Canales populares

Mi experiencia en el psiquiatrico

Tenia 18 cuando pasó todo esto. Estaba yendo a una psicóloga muy buena. La mina era psicoanalista.

Yo en ese momento tenía una depresión galopante. No me quería bañar ni tampoco levantarme de la cama.Estaba mal por una mina que me había dejado.

Fue una semana de Abril que le conté Adriana (Mi psicologa) que no quería seguir haciendo el tratamiento y que me iba a suicidar. Trató de convencerme de que siga, pero me negué y me fui a mi casa.

En el mes de Mayo decidí hacer un esfuerzo e ir al gimnasio. Hacer ejercicio me cambió toda la quimica cerebral y en tan solo unas semanas me recuperé de la depresión y retomé mi vida.

Una tarde vengo del gimnasio veo que la policía está en casa. Por un momento pensé que había pasado una desgracia.

Dos policías dicen que tienen que llevarme. Yo venía lo más bien con ropa de gimnasio y con toda la buena vibra. Esa misma semana me puse a salir con una minita que se llamaba Rocio.

Le digo:

-¿Pero qué hice? ¿Por que me quieren llevar?

-Tu psicologa hizo una exposición en un tribunal de familia. Por orden del juez usted tiene que internarse.

Mi madre trato de discutir con la policia, pero tenían ordenes estrictas de llevarme al hospital. Recordé lo que un amigo me dijo una vez:

"No te metas con el estado jamas nunca. Es el Leviatán"

No tenía idea de que los psicólogos podían hacer informes de uno y complicarte tanto la vida. Lo sentí como una traición. Desde esa noche me di cuenta que los psicólogos y los asistentes sociales son los policias del sistema.

Me metieron en el patrullero y me llevaron al hospital. Imaginénse que yo venía del gimnasio y estaba todo chivado.

Cuando llegamos al Hospital publico de mi ciudad me hicieron entrar por el edificio donde estaban todos los locos. Era la zona de psiquiatría del Hospital.

Entre por una puerta y me llevaron a un patio todo gris. Parecía el patio de una casa común. Dos enfermeros se encontraban fumando y charlando. Los pude perfilar como los clasicos cancheritos que te forrean y te miran de arriba a abajo

Me dijeron que me saque la ropa y que me iban a manguerear. Que no podía dormir en el hospital sin antes ser desinfectado.

Y accedí sin discutir. Sabía que lo único que me podía sacar de ese lugar era la manipulación.

Me saqué una ropa y esbocé una sonrisa. Me mangueriaron y me dieron ropa nueva. No me devolvieron el celular ni los 200 pesos que tenia en el bolsillo del pantalón. Estaba preso por una psicologa que me delató y tenía que hacer lo necesario para zafar.

Me llevaron a una oficina donde me atendió una gorda que parecía psicologa o asistente social. Era rubia y muy basica.Me tomó los datos y me pregunto ¿Que me pasaba?

Yo le conté mi versión pero ella no pareció darme demasiado bola.

Me contó la rutina que tenían en el hospital entre talleres y terapia grupal.

Me dijo que iba a aprender a valorar un poco la vida y llamo al enfermero que me llevó al pabellón.

Al final me asignaron una cama para pasar la noche.Me dieron una cama con una bolsa que contenía papel higienico, cepillo de dientes y dentrifico.

Cuando llegué me encontré con una raza especial que nunca había visto.

Les puse un apodo. Los "Villocos". Villeros que estaban locos. Eran como cumbias pero con los ojos perdidos y problemas mentales.

Cuando llegué me pidieron plata y cigarillos, les dije que no tenia nada.

Noté que a muchos les faltaban los dientes y tenian mal olor.

No sabía cuando tiempo iba a estar ahí dentro pero tenía que mantener la calma.

Lo primero que hice fue irme a un rincón y hacer ejercicios de Yoga. Me concentré e hice unos estiramientos. Los villocos se me cagaban de risa y me gritaban cosas. Yo sabía que si me deterioraba no iba a poder salir más, parte del escape era tener un buen semblante.

El enfermo me trajo me miraba desde la entrada.Se mordía el labio inferior como diciendo "Que ganso".

Nunca supe su nombre pero le puse de nombre "Nachito" por que la mayoría de los nachos que conozco son unos agrandados.

Sabía que manipular a Nachito era clave para que me vaya bien. Esa misma noche me encargué de perfilarlo.

experiencia psiquiatrico
6Comentarios