Check the new version here

Popular channels

Líder y emprendedor

Rafael de Jesús Ortega Zulueta (9K33J).

Programa de la maestría “Vida, Misión y Obra de Los Grandes Líderes de la Historia”.

CFE en conjunto con el Instituto de Ciencias y Estudio Superiores.




Ser un gran líder no significa que alguien ocupe una posición o lugar determinado con responsabilidades en organizaciones en ciertas cúpulas para manipular o usar el poder a su antojo. No significa ser una persona que administre grupos de trabajo para obtener beneficios particulares y que actúe diferente a lo que realmente dice o pretende ser; tal y como lo menciona Álvarez de Mon “el liderazgo basado en el elitismo, en la obsesión por el poder y en el paternalismo esta pasado de moda... entonces el liderazgo se concibe como un desafío cotidiano, cambiante y plural al alcance de todos los profesionales comprometidos”.

Para convertirse en un gran líder se requiere tener conocimiento de todas las personas que lo rodean, cualidades y aptitudes que permitan desarrollar y saber encausar a los demás, alentarlos a ser cada día mejores y así juntos conquistar nuevos horizontes. Los grandes líderes de la historia se caracterizan por ser seres que actuaron con firmeza y siempre mantuvieron un gran espíritu de lucha hasta el final de sus vidas. Fueron ejemplo para sus comunidades y siempre mantuvieron congruencia con todo lo que decían, hablaban y luchaban. Por este tipo de razones es que lograron trascender a través de los tiempos y por ello forman parte de la historia.

Para convertirse en un gran líder debemos ser empáticos con quienes nos rodean y ayudarlos a explotar sus conocimientos y aptitudes de la manera correcta para que ellos mismos superen sus complejos y rompan con las cadenas de derrotismo que caracteriza a muchos de los mexicanos.
Un líder que se ha convencido en ser un emprendedor natural durante el trayecto de su vida y ha comprendido como utilizar su inteligencia emocional en beneficio personal y colectivo, para preparar, mejorar sus cualidades y fortalecer sus aptitudes con capacitación constante; aquel líder que busca y aprovecha las oportunidades desarrollando una visión de competencia y organización inigualables para su beneficio y acorde a las aspiraciones de todos. Un líder de excelencia escucha retroalimentaciones y lucha incansablemente comprometido con una sola finalidad… obtener éxito en su vida.

Es cierto que en el transcurso de la vida los líderes se encontraron con tropiezos que sacudieron su destino y modificaron con un giro radical su forma de pensar y que esos tropiezos fueron los que permitieron abrir los ojos para corregir el rumbo y darse cuenta que habían cometido un error. Y que un tropiezo es sola y únicamente eso en su vida, un simple error. Así mismo debemos entender que cada ocasión que fallamos cuando buscamos algo es simplemente otra forma de aprender algo en la vida y que esa falla no fue más que un error; una experiencia más para hacer las cosas diferentes y así empezar de nuevo.

Los líderes de hoy y siempre son personas con gran sentido humanitario y de responsabilidad, un alto sentido de ética e integridad; son personas empáticas que actúan con congruencia. Los líderes empresariales también se han destacado por su alto sentido de organización y no son otra cosa que personas con el mismo nivel de aprendizaje pero con diferentes hábitos y cualidades siendo estas últimas diferentes en cada uno de nosotros y no solamente se encuentran reservadas a ciertas cúpulas o personajes, dice Lance Secretan “En el nuevo estilo de liderazgo empresarial los lugares de trabajo se caracterizan por el amor y la verdad”.
Aunque si bien es cierto que para convertirse en un gran líder no se logra de la noche a la mañana, si debemos empezar a conocernos a nosotros mismos para comenzar cuanto antes. Aprender de nuestros errores en el pasado y modificar las acciones haciendo un análisis a conciencia de lo bueno y malo que hemos hecho con anterioridad. Si empezamos hoy mismo, nos daremos cuenta que ninguno de nosotros está muy lejos de la meta y que comenzamos nuestro camino desde hace ya algún tiempo atrás, si bien nos falta seguir aprendiendo debemos empezar por considerar y corregir nuestros errores del pasado y si tomamos de base todo la historia que hemos escrito podemos empezar por cambiar eso que nos aqueja y en unos cuantos años nos daremos cuenta que nuestro camino es más corto de lo que parece.


Bibliografía:
Álvarez De Mon Santigo (2001). El mito de un líder. Expansión y Encuentro.
Cristina Ruperez Z (1999). El liderazgo de uno mismo, basado en valores.

0
0
0
0
0No comments yet
      GIF
      New