About Taringa!

Popular channels

(Mega Post) Los 25 asesinos más crueles de la historia pte.1





25. Talat Pashá




Mehmet Talat Pashá fue el Gran Visir del Imperio Otomano entre los años 1917 y 1918, pero ya antes de llegar a ser visir era uno de los principales dirigentes de su nación. En 1915, siendo Ministro del Interior, Talat emitió la orden de aniquilar a todas las personas de etnia armenia o deportarlos hacia Siria y Mesopotamia. Los armenios fueron asesinados, torturados, robados, violados y deportados hacia campos de concentración, se les obligó a intentar llegar desde Turquía hasta Siria o Mesopotamia a pie y desnudos, y si no resistían el trayecto los asesinaban a fuerza de bayonetas, hachas, garrotes, martillos, espadas y sierras. Toda la población masculina de origen armenio que vivía en la ciudad de Angora (actual Ankara) fue exterminada. A muchos los castraron, decenas de miles fueron quemados o hervidos vivos, ahogados, envenenados, desmembrados, crucificados o golpeados hasta la muerte.

Se estima que de una población de 2,5 millones de armenios, entre 1 y 1,5 millones fueron masacrados en lo que se conoció como el primer genocidio a gran escala del que se tiene registro en la historia. Talat fue asesinado en 1921 cuando estaba exiliado en Berlín, por un armenio llamado Soghomon Tehlirian.



24. Josef Mengele




(1911-1979)


Mejor conocido con el apodo de “el ángel de la muerte”, era un médico que trabajó en el campo de concentración nazi de Auschwitz. Estaba a cargo de seleccionar a los judíos que serían asesinados o enviados a los campos de concentración. Practicó muchos experimentos en seres humanos. Los experimentos más famosos los realizó con gemelos. Buscaba semejanzas y diferencias genéticas entre los gemelos, y quería ver si el cuerpo humano podía ser manipulado. Experimentó con cerca de 3.000 gemelos, de los cuales sólo 200 lograron sobrevivir.
A los gemelos los ordenaba por sexo y edad. Les echaba químicos en los ojos para ver si les podía cambiar el color, cosía a los gemelos entre sí para ver si podía crear siameses. A veces intentaba cambiarles el sexo, o bien obligaba a los padres a matar a sus hijos. Torturó a niños para ver por cuánto tiempo podían sobrevivir. Frecuentemente golpeaba a los prisioneros él mismo hasta matarlos. Envió a más de 400.000 personas a morir en las cámaras de gas.
Con la derrota nazi, Mengele escapó con su familia a América del Sur, donde vivió hasta el resto de sus días. Se cree incluso que ya estando en Brasil realizó experimentos con cerca de 88 gemelos. Murió de un infarto cerebral en 1979, mientras nadaba plácidamente en las costas brasileñas.



23. Reinhard Heydrich





Reinhard Heydrich fue el jefe de la Oficina Central de Seguridad de la Alemania nazi, y el cerebro detrás de la llamada “solución final” al problema judío, es decir, el genocidio. Fue responsable de la muerte de millones de personas, incluyendo la matanza masiva de oficiales soviéticos y de judíos rusos durante la invasión alemana a la Unión Soviética, la cual provocó la muerte de más de un millón de personas. Forzó a unos 60.000 judíos a irse de Alemania a Polonia, donde los recluyeron en guetos. Le presentó a Hitler un plan para exterminar a unos 11 millones de judíos, una vez que Alemania invadiera a todos los países de Europa. Un atentado en Praga, República Checa, terminó acabando con su vida en 1942, y el régimen nazi respondió aniquilando a todo un pueblo checo, llamado Lídice.



Reinhard Heydrich y Heinrich Himmler (#20)



22. Osama bin Laden





Osama bin Laden fue un terrorista islámico muy conocido, que fungió como el líder de la organización Al Qaeda. "Fue" el responsable principal del atentado a las torres gemelas del World Trade Center en Nueva York, ocurrido el 11 de septiembre de 2001. En ese ataque murieron más de 3.000 personas y cerca de 6.000 fueron heridas. También fue el responsable de los ataques a las embajadas estadounidenses en Etiopía, Tanzania y Kenya, hechos en los que 212 personas murieron y 4.000 más resultaron heridas.
Además, Bin Laden patrocinó la masacre de Luxor en 1997, en la que murieron 72 personas, turistas en su mayoría. Causó otros atentados de Al Qaeda alrededor del mundo, como el de Madrid en 2004 que dejó a 191 personas muertas e hirió a más de 2.000. En octubre de 2002 en Bali, Indonesia, otro atentado mató a 202 personas. En 2004 se produjo el atentado del SuperFerry que mató a 119. Miles de iraquíes han muerto a causa de los atentados de Al Qaeda, la organización que dirigía Bin Laden.
Su atentado del 11 de septiembre dio pie a la “Guerra contra el Terror” que emprendió el gobierno de George Bush, la cual causó la muerte de entre 150.000 y 1,2 millones de personas. Finalmente fue asesinado el 2 de mayo de 2011 por agentes estadounidenses.



Como funciona el cristianismo.



21. Saddam Hussein




Fue el dictador de Irak desde 1979 hasta 2003, período durante el cual cerca de 2 millones de personas murieron como resultado de sus acciones. Autorizó muchos ataques contra su propio pueblo, como el ataque químico a la aldea kurda de Halabja, que mató a unas 5.000 personas. Dirigió una campaña de terror contra el pueblo kurdo, matando a entre 50.000 y 100.000 personas de esa etnia. Un reporte de Amnistía Internacional concluyó que “las víctimas de tortura en Irak son sometidas a un amplio rango de crueldades, incluyendo la extracción de sus ojos, golpes severos y descargas eléctricas… muchas víctimas han muerto y otras han quedado con daños físicos o psicológicos permanentes”.
Saddam también ordenó el asesinato de aproximadamente 40 de sus propios familiares, y ejecutó a más de 400.000 iraquíes. Muchos de éstos fueron torturados hasta la muerte, y el proceso fue grabado, para que Saddam pudiera verlo todo desde la comodidad de su hogar. En 2006 fue colgado después de encontrársele culpable de crímenes de lesa humanidad por un Tribunal especial iraquí.



...






20. Heinrich Himmle




Heinrich Himmler fue el jefe de las SS, el segundo nazi más poderoso (después de Adolf Hitler) y uno de los arquitectos de la “solución final al problema judío”. Le insistió a Hitler para que se decidiera a masacrar de una vez a todos los judíos y a otras etnias. Fue uno de los responsables más destacados de la muerte de unos 6 o 7 millones de polacos, rusos, comunistas y discapacitados.
Una vez Himmler dijo: “lo más decisivo está en el este, donde hay unos 200 millones de rusos que deben ser exterminados en el campo de batalla, uno por uno. Hay que hacerlos sangrar hasta que se mueran”. Su casa tenía muebles y libros fabricados con la piel y los huesos de víctimas del holocausto judío. Al acercarse al final de la guerra se suicidó envenenándose.


19. Adolf Eichmann





Este fue otro “arquitecto” del holocausto judío. Su tarea era rodear a los judíos y forzarlos a entrar en los guetos o campos de concentración. Fue el responsable de la organización y ejecución diaria y en el terreno de la “solución final”. Organizó el registro, transporte y cremación de los judíos de Europa durante el régimen nazi. Una vez dijo que al momento de morir, entraría a su tumba saltando de alegría por haber podido matar a por lo menos 5 millones de judíos, ya que eso lo llenaba de gozo y felicidad. También dijo que si Hitler le hubiese ordenado matar a su padre, él lo hubiera hecho con gusto.
Escapó a Argentina, donde vivió bajo el nombre de Ricardo Klement durante 15 años. Fue capturado en mayo de 1960 por los cuerpos de seguridad israelíes. Fue sentenciado y colgado por haber cometido unos 15 crímenes.


18. Maximilien Robespierre





Fue el líder de la Revolución Francesa. Antes de convertirse en tirano, quería que el pueblo de Francia tuviera libertad y derechos, pero en cuanto llegó al poder su personalidad cambió y se obsesionó con guillotinar a todo el mundo. Empezó lo que se llamó como el “Reinado del Terror”, un período de 10 meses en el que se llevaron a cabo ejecuciones masivas. Se volvió paranoico y empezó a ver a todo el mundo, incluso a sus más allegados amigos, como enemigos. Mandó a cortarle la cabeza a todo aquel que no estuviera de acuerdo con la revolución. Mandó a guillotinar a familias enteras de aristócratas y de gente común, incluso a sus más cercanos amigos. La mayoría de ellos fueron ajusticiados sin someterlos a juicio.
Cerca de 40.000 personas fueron guillotinadas o bien murieron en prisión, como sucedió con el rey Luis XVI y la reina María Antonieta. Además, se le responsabiliza por los cientos de miles que murieron en las guerras de la revolución francesa. Las tropas bajo su mando aplastaron cruelmente la Rebelión de Vandea, matando a unos 100.000 hombres, mujeres y niños. Robespierre creía que matar a la gente era preferible que perdonarlos. Al final fue guillotinado en 1794, sin previo juicio.



17. Kim Il Sung





Fue el dictador comunista de Corea del Norte desde 1948 hasta 1972, y propició la Guerra de Corea, que tuvo como resultado 3 millones de muertos. Después de la guerra, se dedicó a lavarle el cerebro al pueblo norcoreano para que lo idolatraran, mientras empeoraba sus condiciones de vida. Mató a todos sus funcionarios cercanos para evitar que se convirtieran en sus rivales políticos. Además, exilió o bien ejecutó al 90% de los generales que combatieron por él durante la guerra. Envió a más de 200.000 prisioneros políticos a campos de concentración. A la gente se la llevaba a campos de concentración por cosas triviales, como dejar caer accidentalmente la foto de Kim al suelo. En esos campos, a los prisioneros se les dejaba morir de hambre, se les torturaba o se les ponía a trabajar hasta la muerte.
Una de las torturas más frecuentes que se usaban en los campos de concentración era obligar a los prisioneros a mantenerse arrodillados y sin moverse, dentro de una caja, durante meses, hasta que morían. Cientos de miles fueron ejecutados.
Cuando comenzó su régimen en 1948, había en el país unos 22 millones de personas, pero en los años siguientes hasta 3,5 millones murieron debido a la hambruna. Kim Il Sung murió en 1994 de un ataque al corazón, siendo sucedido por su hijo Kim Jong Il, quien a su vez murió en 2011, y lo relevó en el cargo su hijo Kim Jong-un. Hasta el día de hoy, Corea del Norte sigue siendo dirigida por este descendiente de Kim Il Sung, el cual ha demostrado que no es muy diferente a su abuelo.




16. Ayatolá Ruhollah Jomeini





Fue el líder de la revolución iraní de 1979, y con el triunfo de ésta se convirtió en el líder religioso de Irán desde 1979 hasta 1989. Su revolución causó la muerte de hasta 60.000 personas, e implantó la cruel ley islámica o Sharia a la gente común y corriente. A partir de entonces, hombres y mujeres se vieron obligados a vestir de acuerdo con estrictas normas, y se implantaron duras penas. Podían meterte preso o torturarte por cosas como escuchar música, y un beso en público acarreaba un castigo de 100 latigazos. Los que no creían en Alá, el dios islámico, eran torturados y asesinados. A los acusados de robo se les cortaban las manos.
A miles los colgaron, los dejaron ciegos, los mataron con gases, los apuñalaron en el corazón, los lapidaron hasta la muerte o los quemaron vivos. A las mujeres se les podía acuchillar la cara, o desfigurarlas con ácido. Algunos niños fueron colgados desde grúas. Jomeini ordenó matar a todos los prisioneros que no se arrepintieran de haber realizado actividades contra su gobierno. En cinco meses, unas 30.000 personas fueron ejecutadas, y el líder religioso se dedicó a promover su “revolución islámica” en otros países del Medio Oriente.
Saddam Hussein temió que las milicias de Jomeini se extendieran hacia su país, así que decidió atacar a Irán, lo que desató una guerra que causó entre 1 y 2 millones de muertos. A Jomeini le encantaba enviar a la guerra a los muchachos más jóvenes, y cuando Saddam le ofreció la paz, lo rechazó. Debido a la larga guerra, también murieron cerca de 1 millón de iraníes a causa de la hambruna.
Jomeini fue un fundamentalista islámico que patrocinó a muchos grupos terroristas y sembró la semilla del extremismo islámico a lo largo y ancho del mundo. Murió de cáncer en 1989.


15. Hirohito




Fue el emperador de Japón desde 1926 hasta 1989. Durante su largo reinado, él y su ejército perpetraron infinidad de crímenes de guerra y mataron a una enorme cantidad de chinos, indonesios, coreanos, filipinos e indochinos. Fue el responsable directo de la famosa y espantosa “Masacre de Nankín” de 1937, en la que murieron unas 300.000 personas. Ordenó que todos los prisioneros chinos fuesen eliminados. Unas 200.000 mujeres fueron violadas, y los maridos a veces fueron forzados a violar a sus esposas e hijas. Cerca de 10 millones de chinos fueron esclavizados, muchos fueron torturados e incluso ingeridos como alimento.

Los soldados japoneses al mando de Hirohito mataban a los prisioneros disparándoles, cortándoles la cabeza, quemándolos, apuñalándolos, desmembrándolos, hirviéndolos, enterrándolos vivos, quemándolos, rostizándolos, crucificándolos y empalándolos. A veces mataban a la gente usando gas venenoso, echándola a los perros entrenados o colgándolos de sus lenguas en ganchos de hierro. A los prisioneros los usaban como muñecos para practicar tiro al blanco. En Java (Indonesia), entre 4 y 10 millones de personas fueron obligadas a trabajar para el ejército japonés, y la mayoría murió. A veces cortaban los cuerpos de los prisioneros en dos, usando espadas. Frecuentemente apuñalaban a las mujeres en sus zonas íntimas usando bayonetas o troncos de bambú.
Durante la ocupación japonesa, 4 millones de personas murieron de hambre en Indonesia, y 2 millones en Vietnam. Miles fueron asesinados usando ataques químicos. Unos 400.000 murieron víctimas de las enfermedades esparcidas por la guerra, y 580.000 murieron víctimas de los experimentos humanos llevados a cabo por los japoneses. Otra masacre atroz de chinos, la Masacre de Sook Ching, acabó con la vida de entre 50.000 y 90.000 personas. En Filipinas, los japoneses cometieron la “Masacre de Manila” que mató a unos 100.000 civiles.
Los soldados de Hirohito decían que matar era cosa fácil, porque las vidas de esas personas no valían nada comparadas con la del emperador, quien era visto prácticamente como un dios. Hirohito ordenó a sus hombres matar, quemar y robar a todos los chinos que encontraran. Más de 20 millones de chinos, y 10 millones de asiáticos de otros países, fueron asesinados por los japoneses durante la Segunda Guerra Mundial, durante la cual Japón estuvo aliado con la Alemania nazi. Hirohito siguió siendo emperador hasta su muerte, que acaeció en 1989 debido a un cáncer.



14. Nerón






Nerón fue el quinto emperador de Roma, gobernando desde el año 54 al 68 D.C. Arruinó al Imperio Romano, quemó ciudades enteras y asesinó a miles de personas, incluyendo a su tía, a su hermanastra, a su ex esposa, a su madre, a su esposa y a su hermano adoptivo. De forma sistemática mató a cada miembro de su familia. Mandó a envenenar, decapitar, apuñalar, quemar, hervir, crucificar y empalar a muchas personas. Frecuentemente violaba a las mujeres, y disfrutaba cortando las venas de las personas.
Durante su reinado los cristianos fueron perseguidos sin piedad, dejaba que se murieran de hambre, los mandaba a crucificar, a quemar y a que los perros y los leones se los comieran. Muchos cristianos pensaban que Nerón era el mismo anticristo. Nerón terminó suicidándose cuando se percató de que el senado había decidido destituirlo para nombrar otro emperador.

13. Calígula



Fue el tercer emperador de Roma, desde el 37 al 41 D.C. Era extravagante y de conducta sexual desenfrenada. En los primeros 3 meses de su reinado mandó sacrificar más de 160.000 animales en su honor. Poco después sufrió una fiebre cerebral que lo dejó mentalmente perturbado. Se creía un dios, y comenzó a torturar gente. Creía que los prisioneros tenían que sufrir una muerte lo más dolorosa posible. A sus oponentes los mataba lenta y cruelmente, dejándolos agonizar durante días.
Mandó a decapitar y estrangular niños, y ordenó a sus familiares que presenciaran la ejecución de éstos. También ordenó que a muchas personas les cortaran la lengua. A los prisioneros los echaba a los animales salvajes: leones, panteras y osos. Su crueldad hacía que mucha gente cometiera suicidio antes de enfrentar las penas. Obligó a un montón de mujeres casadas a tener sexo con él, incluyendo a sus tres hermanas, mientras sus maridos lo presenciaban todo. Como su cuñado se quejó, lo mandó a matar. Su método de tortura favorito era el serrucho, con el que partía en dos a las personas, serruchando los cuerpos desde la entrepierna hasta el pecho. Además, le gustaba comerse los testículos de sus víctimas.
En el año 41 D.C. un complot puso fin a la vida de Calígula, quien recibió una puñalada mortal por parte de Casio Querea, un guardia pretoriano del que Calígula se burlaba llamándolo afeminado.















0No comments yet
      GIF