Check the new version here

Popular channels

Notas estúpidas sobre el Gran Doctor Manhattan

En 1985, Alan Moore junto a Dave Gibbons y John Higgins publicaban durante los períodos de 1986 y 1987 la novela gráfica de Los Vigilantes, la misma fue editada por DC comics. Una novela grafica es un formato de publicación al estilo de una historieta, que apunta a un público más maduro y adulto, una historia con tendencia a la densidad, que usa distintos tipos de recursos narrativos.
Alan Moore es un escritor británico que también realiza guiones para comics-books, razón por las que se ha transformado un icono dentro del octavo arte. Trabajó para compañías tanto inglesas como norteamericanas. Logrando obtener un reconocimiento mundial por sus obras literarias y su posturas político-filosóficas. Entre sus obras encontramos: V de Vendetta, The Watchmen, From Hell, La Liga de los Caballeros Extraordinarios, entre otros. Algunas de sus historias han sido puestas en cartelera de cine, aspecto en el que este está en completo desacuerdo. El estilo y los recursos que Moore utilizó en los comics lo destacan por la innovación, como por ejemplo la metaficcion, las elipsis forzadas, simultaneidad y paralelismo de textos e imágenes, la simetría, la intercontextualización de elementos ajenos en principio de la historia que está contando, etcétera.
Dave Gibbons es un artista y escritor británico, conocido por haber dibujado The Watchmen en 1986-1987. Por esta obra obtuvo junto a Moore el Premio Hugo en la categoría: otras formas. Su trabajo se caracteriza por dividir una página en nueve paneles o cuadros, en donde, en cada cuadro se observan múltiples imágenes con un marcado simbolismo y elementales en el desarrollo de la historia. Posteriormente ha colaborado con Frank Miller, Stan Lee en el desarrollo de varios comics.
John Higgins es un artista de comics-books y también escritor, conocido por haber aportado el color y textura a The Watchmen. Comenzó sus trabajos como ilustrador de libros de medicina, posteriormente decidió abocarse al comic, donde participó junto a Gibbons y Moore. Posteriormente continúo en la industria de las historietas en las que se destaca su participación en Batman: The Killing Joke. Uno de sus últimos trabajos fue en la serie Before Watchmen.
La ciencia ficción es un género de la literatura de ficción, que no es realista pero aún así no se justifica en fenómenos sobrenaturales. O como lo definen Eduardo Gallego y Guillem Sanchez:
La ciencia ficción es un género de narraciones imaginarias que no pueden darse en el mundo que conocemos, debido a una transformación del escenario narrativo, basado en una alteración de coordenadas científicas, espaciales, temporales, sociales o descriptivas, pero de tal modo que lo relatado es aceptable como especulación racional.

Eduardo Gallego y Guillem Sánchez, ¿Qué es la ciencia-ficción?

La introducción de elementos científicos en la literatura no es algo nuevo. De hecho desde la antigüedad se ha utilizado este tipo de recurso para jugar con la dinámica dual de realidad-ficción. Sin embargo, lo que ha cambiado es el enfoque del conocimiento que venimos transitando desde el positivismo de Auguste Comte. Y la literatura no escapó o a ello, ya que la sociedad para poder jugar con la ambivalencia de la ficción, precisa mayores rasgos o fenómenos artificiales que se soporten en los paradigmas científicos convencionales; la mera creencia de la aparición de un fantasma o un ser cuyo origen y desarrollo no se explicara, no lograría persuadirnos, y la actividad lúdica de la ficción se perdería. Para la realidad es necesario que la literatura se inserte en los campos epistemológicos, enfrentándose ante las mínimas y estrictas posibilidades creativas que pueda darle el cientificismo. Si lo logra, podrá lograr un contexto adecuado para desarrollar la historia.
Entonces surge la pregunta, ¿Por qué The Watchmen es una novela de ciencia ficción? La respuesta la encontramos en un personaje: El Doctor Manhattan. Sin embargo, antes de arribar a la descripción de este superhéroe, se procederá a realizar una breve síntesis de la novela.
The Watchmen es la narración de un conjunto de superhéroes que viven en la década de los ochenta en una realidad alternativa. Este grupo trata de conciliar su status de héroes que luchan contra el mal y sus conflictos personales. La novela inicia con una anotación del diario de Roscharch, un superhéroe que decide investigar un homicidio. Sin saberlo, descubre que la víctima es un colega suyo: El Comediante. Entonces Roscharch se propone resolver el crimen. Sin embargo, este es solo un punto de partida de la historia, ya que la misma se va desarrollando en múltiples focos; ya sean históricos, de los personajes y/o lugares, logrando una complejidad resultante. Los distintos protagonistas se mueven en recuerdos, en ideologías, en conflictos éticos entre la misantropía y la filantropía.
Otro aspecto a destacar es la técnica de la ucronía, como género que plantea el desarrollo de una narrativa histórica a partir de la modificación de un punto del pasado que tendrá implicancias futuras distintas a las que conocemos en el presente. Para desarrollar este recurso es necesario un cambio en un acontecimiento conocido, significativo para que la linealidad futura cambie a como se conoce en la actualidad, eso se llama el Punto Jonbar. El punto Jonbar de la novela es la intervención de los superhéroes en la historia norteamericana, y mucho más reveladora es la presencia del Doctor Manhattan como el único superhéroe con poderes sobrehumanos en el mundo. Sus poderes son la manipulación de la energía de la materia, un poder que proviene de la física cuántica, poder que lo convierte casi en un dios al servicio de los intereses económicos y políticos de los Estados Unidos. Las alteraciones de los sucesos temporales por este superhombre son: desde el triunfo de la Guerra de Vietnam a una tercera presidencia de Nixon, pasando por una inestable relación entre Estados Unidos y Rusia. Todo ello unido a un inminente, casi inexorable ataque nuclear que pueda devastar la humanidad. Además, estos héroes, perderán popularidad en la sociedad norteamericana y se les prohíbe actuar en los conflictos criminales. A pesar de ello Roscharch, sigue actuando fuera de la ley.
El desarrollo de la historia marca la influencia de los cómics en la sociedad norteamericana y su afán de buscar al soldado perfecto que restablezca, a modo de mesiánico, el orden y la moral perdida.

El Doctor Manhattan


La aparición de Manhattan en la historia se produce cuando Rorscharch decide advertirle sobre una supuesta ola de homicidios de superhéroes. Este se encuentra en el Centro de Investigación Militar Rockefeller junto a Espectro de Seda. El investigador Rorscharch escribe en su diario sobre esto:
Iré y le contaré al hombre indestructible que alguien planea asesinarlo
. Roscharch logra ingresar al Centro de manera furtiva, Manhattan ya lo sabe. En realidad, Roscharch no quiere advertirle sobre el supuesto atentado que pudieran cometer contra él, sino quiere averiguar algo sobre el asesinato del Comediante. El doctor dice que probablemente fue algún enemigo político. Roscharch, ante su respuesta, replica que al parecer no le interesa mucho el tema. Manhattan contesta:
Un cuerpo vivo y otro muerto contienen el mismo número de partículas. Estructuralmente no hay diferencias. Vida y muerte son abstracciones ¿Por qué debería estar apenado?
Ante estas palabras el visitante se queda enmudecido, aunque insiste nuevamente que Manhattan interfiera en el asunto. Esto pone de mal humor a Espectro de Seda, ya que Edward Blake (El Comediante) había intentado violar a su madre cuando fue heroína. El doctor cansado de estas discusiones, decide teletransportar a Roscharch fuera del Centro. Superada por este eventual doloroso recuerdo, Espectro de Seda decide salir para despejarse. Manhattan le dice que vaya. Él iría pero está trabajando en la validación de la Teoría Supersimétrica.
En esta primera parte se observa como el Doctor Manhattan despersonaliza el concepto megalómano e individualista de humanidad. Implícitamente el Doctor nos quiere decir que la transición de la vida y muerte son traslaciones de la materia de un estado a otro. Como explica La ley de Conservación de la Energía o Primer Principio de la Termodinámica:
La energía no se crea ni destruye, solo se transforma
. No se altera la totalidad del Universo Observable. Otro aspecto de la física es cuando el Doctor Manhattan habla sobre la Teoría Supersimétrica, simetría hipotética que podría relacionar las propiedades de los bosones y los fermiones. Esta hipótesis extiende el número de partículas del modelo estándar de la física de partículas.
En la segunda parte de la novela, la novela inicia con el funeral del Comediante. En las exequias asisten algunos superhéroes incluso su archienemigo Moloch. El Doctor Manhattan se encuentra al lado del cajón, recordando uno de los episodios en el que estuvo junto al difunto. La reminiscencia se sitúa en al final de la Guerra de Vietnam. Estados Unidos ha triunfado, El Comediante lo expresa de la siguiente forma:
Si hubiésemos perdido esta guerra…No sé, creo que nos hubiéramos vuelto locos. ¿Sabes? Como nación. Pero Gracias a ti no perdimos. ¿No es cierto?
A continuación, en la escena aparece una muchacha vietnamita embarazada reclamando la paternidad del Comediante. Este insulta a la joven y afirma no importarle el hijo que lleva en su seno, él pronto se marchará. La preñada, con toda la furia rompe una botella del bar y ataca al Comediante, logrando herir su rostro. Este se torna irascible, agarra su pistola y mata a la muchacha y al feto. Todo ello se produce en presencia del Doctor Manhattan que, en el transcurso del hecho, solicitó no cometer el asesinato. Una vez ocurrido, el Doctor recrimina a Edward Blake que ha matado a una embarazada. El Comediante responde:
Tú me viste. Pudiste convertir el rifle en vapor, o las balas en mercurio o la botella en copos de nieve. Pudiste teleportar a cualquiera de nosotros a Australia…Pero no levantaste un dedo. No te importan un cuerno los seres humanos. Te he estado vigilando…Estás fuera de contacto, Doc. Eres un fraude. Dios nos ayude a todos.
Estas palabras dejan conmovido a Manhattan que lo dejan en una actitud reflexiva hasta el día del funeral en 1985.
Con esta situación El Comediante, deja al desnudo al Doctor Manhattan. Es inmoral el acto de homicidio, pero la indignación siempre es a posteriori. El superhéroe que posee la facultad de dominar la materia no realiza nada por evitarlo, es un mero observador. Esta escena sería una típica conversación entre un mortal y un dios. ¿Por qué si Dios tiene todos los poderes, no evita la pobreza, el hambre, evita las muertes de millones de inocentes? ¿Acaso alguna vez le ha importado? Tipos de estas reflexiones nos recuerda a la paradoja de Epicuro que dice:
¿Es que Dios quiere prevenir la maldad, pero no es capaz? Entonces no es omnipotente. ¿Es capaz, pero no desea hacerlo? Entonces es malévolo. ¿Es capaz y desea hacerlo? ¿De dónde surge entonces la maldad? ¿Es que no es capaz ni desea hacerlo? ¿Entonces porqué llamarlo Dios?

Cuestiones similares se han planteado los teólogos en resolver el problema del mal. Por lo tanto, Manhattan es tan culpable como El Comediante, su complicidad e inoperancia lo implican en el doble homicidio.
La tercera parte de la novela, lleva el título de:
El juez de toda la tierra
. La cita corresponde a un versículo del Génesis que dice:
El Juez de la tierra ¿no ha de hacer lo que es justo?
El doctor Manhattan se encuentra en el lecho junto a Espectro de Seda, cogiendo; hasta que la mujer se da cuenta que Manhattan se ha replicado para poder satisfacerla. La chica queda atónita ante esto. Decide cortar la copula e ir a buscar un cigarrillo. En el camino observa que hay otra replica del Doctor Manhattan trabajando en un experimento. Esto enfurece a la heroína y decide no acompañar al Doctor a una entrevista que tenía pautada con un programa de televisión ese día. El Doctor Manhattan se teletransporta hacia la estudio televisivo, dispuesto a responder distintas preguntas, entre ellas el conflicto de Afganistán. Manhattan se limita a emitir respuestas de corte oficialistas al gobierno nixoniano. Varios periodistas realizan distintas preguntas, hasta que un periodista del Nova Express, comenta que varios de sus amigos y colegas del Doctor, han muerto por causa de un proceso neoplásico. No solo sus más allegados han muerto de cáncer, sino que su ex-mujer también lo padece. A partir de ese momento, todos los periodistas se abalanzan sobre el superhéroe preguntando si él puede originar algún grado de atipia celular. El doctor Manhattan se siente superado por la situación y teletransporta a los periodistas a la calle fuera del estudio. Vuelve a su hogar. Un cadete está pintando en la puerta del departamento:
Danger. Quarantine Area
, con el trébol que indica radioactividad. Sintiéndose solo, Manhattan se va al planeta Marte.
Enterados de la partida del superhéroe hacia el planeta rojo, Rusia invade Afganistán. El conflicto de la Guerra Fría ha recrudecido. Una guerra nuclear se aproxima. El presidente Nixon reflexiona junto a su comitiva los pasos a seguir para tratar de minimizar las bajas. Se especulan pérdidas importantes. Nixon dice:
Siempre confié en que la gran decisión recaería sobre otro…Es como en las antiguas batallas navales. Depende del capricho del viento. El viento es una fuerza de la naturaleza. Es totalmente imparcial…Totalmente indiferente…Después de esto, la humanidad está en manos de una autoridad más alta que la mía. Esperemos que esté de nuestro lado.

Ser casi un dios, o poseer algún tipo de talento que te diferencie de los otros te aleja de los demás. Incluso ser héroe, implica actuar en un nimio solitario monologo, en contra del cuasi eterno y colectivo discurso del mal. Pero lo peor, es que también al héroe, por una razón de desconocimiento, ha sido incluido como otro elemento de maldad. Como dice una frase de La Muerte de Danton de Büchner:
Cuando fuimos creados se cometió una falta, carecemos de algo. No sabríamos precisar su nombre, pero no lo averiguaremos arrancándonos las entrañas. Entonces ¿para qué destrozar los cuerpos? No somos más que unos pobres alquimistas.

El Doctor Manhattan percibe que el infierno son los otros. El hacer el mal está ahí, en nuestra naturaleza, que se propaga ya sea en nuestro interior como un cáncer o se exterioriza hacia los otros mediante nuestros actos. Se piensa que uno en su unidad no puede modificar la realidad, pero a la hora de la culpa y la angustia uno se da cuenta la influencia que tiene en ese mundo, aparentemente distante, que sigue sus propias reglas de aquí a su inmensa finitud. Manhattan está en Marte, la soledad y la naturaleza inanimada de las partículas lo consuelan.
En la cuarta parte de la novela, es un capítulo completamente dedicado al Doctor Manhattan. El título de este capítulo, corresponde a una frase de Einstein en 1945 que dice:
La liberación del poder del átomo lo ha cambiado todo excepto nuestra manera de pensar…La solución a este problema se halla en el corazón de la humanidad. Si lo hubiera sabido, me habría hecho relojero.

La tapa de esta edición consiste en una foto en blanco y negro sobre un fondo magenta con dos huellas. La imagen corresponde a dos personas en un parque de diversiones.
El doctor Manhattan está en Marte. Antes de irse, tomó una foto en blanco y negro, realizada en 1959. Su percepción del tiempo es simultánea: el pasado, el presente y el futuro son instantáneos. Entonces empieza a recordar su historia antes de convertirse en un superhéroe. En 1945del día 7 de agosto, tiene 16 años, está sentado en la cocina tratando de armar un reloj. Le fascinan esos engranajes y su mecánica. Momentos después, llega su padre con la noticia de la explosión del Little Boy. El papá lo ve trabajando en un reloj y dice que los tiempos han cambiado, y la física nuclear es el futuro. Agarra los artefactos del reloj y los lanza por la ventana. El padre le explica:
El profesor Einstein dice que el tiempo cambia de un lugar a otro ¿Te lo imaginás? El tiempo es falso ¿Para qué sirven los relojeros, eh? Mi profesión forma parte del pasado, pero mi hijo debe tener un futuro
. En 1948 ingresa a la Universidad de Princeton, en 1958 se gradúa en física atómica. Posteriormente empieza a trabajar en un laboratorio de investigación. En ese momento, conoce a la máquina donde quedará atrapado y donde resurgirá como el Doctor Manhattan. Es un aparato donde se realizan experimentos de campos intrínsecos, investiga si hay otras formas de energía que atraigan la materia además de la gravedad. A continuación, con un colega se van a un bar llamado Bestiario. Jon Osterman es su nombre, y asi lo presenta su compañero de trabajo a Janey Slater, su futura ex mujer. La muchacha le invita una pinta de cerveza. Se enamoran. En julio de 1959, en New Jersey, en un parque de diversiones, se sacan la foto. Justo en ese momento, el reloj de la muchacha, que llevaba ese día, cae al piso y un hombre sin querer lo pisa. Manhattan le dice a ella, que no se preocupe, él puede arreglarlo. En agosto del mismo año, en el laboratorio, Jenny le pide el reloj. Jon le dice que lo ha dejado en su guardapolvo en la cámara de campos intrínsecos. Entonces, va en busca del reloj pero queda encerrado en la maquina. No puede escapar, ya está muerto. Todos se desesperan y lamentan. Se realiza un funeral simbólico, pero él ha logrado sobrevivir ante la exposición. Mientras tanto, se va formando nuevamente, hasta que el 22 de noviembre logra adquirir forma completa. En navidad, Janey le manifiesta su temor: él ya no es Jon Osterman; ahora es un ser que casi se asimila a un dios. Manhattan le contesta:
No creo que exista un dios, Janey. Y si lo hay, no soy yo. Aún soy la misma persona. Nada ha cambiado. Aún te amo…Siempre te amaré
. Mientras le dice esto, él piensa por dentro:
Mientras miento, la oigo gritarme en 1963. Mis dedos se abren: la fotografía cae…
En febrero de 1960, es presentado por televisión, le piden que lleve un traje de superhéroe, él acepta, solo con la condición de no usar un casco que lleva en la frente un símbolo del modelo atómico de Bohr. Le piden que lo use, ya que necesitaría de un símbolo que lo identifique. Entonces, él se realiza un signo: el átomo de hidrogeno. Le deciden cambiar el nombre. A partir de ese momento lo llamarán Doctor Manhattan, como estandarte contra los enemigos de América. Luego de su aparición en los medios, varios periodistas le preguntan a los Minutemen como se sentían al respecto: varios de ellos están entusiasmados. En una fiesta de caridad conoce a los superhéroes y se une a ellos para combatir el crimen por pedido del Pentágono. En 1961 conoce a J. Kennedy y, dice al respecto:
Es septiembre, 1961. John Kennedy choca mi mano y me pregunta cómo me siento como super-héroe. Le digo que él ya debería saberlo, y asiente riéndose…Dos años más tarde, en Dallas, su cabeza da dos sacudidas, una hacia adelante y otra hacia atrás. Dos disparos
. Una vez transcurrido el atentado, su mujer, le recrimina su inacción del mismo, ya que él puede ver el futuro y pudo evitar el magnicidio. Él responde:
No puedo prevenir el futuro, ya está ocurriendo
. La relación entre ellos va empeorando. En una reunión de superhéroes, conoce y se enamora de Espectro de Seda. En 1966 se disuelve su relación con Janey y comienza a salir con Espectro de Seda. En 1971, Nixon le pide que intervenga en la Guerra de Vietnam. Este participa y en el Saigón conoce a Edward Blake, alias El Comediante. Manhattan dice al respecto:
Blake es muy interesante. No he conocido a nadie tan deliberadamente amoral. Encaja en este clima: la locura, la carnicería sinrazón…Fui para comprender el Vietnam y lo que implica en la condición humana. Y también descubrí que pocos humanos se permiten esa comprensión. Blake es diferente. Lo entiende a la perfección…pero no le importa.

En 1977, se aprueba el Acta de Keene, donde se establece que los vigilantes son declarados ilegales en sus acciones, excepto El Comediante y Doctor Manhattan. En 1985, Manhattan recuerda todo lo ocurrido hasta que se encuentra en Marte. En la superficie marciana, decide crear un reloj mientras reflexiona:
En 1945, las bombas caen sobre el Japón. Los engranajes caen sobre Brooklyn, semillas del futuro, sembradas inconscientemente… ¿Quién es el responsable? ¿Quién crea el mundo? Quizás el mundo no está creado. Quizás nada lo esté. Quizás todo ha sido y será para siempre…Un reloj sin artífice…Es demasiado tarde, siempre lo ha sido, y siempre lo será. Sobre las montañas de Nodus Gordii, joyas de un mecanismo sin creador, los primeros meteoritos comienzan a caer.

Como epílogo de este capítulo se introduce como elemento de metaficción, el prólogo de una obra cuya autoría le corresponde al Profesor Milton Glass. El título de su libro es:
Manhattan: Super-Poderes y los Super-Poderes
. La misma explica los poderes del Doctor Manhattan, su proceso de transformación, sus relaciones con el gobierno americano, el triunfo de la Guerra Fría de los norteamericanos gracias al Doctor Manhattan y la propuesta de un ataque nuclear múltiple hacia Norteamérica por parte de las Repúblicas Socialistas.
En cierta parte la vida del Doctor Manhattan representa el desarrollo de la física durante el siglo XX. Su padre relojero, personifica a la física clásica basada en las teorías de Newton y Maxwell que habían probado y confirmado diversos experimentos. Manhattan simboliza la física moderna, las teorías que lograron de alguna forma, explicar aquellos experimentos que la física clásica no pudo resolver (la radiación del cuerpo negro y la catástrofe ultravioleta de Planck, el efecto fotoeléctrico de Einstein y los espectros ópticos de líneas brillantes de Bohr).
El hecho que marca el destino del héroe y de la humanidad es el desastre nuclear de Hiroshima. Nadie pensó hasta ese momento que una ciencia puramente teórica, cuyo origen está en los relojes, pudiera desatar tanta destrucción y muerte. Incluso el copiloto del Enola Gay, el Capitán Robert Lewis, exclama: Dios mio, ¿Qué hemos hecho? El artillero de cola, Bob Carón describe de la siguiente forma:
Una columna de humo asciende rápidamente. Su centro muestra un terrible color rojo. Todo es pura turbulencia. Es una masa burbujeante gris violácea, con un núcleo rojo. Todo es pura turbulencia. Los incendios se extienden por todas partes como llamas que surgiesen de un enorme lecho de brasas. Comienzo a contar los incendios. Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis... catorce, quince... es imposible. Son demasiados para poder contarlos. Aquí llega la forma de hongo de la que nos habló el capitán Parsons. Viene hacia aquí. Es como una masa de melaza burbujeante. El hongo se extiende. Puede que tenga mil quinientos o quizá tres mil metros de anchura y unos ochocientos de altura. Crece más y más. Está casi a nuestro nivel y sigue ascendiendo. Es muy negro, pero muestra cierto tinte violáceo muy extraño. La base del hongo se parece a una densa niebla atravesada con un lanzallamas. La ciudad debe estar abajo de todo eso. Las llamas y el humo se están hinchando y se arremolinan alrededor de las estribaciones. Las colinas están desapareciendo bajo el humo. Todo cuanto veo ahora de la ciudad es el muelle principal y lo que parece ser un campo de aviación.

La destrucción y la desolación del lugar es total. Continúan hoy en día las consecuencias genéticas que tuvo el lanzamiento de esta bomba. Partiendo de este hecho es claro entender el punto de vista del Doctor Manhattan y El Comediante, ¿Tiene algún sentido defender la vida humana si ella misma consume a otras? ¿Es natural? Este tipo de armas, ¿son la finalidad del conocimiento y las ciencias? ¿Por qué no hubo castigos como lo hubo (aunque fuese mínimo) en el holocausto nazi? Un ataque a Pearl Harbor o el 11-S, ¿justifica el ataque desmedido de una superpotencia a países en inferiores condiciones? La historia de la humanidad, ¿es una cronología de conquistas y guerras? La indiferencia del Doctor Manhattan es un reflejo nuestro de nuestra apatía a nuestra actualidad. Sabemos que hay hambre, que hay niños abandonados, y muchos otros males. Pero estamos nulos. No se puede hacer demasiado. Como dice Umberto Eco:
El progreso material del mundo ha agudizado, pues, mi sensibilidad moral, ha ampliado mi responsabilidad, ha aumentado mis posibilidades, ha dramatizado mi impotencia
. El Doctor Manhattan no hace más que lo que hacemos nosotros, solo que sus superpoderes aumentan su responsabilidad frente a la humanidad.
Otro aspecto a destacar es el carácter temporal que posee el Doctor Manhattan. Su percepción de un tiempo que es indistinguible del pasado, el presente y el futuro. Lo que en la filosofía se llama eternalismo. Esta postura, define de cierta manera el determinismo y la irreversibilidad. Para el Doctor Manhattan, el futuro ya está determinado, hacer algo es ir en contra de las reglas de la naturaleza. Esta postura no es propia del superhéroe, también esta concepción la tuvieron genios como Laplace y Einstein. El creador de la teoría de la relatividad dice al respecto:
Todo está determinado, tanto el principio como el fin, por fuerzas sobre las cuales no tenemos ningún control. Está determinado para los insectos así como para las estrellas. Seres humanos, vegetales, o polvo cósmico, todos bailamos al son de una tonada misteriosa entonada en la distancia por un intérprete invisible.

Dentro de la lógica del científico, nada puede quedar al azar. Todo tiene su explicación. ¿Quién es él para juzgar e interferir en el determinismo del universo?
La novena parte se titula: La Oscuridad de la existencia. La misma proviene de una frase de C.G.Jung:
Hasta donde podemos discernir el único propósito de ser humano es encender una luz en la oscuridad de la existencia
. El Doctor Manhattan toma a Espectro de Seda que se encuentra en la Tierra y la lleva a Marte. Una conversación pendiente ha quedado entre los dos. Espectro de Seda quiere salvar a la tierra del ataque nuclear. La tranquilidad del Doctor Manhattan, la desespera. Ella pregunta por qué sigue el guión del tiempo. Manhattan responde:
Todo está pre-ordenado. Incluso mis reacciones. Todo somos títeres. Laurie. Yo simplemente veo los hilos
. Ella deja de insistir, argumenta que no vale la pena, él ya sabe lo que pasará. Manhattan responde:
No hay futuro. No hay pasado ¿Comprendes? El tiempo es simultáneo. Una joya que los humanos insisten en observar por una sola cara cada vez, cuando el diseño completo es visible en cada faceta
. Entonces el Doctor Manhattan le pide recordar a la muchacha. Ella recuerda una discusión con sus padres cuando era niña. A continuación, sin rodeos, le pregunta si le ha sido infiel con el Búho Nocturno (otro superhéroe). Ella supone que él ya lo sabe. Molesto el Doctor le responde:
Cuando me dejaste, dejé la tierra. ¿No quiere decir nada eso? Ahora me has reemplazado, y el vínculo se resquebraja. ¿Comprendes lo que significa? ¿No ves la futilidad de pedirme que salve a un mundo al que nada me ata?
La heroína responde que una relación amorosa no es más importante que todas las vidas de la tierra. El héroe sentencia:
¿Todo ese dolor y sufrimiento innecesario acabado por fin? No…No, no me preocupa. De todos esos siglos de guerra, ¿Qué podría resultar?
Ella contesta que visto así, la vida no es tan noble, pero que la naturaleza exige alguna forma de vida. Él responde:
En mi opinión es un fenómeno sobrevalorado…Tu definición es pobre. Ves la vida desde tu punto de vista. Cuando hay otras alternativas. Los Box Canyons, ahí abajo, donde los volcanes bullían las rocas en ardientes géiseres: podían haber sido fuentes de vida…La vida pudo haber florecido entonces, pero Marte no eligió la vida. Escogió esto. La llaman tierra del caos
. La muchacha ironizando dice al respecto:
¿Sí? Bueno, la vida ordinaria, mi vida, también es un caos… ¿O eso es muy abstracto para ti?..Mi madre me “erosionó” la adolescencia, moldeándome tal y como ella habría sido si no me hubiera tenido. Me empujó a la aventura, controlando “mi carrera”, tratando de vivir su vida a través de mí…
Todos los recuerdos y dichos de la mujer, no conmueven al Doctor Manhattan, le dice que en el futuro, ve calles de muertos. Su visión es borrosa, hay algo que interfiere con su perspectiva del futuro. Nuevamente, revuelven el futuro de la muchacha donde descubre que su verdadero padre es El Comediante. Siente que su vida es una mentira e insignificante. Entonces el Doctor Manhattan responde:
Cambié de opinión…Milagros termodinámicos…Son tan raros que parecen imposibles, como que el oxígeno se convierta espontáneamente en oro. Hace tiempo que quiero ver algo así. En cada apareamiento humano, un millón de espermatozoides luchan por un solo ovulo. Multiplica esa probabilidad por las infinitas generaciones, contra las posibilidades de que tus ancestros vivieran, se encontraran y engendraran esta hija…Destilar esa forma tan específica de ese caos de improbabilidad, es como transformar el aire en oro…una de las mayores improbabilidades…el milagro termodinámico…Cualquiera persona en el mundo…Pero el mundo está tan lleno de personas que lo convierten en rutina que lo olvidamos…Ven…seca tus ojos porque eres vida, más rara que un quark e impredecible más allá de los sueños de Heisenberg, la arcilla en que las fuerzas que modelan las cosas dejan sus huellas…y vamos a casa.

Un aspecto a resaltar en el aspecto de la física, y que ha martirizado a la precisión de las ciencias ha sido la cuestión del azar. El azar es una casualidad presente, teóricamente, en diversos fenómenos que se caracterizarán por causas complejas y no lineales. El ejemplo que da Manhattan es el momento de la fecundación. Nadie puede establecer cuál es el espermatozoide que ingresará. Y si lo supiera, no podría determinar su genealogía, símil a la sucesión de Fibonacci. La fecundación es un elemento que puede ser utilizado en la Teoría del Caos, del efecto mariposa. La incertidumbre de cada hecho, sin predicción es lo que maravilla al Doctor Manhattan. Continuamente el universo tiene esa pequeña proporción de indeterminación. En ello se encuentra lo maravilloso del hombre, aunque Dios no juegue con dados, este ser trata de concebir lo indeterminado y refugiarse y concientizarse en él; huyendo del determinismo universal. Como dice Blais Pascal:
El hombre no es más que un junco, el más endeble de la naturaleza, pero es un junco pensante. No hace falta que el todo universo se ocupe de aplastarlo. Un vapor, una gota de agua bastan para matarlo. Pero cuando el Universo lo estuviese destruyendo, el hombre sería más noble que aquello que le mata; porque él sabe que está muriendo, mientras que el universo no tiene ni idea de la superioridad que tiene sobre él.

El último capítulo corresponde a Un mundo hermoso y feliz. El Doctor y Espectro de Seda regresan a la tierra, demasiado tarde. La ciudad de Nueva York ha sido destruida. El Doctor trata de investigar porque no lo pudo ver. Posteriormente se da cuenta que una nube de taquiones ha hecho interferencia. Estas partículas provienen del Antártico. Llegan al territorio meridional, más precisamente, a la morada de Adrian Veidt, alias Ozymandias. El Doctor Manhattan se impresiona de la genialidad del héroe más inteligente del mundo. En ese lugar, el efecto de los taquiones lo afectan más. Posteriormente, Ozymandias se esconde de él e intenta guiarlo a una trampa. Lo logra, lo lleva hasta la maquina que le dio sus superpoderes con la esperanza que sometiéndole de nuevo a esa máquina pueda esta vez, destruirlo. Sin embargo, el Doctor Manhattan no es destruido. Entonces Veidt enciende varios televisores que se encuentran en su palacio. Noticias de todo el mundo, hablan de la conmoción que produjo las miles de muertes ocurridas en la ciudad. La causa de la destrucción es alienígena, entonces todos los países del mundo deciden dejar a un lado sus conflictos bélicos y unirse para enfrentarse a los extraterrestres. Veidt ha logrado su objetivo. La tierra está en paz. Los héroes tratan de establecer un código de silencio. Rorscharch se niega, él cree que la gente tiene que saber la verdad y Veidt debe pagar por lo que hizo. Manhattan le advierte que deberá eliminarlo si piensa delatar los planes de Veidt. Rorscharch le pide que lo mate, Manhattan lo desintegra. Antes de partir, entabla unas últimas palabras con Ozymandias. Este le comenta que se siente culpable por lo ocurrido, pero debe entender que era necesario hacerlo. El Doctor Manhattan le dice:
…Y sí, lo comprendo. Sin disculpas ni condenarte. Los asuntos humanos no son cosa mía, dejo esta galaxia por otra menos complicada
. Veidt le dice que pensó que nuevamente le interesaba la vida humana, este responde:
Si, es cierto. Quizás cree yo alguna…Nada termina nunca
. Se esfuma del lugar quedando Ozymandias solo en la habitación.
Finalmente el Doctor Manhattan se da cuenta que la tierra no es el lugar del Universo. No le resulta fácil lidiar con las personalidades de las otras personas. Él es un hombre de ciencia. Es un protagonista de ciencia ficción. . Los procesos mentales y psicológicos, no los comprende, como dijo alguna vez Borges:
el psicoanálisis es la parte oscura de la ciencia ficción.
Esta novela claramente se caracteriza por su oscuridad, matiz dado por la historia de los personajes.


Es mi segundo Post! Espero que les haya gustado!! Puntitos Plis!!
+1
0
0
0No comments yet