Popular channels

La nueva estafa de Sony

Hace casi un mes que Sony presentó al público su próxima consola de sobremesa, la PlayStation 4. Con ella llegaron un buen puñado de buenas noticias, pero también una, o varias, bastante desastrosas que no han recibido toda la atención que creo que se merecen.



La noticia no es otra que la NO retrocompatibilidad con los juegos de PlayStation 3 y, aquí viene lo importante, con los juegos descargados en PlayStation Network. Lo primero es una jugarreta que ya nos lo olíamos teniendo en cuenta lo que pasó con PS3 y los juegos de PS2, pero lo segundo, si se cumple realmente, podría ser una de las mayores tomaduras de pelo que he visto nunca en mis más de 20 años de dedicación enfermiza a la industria.

Con esta medida tan absurda, al borde de la legalidad, de no poder volver a descargar los juegos comprados en PS3, básicamente nos están diciendo que lo que hemos ido comprando durante los casi 7 años que la consola lleva activa en el mercado en realidad es un alquiler y no una compra. Un alquiler que dura hasta que quieras actualizar el hardware para poder seguir jugando a los títulos que esa misma compañia vaya lanzando.
Toda esa reputación que Sony se ha ido ganando poco a poco con su tienda virtual ha sido arrojada por la borda en una jugada casi suicida que, espero con toda mi alma, arrastren negativamente durante la vida de PlayStation 4.



Creo que todavía la gente no es consciente de la tomadura de pelo tan grande que supone esto. Puede que muchos no os hayáis gastado grandes cantidades en PSN (yo creo que no he llegado a los 100€ en total), pero hay gente que verdaderamente tienen una monstruosa colección en su disco duro. ¿Qué pasa con todos esos juegos? Saltará el fan desquiciado de turno a decirme que si quieres jugar a esos juegos solo tienes que volver a conectar tu consola antigua. Dejando a un lado lo reprobable que resulta tener que hacer algo así, ¿qué ocurrirá cuando la consola se deje de fabricar y la tuya se estropee? Di adiós, definitivamente, a toda esa colección. Pero no te preocupes, que seguramente idearán una nueva forma para que puedas volver a comprarlos y jugarlos en las siguientes consolas que la compañía vaya sacando al mercado.

Si la compra de todos esos juegos fuera física la estafa se vería algo camuflada porque el usuario, al menos, podría decir que tiene en su poder algo de todo eso que en su día compró. Pero en este caso todos estos juegos acabarían desapareciendo tarde o temprano. Sin posibilidad de conservar para rejugar, para colección, para venderlos o para lo que nos salga de nuestra santa alma, que para eso pagamos por ellos.

¿Os acordáis cuando Sony capó la retrocompatibilidad con PS2 de repente y, misteriosamente, al poco tiempo empezaron a anunciar colecciones en HD de juegos de PS2? Esta vez han vuelto a hacer lo mismo pero de forma todavía más disimulada. ¿No os habéis fijado que PlayStation Network ha cambiado drásticamente los precios de sus juegos para PS3? Recuerdo hace tan solo un año que los precios eran absolutamente abusivos e insultantes si los comparábamos a los de verdaderas grandes tiendas digitales como Steam o GOG.
Ahora, si navegamos por el catálogo veremos un buen puñado de juegos tirados de precio, casi irresistibles si queremos comprarlos a medias con algún conocido.
¿No es demasiada casualidad que ocurra esto un año antes de la salida de una consola que NO admite ninguno de los contenidos que hayas comprado en PS3?



Lo peor de todo es que la gente picará. Sony se saldrá con la suya porque su reputación parece ser que no se mide por el mismo patrón que el resto de competidores.
Imaginad que cada vez que cambiárais de ordenador perdiérais todo el contenido comprado en Steam. Probablemente Valve ya hubiera dejado de existir.
Por alguna razón que se escapa de mi comprensión, las consolas tienen su coto privado de caza, con sus propias reglas donde se permite estafar al usuario, humillarlo una y otra vez y que éstos no solo no rechisten, sino que además compren gustosamente todo lo que las compañías le vomitan a la cara.

Como siempre, y una vez más (esta va a ser la frase más repetida de la historia de LSK): tenemos lo que nos merecemos.

FUENTE
0
0
0
0No comments yet