Check the new version here

Popular channels

(Parte II) Me suceden cosas raras y te cuento como empezo to



Bienvenidos a la continuación de mi Post anterior, el que, si no han visto, se encuentra en la siguiente dirección:
http://www.taringa.net/posts/paranormal/18121542/Me-suceden-cosas-raras-y-te-cuento-como-empezo-todo-D.html



Gracias al cambio de lugar de trabajo de mi padre, regresamos a la ciudad de Tijuana, donde ya habíamos radicado dos años y medio antes, pero ahora en Playas de Tijuana, donde vivimos cerca de 3 semanas y nos cambiamos por problemas en el camino que tomaba mi papá cada día para llegar al trabajo.
Llegamos a Santa Fe, donde raramente me pasaban cosas extrañas de nuevo, yo segui con la costumbre de recargarme en la puerta cuando abría el cerrojo, por que aunque ya me había pasado algo por eso, era bastante divertido cuando le aventaba la puerta encima a alguien, ocasionalmente regresaron los rasguños y en ciertas ocasiones en la noche llegue a escuchar la voz de una niña, pero no le quería poner importancia, quería dejar esas cosas atrás...
Iba a la secundaria junto con mi hermana, ella en 3ero y yo en 1ero. Cada mañana nos llevaban a la escuela y nos regresábamos caminando en la tarde.
Recuerdo bien ese día, hasta la fecha exacta por el simple hecho de que fue un Miércoles de Cenizas, mi hermana y yo regresábamos de la secundaria como cualquier tarde, A una cuadra de mi casa había una mini-plaza por la que teníamos que pasar para llegar, como estaba diciendo...
Regresábamos de la Secundaria como cualquier día y mi hermana se encontró a su mejor amiga en la plaza, se quedaron platicando (y pues uno tiene necesidades), me despedí de mi hermana y su amiga por que tenia que llegar rápido a la casa, para ser precisos al baño



Mi casa era esa. Se supone que siempre había alguien en ella cuando llegábamos, por algo no nos dieron llave, abrí la puerta exterior e hice lo de siempre, recargarme en la puerta y abrir el cerrojo, el mismo que abrió pero la puerta tenia un seguro arriba, el que estaba cerrado y por lo tanto no me dejaba entrar, mire por la ventana de enfrente y la cortina no dejaba que viera hacia adentro.
En el pasillo a lado de la casa teníamos 5 bicicletas acomodadas y las brinque para ver si el ventanal de atrás estaba abierto para poder entrar, también tenia el seguro :/ , me fije por una de las ventanas de la cocina y no había nadie adentro, de hecho estaba mas oscuro de lo normal, para ser un día soleado a la 1:30. Estaba la televisión apagada con el GameCube conectado por que mi hermano regresando de la primaria era lo que utilizaba, pensé: Pues ni pedo, a ver como le haces pero te aguantas D:
Volví a brincar las bicicletas para sentarme en el patio a esperar y a medio brinco escuche como le quitaron el seguro a la puerta de enfrente.
La abrí como si nada y levante la mirada hacia enfrente de mi para ver quien la había abierto, y ahí estaba, pero no era ni mi hermano, ni mi mamá, ni siquiera mi papá regresando temprano de trabajar, era una sombra... de mi tamaño y que me veía de frente.



No me pude mover para nada, hasta que la sombra lo hizo, se di la vuelta hacia su derecha y me metió a dentro de la cocina, cuando deje de verla corrí a donde había entrado, pero no había nada :/
Corrí al baño y me salí de la casa lo mas pronto posible, no quería entrar solo de nuevo.
Llego el carro de mi mama con mi hermano y mi tío, les platique lo que había pasado, y me dijeron que fuera a la iglesia a una cuadra de la casa a ponerme la cruz, dio lo mismo, esa noche no pude dormir.



Después de eso las marcas regresaban cada semana, nos volvimos a cambiar dos veces mas de casa dentro de Santa Fe y solo los rasguños siguieron, pero comenzó a pasar otra cosa, tenia un stereo en el cuarto, y pasaba algo curioso con el, prendía y apagaba solo, subiéndose el volumen hasta el tope, ahora que lo pienso esto nunca me paso en la noche, pasaba a plena luz del día y no importaba que estuviese solo o con la casa llena, le busque una explicación coherente pero el stereo era relativamente nuevo, le quite la bolita que subía el volumen manualmente para solo hacerlo con el control remoto, pero siguió prendiendo y apagando. Lo comencé a tomar ya como algo cotidiano y hasta gracioso.
Pasaron lo meses y nada fuera de lo normal, tuve novia (Si, no soy un virgo) y pasaba mucho tiempo con ella y mucho tiempo jugando fútbol, casi ni estaba en mi casa, por lo tanto no pasaban muchas cosas aparte de lo del stereo.
Dos años y medio volvieron a cambiar a mi papá de lugar de trabajo y por segunda vez, Mexicali era el destino.



En este regreso a la ciudad intente encontrar el libro por que pensé: "Regrese aquí, y me quiero dejar de tonterías" pero nunca volví a encontrar el libro (Hasta los 17, pero ni lo quise volver a tocar) me decidí a mandar al carajo lo que había pasado.
A los cuantos meses conocí a una muchacha, ella y mi ingreso a la prepa harían que pasara los 2 años y medio mal tranquilos, aunque mi mentalidad cambio, acepte que me pasaban cosas por lo que había hecho con el libro, cociente o inconscientemente abrí algo que hasta el día de hoy no puedo cerrar



Sonara algo trillado pero, otra vez volvieron a cambiar a mi papá de ciudad para trabajar ( Es parte de la cadena de restaurante mas grande de México, la que tiene una política de rotación cada 2 años y medio)
Monterrey, Nuevo León fue el siguiente destino y volvieron a pasar cosas...

Para no cansarlos, resulta que tenemos un perro, se llama Pucco y es bastante cariñoso



Un domingo normal en la noche estábamos viendo un programa de fantasma en la tele, para hacerla de emoción yo siempre apagaba las luces, así daba mas miedo.
Al perro le gustaba andar caminando por la sala o simplemente sentarse frente a la puerta, llego un punto del programa en el que le perdí el hilo y me puse a pensar estupideces en mi mente, cuando me comenzó a dar frió en todo el cuerpo y sentí como se detenía en mi espalda.
Había alguien detrás de mi, pero solo yo lo sentía, voltie la cabeza para ver si alguien mas tenia una mueca de susto, pero no, nadie sentía nada... Mi perro comenzó a gruñir y nos volteamos a ver, el cruce de miradas duro poco, Pucco subió la mirada y se quedo viendo fijamente justo donde sentía que había alguien :/

Mi estancia en Monterrey duro 8 meses, casi al finalizar los 8 meses, las ultimas semanas, se volvió a escuchar la voz de la niña en la noche, y no solo eso en varias ocasiones y durmiendo boca arriba en plena madrugada sentí como alguien me abrazaba el pecho y me jalaba hacia dentro del colchón, eso me llego a pasar casi tres veces a la semana, hasta que llego el fin de año y decidí regresar solo a la Ciudad de Mexicali...



Llevo 6 horas escribiendo, editando y haciéndome wey en la computadora, creo que mañana publico lo que me ha pasado en los últimos meses, y para ser mas exactos, esta semana, Buenas noches.
0
0
0
1
0No comments yet