verdad os digo, que este abuso que nó es de las escrituras del Padre, llega a su fín; porque llega el fín del materialismo explotador.

Se entiende por humilde al que menos dinero ganaba y a los más sufridos, que fueron un extraño producto salidos del extraño y desconocido sistema de vida, salido de las extrañas leyes del oro; porque hubo ricos y hubo pobres, lo que es una inmoralidad ante el Padre; los llamados ricos, usurparon los derechos de los pobres, en la prueba de la vida.-

La humildad hace enmudecer a los grandes del Reino; porque nadie la supera en poder; todas las maravillas vivientes del reino, se ven empequeñecidas ante ella; llegar a ser un grande en humildad, es llegar a la misma morada del Padre.

EL ORGULLO


Todo orgulloso será avergonzado que desearán la muerte; porque los vivos en el llorar y crujir de dientes, envidiarán a los muertos.

Muchos orgullosos serán maldecidos por la Revelación; porque sobrepasaron el tiempo de la luz en su contra-trinidad; todo orgulloso deberá sumar los segundos que transcurrieron, mientras fue orgulloso; y si lo fue toda la vida, deberá calcular los segundos que contiene su existencia; los segundos de un minuto, hora, día, semana, mes y año; y cada segundo es una existencia que deberá pagar en lejano s mundos, fuera del Reino de los Cielos.

Mientras más orgulloso fue en la vida, más despreciado será en sus futuras existencias; todo que abusó del carácter dando a sus gestos importancia indebida, debe ser considerado orgullo; el único gesto digno de alabanza, son los gestos de la risa; de la alegría.

En este planeta de pruebas, la mayoría de los que más saben, caen en extraños orgullos, que ni ellos pidieron en el Reino de los Cielos; los que sabiendo más que otros, en la prueba de la vida, y fueron creídos y orgullosos, mal ejemplo dieron de su propio verbo humano; a los tales se les descontará segundo por segundo, de todo el tiempo, en que se dejaron influenciar por el extraño orgullo; no había ningún derecho a que los orgullosos, destilaran su veneno sobre los demás; haciendo de la prueba de la vida, un drama amargo que no debió de haber exsistido nunca; divino Padre Jehova, ¿cuál es la equivalencia de un segundo de orgullo, en tu divina justicia? su equivalencia está relacionada con el infinito de Dios; por cada segundo vivido en extraño orgullo, su autor tiene que volver a vivir, una exsistencia fuera del Reino de los Cielos.

La fama terrestre, no es salida de la luz del Padre; es de las tinieblas; lo más grande de este mundo, son los humildes.

En la prueba de la vida, triunfó el que se perfeccionó con humildad; el presuntuoso, el vanidoso y el orgulloso, no triunfaron; porque tales complejos de carácter, que no supieron vencer, se les descontará en existencias de luz, en el divino juicio de Dios; por cada segundo de presunción, de vanidad o de orgullo, ellos perdieron una futura existencia de luz; es más fácil que vuelvan a tener futuras existencias de luz, los que fueron humildes y sencillos, en la prueba de la vida.-

En la prueba de la vida, muchos mostraron orgullo ante los demás; nadie había pedido a Dios, mostrar ante los demás, sensaciones extrañas, cuyo orígen se encuentra en las tinieblas; todo gesto de orgullo se verá en la television solar; y a todo el que se le sorprenda con gesto de orgullo, se le descontará en existencias de luz; es más fácil que no tenga descuento, uno que a nadie hizo nada; y que lo tenga, uno que a otro hizo daño a través del carácter.-

En la prueba de la vida, no debió de haber exsistido el orgullo; porque todos los que sintieron orgullo y que nada hicieron para que los soltara, deberán sumar el número de segundos que contenía el tiempo, que les duró el orgullo; cada segundo de extraño orgullo, les representará a los orgullosos, la pérdida de una futura exsistencia de luz; es más fácil que no pierda exsistencia de luz, el que no fué orgulloso; y que si pierda, el que lo fué.-

Todos aquéllos que se dieron una importancia indebida en este mundo, ninguno entrará al Reino de los Cielos; es más fácil que entre un humilde que un importante.

La vergüenza y el complejo, son consecuencia de no haber cultivado la humildad en la vida; en el tiempo que pidieron para cumplir la vida de pruebas.

Nadie debió haberse dado indebida importancia, en la prueba de la vida; porque lo que fué y lo que es cada uno, ya estaba materializado en otras infinitas criaturas.

No había que ser presuntuoso en la prueba de la vida; y mucho menos cuando se espera un divino juicio final de parte de Dios.

Los que fueron presumidos con lo que sabían en la prueba de la vida, se llanarán de verguenza; porque de ellos se burlarán.

La fé que cada uno cultivó en la prueba de la vida, no debió de incluir la ira, el enojo, el dime y yo te diré; porque tales extrañas sensaciones no son de la luz; y dividen al fruto de la fé; empequeñecen o anulan al puntaje de fé ganado; todo lo que se ganó en la prueba de la vida, todo debió de ser en puro amor; es por esto es que fué escrito: Si te pegan en una mejilla, ponle la otra; los que lo hicieron, recibirán su puntaje de luz completo; porque nada había que causara su división.-

Todos eran presos de sus propias pasiones, por poseer más que otro; el que nada anhela, por no perjudicar a otro, éste sí que es libre; porque no es prisionero de sus complejos.

El orgullo es lacra contraria a la humildad.


Todo orgullo hiere; y es indigno de un cristiano.

Todo el que dividió en la convivencia humana, será también dividido en otras exsistencias de otros mundos.

Todo el que fué orgulloso, será repudiado y despreciado.

Unos tratan de ser superiores a otros; sepultan la verdadera humildad de sus corazones.

Los que sabiendo que había que ser humilde, no lo fueron, sus ideas crearán en el espacio mundos de todas las categorías de orgullo.
0
0
0
0No comments yet