Palacios en las Nubes

Hace un poco me puse a ver un post sobre un diseñador que se le ocurrió pensar en casas suspendidas en el cielo (http://www.taringa.net/posts/imagenes/15653972/La-casa-del-futuro-colgada-del-cielo.html), este diseñador propone construir casas suspendidas por dirigibles como una novedad para rescatar a esos veteranos de los cielos. Pero de verdad no es una idea tan novedosa o nueva, pues esta idea ha cautivado la imaginación de las personas desde hace siglos, por no decir milenios, y que ha quedado plasmada a través de relatos y cuentos.

Y es que a quien no le gustaría al menos por un momento vivir entre las nubes y disfrutar de la vista que está reservada solamente para los pájaros. Al menos a mi si me gustaría, y creo que también forma parte de los sueños muchos otros y sobre todo otras, no por nada se dice que a veces los hombres andamos prometiendo palacios en las nubes. Y, bueno esto siempre se ha visto como un sinónimo de prometer imposibles. Pero en lo personal a mi me gusta pensar que esto no tiene porque ser así, al menos ya no.

Hace cien años fue posible
Como comentaba alguna ves con un profesor "ya estamos en el futuro y no me han invitado". Y esto de estar en el futuro tiene ciertas repercusiones; vivimos en una época en la que las fábulas se mezclan con la ciencia ficción y la ciencia ficción puede convertirse en realidad. Más o menos de la mano de la revolución industrial, el desarrollo de la ciencia orientada al estudio de los materiales, la termodinámica entre otras condiciones puso a los científicos e ingenieros un paso más cerca de conseguir este sueño. En un principio con el desarrollo de los globos aerostáticos y, luego en el siglo XIX, de la mesa de diseño del colombiano Carlos Albán(1844-1902) y en la capacidad visionaria e innovadora del conde alemán Ferdinand von Zeppelin la promesa de un palacio entre las nubes rozo por primera vez la realidad. Usando los conocimientos de la época, incluyendo el diseño de Alban, Zeppelin diseñó y construyó los primeros dirigibles, éstos eran suficientemente fiables como para el transporte de pasajeros a través de largas distancias. Para 1909 la compañía del conde alemán se constituyo en la primera linea aérea del mundo.

Aunque la primera guerra mundial detuvo temporalmente este desarrollo, la compañía se recuperó y realizo vuelos trasatlánticos desde 1928. Hay que aclarar que en esos tiempos no cualquiera tenía el dinero y el interés para realizar un viaje de esta naturaleza; esto estaba reservado para la sección más acomodada de la época. Estos clientes no sólo se preocupaban por viajar, sino que también exigían lujo y los dirigibles trasatlánticos tenían proporcionarlo. Sin duda estos requerimientos fueron satisfechos por el Hindenburg y su gemelo el Graf Zeppelin II, los dos dirigibles más grandes construidos. Éstos tenían capacidad para cincuenta pasajeros más sesenta y un tripulantes.

Sala de estar del Hindenburg

Estos transatlánticos no eran tan lujosos como sus contra partes oceánicos, pero eran mucho más veloces y estaban preparados para mantener a sus ocupantes cómodos durante los casi tres días que duraba la travesía. Además de las habitaciones de pasajeros, contaban con comedor social

sala de musica, una buena vista desde la cubierta de paseo

e incluso un área de fumadores. Debido a los varios días que permanecerían a bordo los pasajeros contaban con sus propias habitaciones.

Resumiendo este era ya lo más cercano que podía haber estado cualquier persona de vivir aunque sea por un tiempo "entre las nubes"; era un palacio flotante al cual no cualquiera podía acceder. Lamentablemente, el Hindenburg se destruyó en un escandaloso accidente mientras intentaba aterrizar en la estación aeronaval de Nueva Jersey; escandaloso por la gran cobertura mediática que cubrió el evento, incluyendo a la narración radiofónica en vivo de Herbert Morrison. Esto sin duda, determinó la completa perdida en la fiabilidad de los dirigibles como medio de transporte. Este efecto fue tan devastador que incluso existen teorías de que el 'accidente' fue provocado, dado el estado de tensión entre Alemania y los Estados Unidos.
Aquí está con la narración en que miles de personas escucharon en vivo:

link: http://www.youtube.com/watch?v=F54rqDh2mWA
Y luego la noticia se difundió por el mundo:

link: http://www.youtube.com/watch?v=CgWHbpMVQ1U
Ante el desastre terminó una era llevándose consigo todas las posibilidades que podían haberse desarrollado. Posteriormente los aviones, poco a poco ganaron espacio y, aunque menos seguros, se convirtieron en una alternativa de transporte viable después de la segunda guerra mundial. Hay que aclarar que esta tecnología durante el periodo que estuvo funcionando fue el medio de transporte más seguro de su tiempo, y de las decadas siguientes, pero de todas formas fue relegada al olvido y a apariciones ocasionales sin que volviese a tener la importancia que alguna vez tuvo.

Ahora ¿Es posible?
La ciencia está obviamente más desarrollada, disponemos de mejores materiales y normas de seguridad mucho más estrictas que en los tiempos del Hindenburg. Entonces, por qué no se hace?. Bueno porque la necesidad de transporte rápido está satisfecha por la aviación. Y sin una actividad para a la cual dedicarse cualquier proyecto de revivir esta tecnología no logra ganar el apoyo necesario. con el afán de buscarle un objetivo a esta tecnología algunos han propuesto usarla para el transporte de carga, pero esto está muy lejos de ser los lujosos palacios del cielo de antaño. Por otro lado desde el punto de vista de la función que desempeñaban también deberían dejar de funcionar los grandes barcos de pasajeros, pero no; ya que estos se aferran al concepto del viaje turístico, pasaron de dar un servicio de transporte a dar uno de relax; se convirtieron en cruceros que visitan puntos turísticos al rededor del globo brindando a sus pasajeros la oportunidad de conocer múltiples lugares de una manera más que cómoda, lujosa. Y este mismo concepto es el que algunos piensan es la manera de traer a la vida de nuevo a estos palacios sobre el cielo.

Ese es el caso de la propuesta Aircruise que pretende prestar el servicio de un hotel que pueda desplazarse por el cielo, implementando la tecnología actual al concepto del dirigible.


link: http://www.youtube.com/watch?v=bP15Vgt55Gk
Y al parecer la idea de vivir aunque sea unos días en un palacio entre las nubes continua seduciendo a muchos porque esta propuesta no está sola. Pues para el caso existe de momento al menos otra propuesta, que en lo personal me parece un poco más fantasiosa: la de equipar un helicóptero como si fuese un hotel cinco estrellas.

Con habitaciones equipadas y lujo.

Claro que en cuanto al número de pasajeros seguramente será muy limitado, como también lo será la autonomía de vuelo. http://www.ablturismo.com/content/view/513563/Primer-Hotel-Aereo-Mundial-inicia-Vuelos.html

Sea como fuere, la tecnología continua avanzando y las posibilidades se vuelven cada vez más realizables. Si este sueño pudo cumplirse, al menos parcialmente hace casi un siglo tal ves no falte mucho para que podamos ver o, mejor aún, pasar unas cortas vacaciones entre las nubes. Seguro que la vista vale la pena.




Eso fue todo, más una yapa.

link: http://www.youtube.com/watch?v=RF9fqx4H_Cg