Check the new version here

Popular channels

¿La maldición del clima o de la imprevisión?

¿La maldición del clima o de la imprevisión?


Es difícil sustraerse a la realidad del dengue. Esta enfermedad -que muchos creíamos "de otras latitudes"- nos sorprendió mirando para otro lado, aunque desde hace años especialistas de todo el mundo vienen advirtiendo que, por influencia del calentamiento climático, los cambios sociales y económicos, y las migraciones humanas y animales, están variando la distribución geográfica y la dinámica de muchas enfermedades infecciosas, como la malaria, el dengue y el cólera.

Este es precisamente el tema central del informe "Clima global y eventos climáticos extremos", del Instituto de Medicina, organismo consultor de las Academias Nacionales de Ciencias de los Estados Unidos, que organizó un foro sobre "amenazas microbianas".

Según afirma el estudio, los estrechos vínculos que existen entre el clima y las epidemias se conocen desde el amanecer de la medicina. Los aristócratas romanos se retiraban cada verano oa sus residencias en las colinas para evitar la malaria. Y los pobladores del sur de Asia comprendieron pronto que si en pleno verano comían los alimentos muy condimentados, tenían menos riesgo de diarrea.

Hoy, los cambios originados por el aumento de las temperaturas están desplazando los hábitats de vectores que transmiten enfermedades hacia zonas ubicadas en otras alturas y latitudes, donde a veces se encuentran las ciudades más pobladas.

Pero el patrón de transmisión y propagación de las epidemias no sólo responde al clima, sino también a un sinnúmero de variables sociales y demográficas, comerciales y de transporte.

Para hacerse una idea de lo que significa la movilidad humana a lo largo y ancho del planeta, basta con tener en cuenta que se registran anualmente ¡802 millones de arribos internacionales! Y que esos movimientos incluyen, además, el traslado de animales, plantas y microbios, tanto como el intercambio de productos que incluyen organismos vivos.

Finalmente, hay otro factor que determina la distribución de epidemias: son las intervenciones sanitarias. Por supuesto, es vital hacerlas antes -antes- de que aquellas nos sorprendan.

Como reza el lema del Instituto de Medicina, atribuido a Goethe: "Saber no basta; tenemos que aplicar [los conocimientos]. Querer no es suficiente; tenemos que hacer".


F!
0
0
0
0
0No comments yet