1. Estilo de Vida
  2. »
  3. Educación

Mezcla: Monitores vs. auriculares






Mezcla: Monitores vs. auriculares





Este suele ser un tema muy discutido, si mezclar con auriculares es bueno o malo. En este post vamos a ver cuándo conviene usar cada uno y en que contextos, para llegar a una conclusión final.

Para empezar, si todo lo que tenés son unos auriculares, esto no tiene que impedirte mezclar. Recordá que lo más importante no es lo que tienes sino cómo lo usas. Ahora, si podés gastar unos pesos en un par de monitores, hacelo. Vamos a ver por qué.



Todo suena increíble en los auriculares.


Quizás sea porque con ellos notas cada detalle. O será el campo estéreo exagerado. O simplemente porque el sonido está impactando de lleno en tus oídos.

Pero el hecho de que tu mezcla suene bien en los auriculares no significa que suene igual de bien en unos parlantes. Y eso es muy frustrante. Una buena mezcla en auriculares puede sonar diferente en unos monitores, o incluso en el auto, o en los parlantes de la notebook. No es que vaya a sonar mal, pero sí puede sonar distinto.


Entonces, ¿que habría que hacer?



Logra que suene bien en unos monitores antes que nada.


Se podría decir, que si una mezcla suena bien en unos monitores, 9 de cada 10 veces, va a sonar bien en unos auriculares.

¿Por qué sucede esto? No lo sé, no podría decirlo. Pero funciona. Si empezás la mezcla en unos monitores, ésta se trasladará mejor a unos auriculares. Por el contrario, si empezás en auriculares, es probable que tengas que volver y hacer ciertos arreglos cuando lo escuches en los monitores, teniendo el doble de trabajo.


¿Esto significa que no tengo que usar auriculares?



Ambos deberían ir de la mano


Siempre tenés que pasar algún tiempo mezclando con auriculares, para tener una visión mucho más cercana y detallada de los problemas que pueda tener la mezcla: pops, clicks, etc. Otra gran ventaja es que con auriculares se puede controlar mucho mejor la cola de las reverbs y los delays.

Por otro lado, mucha gente va a escuchar tu música en auriculares así que es mejor asegurarse de que suene bien ¿no?.

Por ejemplo, podemos arrancar la mezcla, balancear, ecualizar y comprimir utilizando nuestros monitores. Una vez hecho esto, pasamos a los auriculares para hacer los ajustes finos y luego volvemos a los monitores para terminar la mezcla. Dicho así parece muy fácil...



¿Qué pasa si hay problemas acústicos en la sala?




Muchos de nosotros no tenemos la posibilidad de mezclar en un estudio profesional y acustizado. De hecho, la mayoría de los que estén leyendo este post seguramente mezclen en sus habitaciones, con muy poco o ningún tratamiento acústico. ¿Cuál sería la solución? Encontrar la forma de evadir los problemas de reflexiones, nudos, exceso de graves, etc.



> ¡Bajar el volumen!


La mejor decisión que se puede tomar al mezclar en una habitación no acustizada es simplemente, bajar el volumen.

La explicación es sencilla: a más volumen, más interacción con la habitación. Al bajarlo, las reflexiones son menores, y esto hace que podamos escuchar lo que sale de los monitores y no lo que está dando vueltas por la habitación, lo que nos permite tomar decisiones más acertadas.

Hay otros dos beneficios paralelos: proteges tus oídos de la fatiga auditiva, y eliminas los falsos graves y agudos.

Mientras menos sonido llegue a tus oídos, más tiempo vas a poder mezclar con una escucha acertada.

Y por otro lado, tal como lo explican las curvas isofónicas (o de igual sonoridad), a mayor presión sonora (más volumen), nuestros oídos perciben más low-end y high-end. Básicamente, pensamos que tenemos más graves y agudos de los que realmente hay.

Bajando el volumen solucionaríamos los tres problemas. Un buen nivel sería uno con el que puedas hablar con otra persona sin necesidad de levantar la voz.




> Revisar la mezcla con auriculares.


En una habitación así, tus mejores aliados son unos buenos auriculares. ¿Por qué? Hay dos razones.

La primera, es que de esta forma eliminamos la habitación de la ecuación... problema solucionado!

Llevaste la mezcla bastante lejos desde los monitores con un volumen bajo, bien, perfecto, pero aún así seguís escuchando la habitación haciendo lo suyo.
Al chequear la mezcla con los auriculares nos aseguramos de escucharla libre de reflexiones y nodos, lo cual puede ayudarte mucho para ajustar algún ecualizador, por ejemplo.

El segundo beneficio es que los auriculares tienen otra curva sonora, es decir, otro tipo de respuesta en frecuencia.

Nuestros oídos se acostumbran muy fácilmente a una determinada respuesta en frecuencia que tengan los monitores (en pocos minutos), esto provoca que perdamos perspectiva y empecemos a tomar malas decisiones. Al cambiar a los auriculares, los oídos se "despiertan" nuevamente (aunque esto no soluciona la fatiga auditiva). El resultado es un "momento de claridad" que podemos aprovechar para escuchar algún problema en la mezcla que no detectamos anteriormente.

Ojo, tal como expliqué anteriormente, tampoco es bueno mezclar sólo con auriculares.




> Utilizar una referencia.


Al mezclar es muy importante tener una referencia, que puede ser un tema de una banda/productor/artista que te guste y quieras lograr un sonido similar.

Simplemente arrastra el archivo a un nuevo canal en tu DAW y compara entre tu mezcla y la referencia. IMPORTANTE: Para poder comparar, la referencia debe sonar al mismo volumen que tu mezcla, así que baja algunos db la ganancia de ese canal.


¿Por qué esto es de ayuda? Porque saber cómo un tema mezclado y masterizado profesionalmente se escucha con tus monitores y en tu habitación, te da un objetivo, un estándar al que tenemos que acercarnos tanto como sea posible.

Por ejemplo, si la sala resuena alrededor de 300hz, la referencia te hará saber cómo suena una buena mezcla con esa resonancia en 300hz. Si tu mezcla también la tiene, ya sabes que no es un problema de mezcla, sino de acústica.

Además, tener una referencia te ayuda a no desviarte, saber en qué lugar colocar un vocal, el bombo, el tambor, cómo medir tu low end, etc. Simplemente hay que escuchar y tratar de lograr algo similar.

Ésta quizás sea una de las mejores técnicas de mezcla que hay, y a la vez una de las menos usadas.




Esto es todo, espero que les haya servido, y si fue así recomienden.

Feliz año nuevo.
Un saludo.
+1
0
0
0No hay comentarios