Check the new version here

Popular channels

La retórica K.

Me asombra la retórica K, es tan brillante, tan magnánima, tan iridiscente.... En un kircheriista uno puede encontrar interpretaciones fellinescas de la realidad, aunque el mismisimo Fellini queda´ria corto ante tamañas invenciones, no seamos injustos, la génesis del absurdo se tambalea cada vez que toma la palabra un Economista K. Y eso que Ciencias Económicas es una carrera ardua, de grado, donde se suda la gota gorda para salir airoso y con honores: pero el economista K, como es tan abarcador, tan hábil, tan revelador, que apela a metáforas inconducentes, como un poetastro recién editado, v.g.r. "Usted no hizo mala praxis, es como si un médico hubiese agarrado un bisturí y hubiese atacado a puntazo limpio en el pecho del paciente, es un homicidio", ahí es donde la platea grita enardecida, donde se arremolina la pluma de Garcia Lorca y se esconde de la verguenza ante tamaña obra maestra de las letras universales. Un econocmista k es polirubro, como un almacén de Ramos Generales de antes, ¿se acuerda?, contaban con productos de toda índole, desde un destornillador a una cafetera eléctrica; entonces nuestro personaje apela al sentimentalismo barato, al nacionalismo a borbotones, nacionalistas ellos, pero no peden serlo por ejemplo los estadounidenses porque ellos son fascistas si son ancionalistas o los europeos, esos no puede, es un privilegio argentino, nuestro, "No volvamos al pasado, a las recetas viejas, que sólo trajeron pobreza en Argentina", espeta el aprendíz de che guevara, con una mirada recia, desafiante, pero los números y los hados no lo acompañan, y se le ven los hilos desde la luna misma, como una marioneta tintineante, sin vida, que requiere de manos hábiles, manipuladoras, entonces repite el fundamentalismo extremo : "No me causa risa la pobreza de la gente", mientras la clase media desangrada culmina su jornada con una sonrisa celestial; al menos eso se le permite en el país de los malos entendidos.

0
0
0
0No comments yet