Check the new version here

Popular channels

No gobiernan sino que cometen y viven acobardados

https://plus.google.com/+AlbertoJIM%C3%89NEZUREscritor/posts/j4sLKRQd6eD


EL PROGRESIVO MIEDO, TERROR Y PÁNICO DE QUIENES NO «GOBIERNAN» SINO QUE «COMETEN»

«La Ética no es una atribución reservada a ciertos individuos, sino una cualidad de exiguos al mando y millones de víctimas que pacientemente soportan al Corpus de Cúpula Perversa de una sociedad»

Por Alberto JIMÉNEZ URE
(@jurescritor/[email protected])

¿Quién es tan arrogante o presuntuoso capaz de afirmar que no ha experimentado esa trilogía de «sentimientos de orfandad» que atribulan a racionales e irracionales? El Ser Humano no irrumpe hacia la realidad, lo «eyecta» una «mater» que lo ha engendrado en sus entrañas con la previa complicidad de un «pater». Cuando un recién nacido llora lo hace por «susto ante lo novedoso desconocido» donde tendrá que lidiar. Se mostrará ansioso-temeroso. Si logra vivir más de quince años, sabrá qué significan: el «miedo», «terror» y «pánico».
No son sensaciones fumosas o imaginarias: conforman nuestra siquis y conducta en sociedad e intimidad, nos estigmatizan más o menos cobardes, valientes e hipócritas y emergen cuando tenemos que encarar problemas o enfilarnos contra cualquier amenaza potencial. Tengo dos clasificaciones del «susto»: A) El «originario», que procede de los instintos de supervivencia y B) El «infundido», que suelen emplear: los políticos, militares, policías, catedráticos, sacerdotes, villanos comunes y abusadores en sus relaciones interpersonales de afecto o chantaje. El primero no perturba demasiado a los individuos, pero, el segundo sí lo hace: porque genera mucha discordia y falsos concilios de avatar. En los quehaceres cotidianos, el «Susto Infundido» socaba sicológica y peligrosamente a las personas. Quien lo emplea se propone que sean asuntos ineludibles en nuestras vidas el «miedo» (grado inferior del «susto»), «terror» (summun considerable) o «pánico» (tremens fase, a veces letal por precipitarnos al suicidio)
Los catedráticos saben que pueden extorsionar a sus alumnos mediante decisiones de índole académica. A causa de nuestra presunta desobediencia e inmorales comportamientos, los sacerdotes-pastores de sectas religiosas propagan que «[…] seremos castigados enviándonos a otro e infernal mundo […]» (lo cual es ridículo por cuanto Dios tendría al Demonio por aliado y encargado de los castigos) Las parejas e hijos, entre sí, utilizan ese recurso para la consecución de distintos fines de naturaleza familiar-emocional. Empero, a los políticos y militares con mando sobre naciones gusta infundir «pánico» para intentar blindarse y permanecer incuestionables frente a ciudadanos que les han conferido responsabilidades de gobierno y a los cuales traicionan. Por ello, la «Institucionalidad Política-Castrense» se ha constituido en lo peor e innecesario que padecemos los ciudadanos en distintas repúblicas.
Los políticos y militares son proclives a desviarse del camino señalado: a pervertirse y mercadear con los sufrimientos que urden, transformándose en enemigos gratuitos de quienes les otorgan mandatos. Consecuentemente, no ignoran que podrían despertar al mitológico y dormido –Vulgo-Monstruo que nos consolará emprendiéndoles cacería. La sangre humana con alevosía por vampiros succionada no huele a concordia: brota de las heridas que infligen y deja trazas. Por ello, cada día se rodean de más ultra-pertrechados custodios-mercenarios. El pueblo comienza a inspirarles «miedo», «terror» y «pánico». Porque ciertas deudas sociales no pueden declararse impagables. El fortuito y fértil odio que fomentan germinará en mujeres y hombres que igual los calificarán como «enemigos» y «objetivos de guerra». Cuando la venganza que ha hibernado despierta, nunca sobreseer a culpables es una medida sustitutiva de pena. Entonces, en presencia de todas las auténticas personas del planeta, propugno distinguir con el Doctorado «Honoris Imbécil Causa» a cada excreta al mando de una república que presuma infalibilidad. No mata, pero cualifica y drena.
0
0
0
0
0No comments yet