Check the new version here

Popular channels

Les contare una historia muy interesante

Seguramente la mayoría nunca ha escuchado los siguientes nombres pero no importa ya que la historia es corta, nuestra historia tiene únicamente 2 protagonistas de los cuales presentare una pequeña biografía con el objetivo que el lector sepa de quienes se trata.

Primer protagonista




Justo Rufino Barrios nació en San Lorenzo, San Marcos, Guatemala el 19 de julio de 1835, este personaje Fue uno de los líderes de la Revolución Liberal de 1871 para derrocar al entonces presidente, seguidamente fue nombrado comandante General donde entre otras estableció el servicio militar obligatorio para todos los hombres comprendidos entre los 18 y 50, en 1873 ganó las elecciones presidenciales, en 1882Barrios firmó un tratado de límites con México mediante el cual Guatemala renunciaba a toda reclamación sobre Chiapas y Soconusco y se establecía la frontera común, algunos historiadores afirman que el beneficio que obtuvo por la entrega de estas tierras fueron armas y fusiles.


Más adelante en su gobierno, decidido a llevar a cabo la unión centroamericana, Barrios invadió el territorio salvadoreño con un ejército de 15 000 hombres.
También realizo algunos proyecto e iniciativas de ley que aun benefician al pueblo Guatemalteco si quieren sabes más de el acá les dejo un linck http://wikiguate.com.gt/wiki/Justo_Rufino_Barrios , para algunos un liberal para otros tirano y algunos pocos también le consideran un héroe su figura aún perdura en el billete de Q5.00 y algunos monumentos.


Segundo protagonista



Poeta. Nació en la hacienda “El Paxte” , en las Faldas del volcán de Ipala, en el departamento de Chiquimula el 3 de julio de 1856. Realizo estudios en el colegio de San Buenaventura, graduándose como bachiller en Filosofía. Estudio medicina y ciencia jurídicas sin concluir ninguna de estas carreras. Ingreso en el ejército llegando a obtener los galones de coronel. A la caída del gobierno del mariscal Vicente Cerna, que era tío suyo Ismael fue aprendido y encarcelado. Posteriormente salió exiliado a el Salvador. Regreso subrepticiamente a Guatemala en 1884, pero nuevamente fue encarcelado.

Una vez identificados los personajes iniciaremos el relato el cual se sustenta en bases puramente narrativas sin sustentos bibliográficos.
Ismael Cerna fue encarcelado 2 veces por Justo Rufino Barrios quien Mando a asesinar cruelmente a su padre y hermanos, mientras Cerna estaba encarcelado escribió un poema dedicado a Barrios el cual entrego a unos de los soldados que resguardaban la prisión para que lo hiciera llegar a su inmediato superior, cuando el poema llego a manos de Barrios este pidió que forma inmediata presentaran ante el al autor, cuando Cerna se encaró a Barrios le dijo:

Barrios
? Has sido tu quien escribo esto?

Cerna
¡Así es!

Barrios
¿Tendrías el valor de recitarlo frente a mí?

Cerna
¡Será un gusto y además lo hare viéndote a los ojos!!

Barrios
Si tienes el valor de hacerlo sin temblar te perdonaré y podrás irte libre!!

Cerna
No Necesito tu perdón y tengo libertad desde que nací.


Cerna

¿Y qué? Ya ves que ni moverme puedo
y aún puedo desafiar tu orgullo vano.
¡A mí no logras infundirme miedo
con tus iras imbéciles, tirano!Soy joven, fuerte soy, soy inocente
y ni el suplicio ni la lucha esquivo;
me ha dado Dios un alma independiente,
pecho viril y pensamiento altivo.
Que tiemblen ante ti los que han nacido
para vivir de infamia y servidumbre,
los que nunca en su espíritu han sentido
ningún rayo de luz que los alumbre;
Los que al infame yugo acostumbrados
cobardemente tu piedad imploran;
los que no temen verse deshonrados
porque hasta el nombre del honor ignoran.
Yo llevo entre mi espíritu encendida
la hermosa luz del entusiasmo ardiente;
amo la libertad más que la vida
y no nací para doblar la frente.
Por eso estoy aquí do altivo y fuerte
tu fallo espero con serena calma;
porque si puedes decretar mi muerte,
nunca podrás envilecerme el alma.
¡Hiere! Yo tengo en la prisión impía
la honradez de mi nombre por consuelo.
¿Qué me importa no ver la luz del día
si tengo en mi conciencia la del cielo?
¿Qué importa que entre muros y cerrojos
la luz del sol, la libertad me vedes,
si ven celeste claridad mis ojos,
si hay algo en mí que encadenar no puedes?
Sí, hay algo en mí más fuerte que tu yugo,
algo que sabe despreciar tus iras
y que no puedes sujetar, verdugo,
al terror que a los débiles inspiras.
¡Hiere…! Bajo tu látigo implacable,
débil acaso ante el dolor impío,
podrá flaquear el cuerpo miserable,
pero jamás el pensamiento mío.
Más fuerte se alzará, más arrogante
mostrará al golpe del dolor sus galas:
el pensamiento es águila triunfante
cuando sacude el huracán sus alas.
Nada me importas tú, furia impotente,
víctima del placer, señor de un día;
si todos ante ti doblan la frente
yo siento orgullo en levantar la mía.
Y te apellidas liberal, ¡bandido!
tú que a las fieras en crueldad igualas,
tú que a la juventud has corrompido
con tu aliento de víbora que exhalas.
Tú que llevas veneno en las entrañas,
que en medio de tus báquicos placeres,
cobarde, ruin y criminal te ensañas
en indefensos niños y mujeres.
Tú que el crimen ensalzas y encarneces
al hombre del hogar, al hombre honrado;
tú, asesino, ladrón, tú que mil veces
has merecido la horca por malvado.
Tú ¡Liberal…! Mañana que a tu oído
con imponente furia acusadora
llegue la voz del pueblo escarnecido
tronando en tu conciencia pecadora…
Mañana que la patria se presente
a reclamar sus muertas libertades
y que la fama pregonera cuente
al asombrado mundo tus maldades;
al tiempo que maldiga tu memoria
el mismo pueblo que hoy tus plantas lame,
el dedo inexorable de la historia
te marcará como a Nerón, ¡infame!
Entonces de esos antros tenebrosos
donde el honor y la inocencia gimen;
donde velan siniestros y espantosos
los inicuos esbirros de tu crimen;
de esos antros sin luz y estremecidos
por tantos ayes de amargura y duelo;
donde se oye entre llantos y gemidos
el trueno de la cólera del cielo,
con aterrante voz, con prolongada
voz, que estremezca tu infernal caverna
se alzará cada víctima inmolada
para lanzarte maldición eterna.
En tanto, hiere déspota, arrebata
la honra, la fe, la libertad, la vida;
tu misión es matar: ¡sáciate, mata
mata y báñate en sangre fratricida!
mata, Caín, la sangre que derrames
entre gemidos de dolor prolijos
¡oh! Infame, el mayor de los infames,
irá a manchar la frente de tus hijos.
Aquí tienes también la sangre mía,
Sangre de un corazón joven y bravo,
No quiero tu perdón me infamaría…
Mártir prefiero ser, a ser esclavo.
¡Hiéreme a mí que te aborrezco, impío!
a ti que con crueldades inhumanas
mandaste a asesinar al padre mío
sin respetar sus años, ni sus canas.
Quiero que veas que tu furia arrostro
y sin temblar que agonizar me veas,
para lanzarte una escupida al rostro
y decirte al morir: maldito seas.


0
0
0
0No comments yet