Check the new version here

Popular channels

Llegó la época de las noticias lights?

Lee esta nota por favor..... es de verdad importante, vas a darte cuenta de algo (no es pesada, es "ligera"

Algo está pasando con las noticias en la TV. Se aligeran los contenidos, se transforman los perfiles de determinados comunicadores y hay cambios de piel que asombran. Las corbatas retroceden, avanzan las camisas escocesas y los peinados atildados dan paso a pelos revueltos, camperas de cuero en vez de trajes y rockers en lugar de los hombres de oficina que de riguroso traje solían darnos las noticias. El mundo al revés: en CQC, programa que busca ser más risueño que informativo, presentan a uno de sus enviados desde Medio Oriente, algo que no sucede en los noticieros de verdad, donde se ríen de bloopers tontos.

¿Qué pasó? ¿Cambió el sacrosanto paradigma "good news, no news"? ¿La gente se hartó de pálidas? En tal caso, he ahí una gran noticia para el Gobierno: tras las monumentales protestas de años anteriores (cacerolazos, paros gremiales, etc.) y las elecciones legislativas del año pasado, que cerraron el paso a las fantasías reeleccionistas del oficialismo, la ciudadanía se corrió de los extremos. El fin a la vista del tercer mandato kirchnerista ha sosegado en parte sus ánimos y demanda que la TV también se tranquilice. Los canales , por eso, se abocan ahora a inyectar en sus pantallas optimismo y frivolidad.

La tendencia se fue dando paulatinamente, pero previo al Mundial hubo una aceleración del proceso. De pronto, ya no todas fueron noticias duras, ni siquiera en las señales más críticas. Curioso.

Al principio pareció una estrategia limitada a cables oficialistas. En cuanto la gente de Indalo (Cristóbal López) empezó a mandar en C5N, su agenda se volvió más pasatista, elevó el protagonismo de su cronista Robertito y ablandó el perfil duro de Eduardo Feinmann, al convertirlo casi en su propia parodia. Aún le queda por resolver el desafío de incorporar contenidos deportivos, algo que hará.

Mientras Indalo no le encontró la vuelta a Radio 10 y hundió con todas sus fuerzas el liderazgo que supo defender durante la era Hadad, en cambio con C5N parece tener una estrategia más clara que no sólo le da muy buenos resultados en audiencia, sino que hasta contagió a su competencia.

TN, en efecto, desapoltronó a sus conductores, hasta hace poco rígidamente petrificados detrás de sus escritorios y los puso a caminar por un estudio mucho más colorido. Hasta se atrevió a aligerar su temario como nunca antes lo había hecho (incluso metiendo las patéticas cuitas personales de los chimenteros más famosos y otros asuntos muy menores, que antes no osaba tocar).

En premio a que El juego limpio es el programa político más visto de TN, su conductor, Nelson Castro, está desde hace algunas semanas al frente de la franja diaria que va de las 18 a las 21. Intentan desacartonarlo rodeándolo de columnistas de temas más livianos y un imitador (Ariel Tarico) que hace una versión K del periodista. Algo parecido le sucede a Feinmann, pero con un muñeco virtual que lo caricaturiza aún más.

Canal 26 es una cuña entre los grandes del cable, TN y C5N. Perteneciente a Telecentro, empresa de Alberto Pierri, esa señal traza en pantalla un delicado equilibrio. Anteayer, Afsca iba a tratar su adecuación a la ley de medios, pero la sesión fue postergada.

En los segmentos meramente informativos, el 26 mantiene cierta neutralidad, pero los programas que más audiencia concitan son los nocturnos y muy críticos de Alfredo Leuco y Mariano Grondona, de frecuencia semanal y, especialmente, el diario Plan M, con Maximiliano Montenegro, un magazine periodístico que matiza opiniones diversas y que no es para nada concesivo en lo económico. Este ciclo lidera cómodamente su franja (21 a 22) con varios invitados e informes por emisión. En América 24 hubo movimientos en la grilla, para hacerle lugar en horario central a Rolando Graña, que no mueve mayormente el amperímetro. C5N, por su parte, bajó de las 22 a las 21 las más que eclécticas entrevistas de Chiche Gelblung.

Al cable se le hace dura la competencia de ShowMatch, que le restó audiencia. Sólo falta que también organice certámenes de baile.

Los kirchneristas, después de una abstinencia autoimpuesta de varios años, vuelven tímidamente a dejarse ver en las señales del Grupo Clarín y no sólo en TN (la incursión más comentada fue la de Amado Boudou en el programa de Tenembaum y Zlotogwiazda) sino también en El Trece y nada menos que en la mesa de Mirtha Legrand (Estela de Carlotto, Mariano Recalde, entre otros).

Los noticieros de la TV abierta también se aggiornan y son capaces, como Telenoche, de darle su título de apertura a temas secundario desplazando por varios minutos a otros de mayor importancia.

Síntesis, el informativo de trasnoche de El Trece, rompe la clásica dupla de conductores hombre-mujer para presentar una mesa más poblada que sirve a veces de escenario a los chisporroteos entre Mario Massaccesi y Juan "Rifle" Varela, que ya son materia de conversación en los ciclos de panelistas.

Ahora la "prensa del corazón" también se fija en los periodistas, y no sólo en los chimenteros. Todavía resulta inexplicable el sorprendente interés que suscitó la separación de Fabián Doman. El periodista, que saltó a las tapas de las revistas, se convirtió en una de las flamantes adquisiciones del Grupo Clarín para Metro y El Trece. Créase o no.
0
0
0
0No comments yet