About Taringa!

Popular channels

Peronismo ( investigacion realizada por mi)

hola taringueros tuve que hacer una investigación sobre el peronismo, y como recién termino lo comparto para el que quiera saber algo mas o lo necesite para el colegio:

Una serie de acontecimientos y factores característicos de la época, fueron lo motores que impulsaron a la aparición del movimiento peronista y de su líder.
Así retrata el historiador Félix Luna al 17 de octubre de 1945, día en el que nació el Peronismo:
“Hubo un día que cambió nuestra historia: el 17 de octubre de1945. Miles de habitantes periféricos de Buenos Aires avanzaron pacíficamente hacia la Plaza de Mayo y reclamaron tozudamente la libertad del coronel Juan Perón. Antes de la medianoche, tras el discurso que pronunció Perón desde el balcón de la Casa de Gobierno, puede decirse que todo había cambiado. Cayó el plan de los partidos opositores, que buscaban que la Corte se hiciera cargo del Gobierno; cambió la intención del ejército, que pretendía reforzar el Gobierno con civiles a fines; cambio el propósito de un sector del radicalismo, que apoyaba una salida electoral sin Perón. La inesperada presencia popular consagró como líder a Perón, barrió con la hegemonía de los partidos tradicionales, urdió un nuevo compromiso entre el ejército y el pueblo. Y, sobre todo, planteo la justicia social como valor que ya no podría dejar de tomarse en cuenta”



Hacia el año treinta, el mundo estaba experimentando cambios significativos. Las secuelas de la Primera Guerra Mundial se hacían evidentes en el ámbito internacional. A esto se le suma la crisis económica de 1929, que ocurrió tras la caída de la bolsa de valores de Wall Street. Todos estos hechos repercutieron indudablemente en la Argentina y condujeron al descontento popular. Así, se produjo el primer quiebre institucional en el año 1930 que depuso al presidente Hipólito Irigoyen e inició un periodo oscuro, en el cual existiría la alternancia de gobiernos de facto y constitucionales, en las décadas subsiguientes, llevándose a cabo también, elecciones fraudulentas.
Hacia el año 1940, el presidente Roberto Ortiz (de tendencia democrática), por problemas de salud, debió delegar el mando en Ramón Castillo. Con este cambio de gobierno, todos los avances alcanzados en materia democrática, sufrieron un retroceso, debido a la ideología conservadora del sucesor de Ortiz. Sin embargo, la concepción democrática, se había arraigado en la sociedad, y no resultaría sencillo erradicarla. Incluso hasta las Fuerzas Armadas estaban alertas de lo que ocurría en Europa, querían democracia.
Ante la delicada situación del país y la imposibilidad del gobierno a llevar a cabo su gestión, comenzaron a perfilarse grupos golpistas de distintas índoles, dentro del ejército. Entre ellos, puede mencionarse el G.O.U., Grupo de Oficiales Unidos, de tendencia nacionalista, dentro del cual comenzaba a destacarse la figura del coronel Juan Domingo de Perón, quien iría escalando posiciones dentro del Ejército. Frente a la situación política y económica, sectores militares decidieron realizar un golpe armado.
Este estallido revolucionario se llevó a cabo el 4 de junio de 1943 y fue un hecho previsible, inevitable. Respondía a una serie de factores de fondo, como los avances de los totalitarismos, que regía prácticamente la vida política de Europa (nazismo, fascismo, franquismo), pero que sin embargo comenzaban a dar indicios de que serían derrotados. El triunfo del totalitarismo alentaba a muchos que crían que con la derrota de Inglaterra, Argentina saldría beneficiada, ya que no tendría más dependencia económica. A su vez, se estaban produciendo cambios sociales. La crisis del año treinta, atrajo a trabajadores del campo a grandes ciudades en busca de mejores condiciones de vida, produciéndose de esta manera, migraciones internas. Además, existía una ideología nacionalista presente en el círculo militar y en las clases altas, a favor de la industria nacional. Por otro lado, los sectores intelectuales, con el triunfo de Franco en España, se veían influenciados.
El golpe de Estado de 1943, como ya se mencionó anteriormente, fue llevado a cabo por el GOU. Sin embargo, sus integrantes carecían de programa y de jefe. Es por ello que se vieron obligados a apoyarse en nacionalistas, como estos últimos, en 1930, se apoyaron en grupos conservadores. Tomó la conducción del gobierno el general Rawson, quien solo duró en su cargo 48 horas. Lo sucedió Ramírez, cuyo Ministro de Guerra era Farrell, quien meses más tarde llevaría a cabo un golpe interno. Una vez en el poder, se valió del general Perón como vicepresidente. No obstante, este no sería el único cargo que tendría bajo su seno, estar a cargo del Ministerio de Guerra y de la Secretaría de Trabajo y Previsión (luego llamado Ministerio de Trabajo y Provisión) fueron otras funciones otorgadas al general, quien ocupaba de esta forma tres cargos. El coronel buscó un acercamiento con la clase obrera, hasta entonces no tenida en cuenta en el ámbito político. Desde la secretaría sancionó una serie de reformas de legislación laboral, bajo el slogan ”mejor que decir es hacer, mejor que prometer es realizar”: creó nuevos sindicatos; encontró a la CGT dividida en dos sectores y se alió a uno de ellos desplazando a los socialistas y comunistas; decretó nuevos estatutos para los gremio (Estatuto del Peón); estableció el pago de vacaciones y aguinaldos, junto con la sanción del seguro social y la jubilación; creó los Tribunales de Trabajo. Quizá su labor más importante fue la organización de una serie de gremios sin tradición gremial, como por ejemplo el caso de los azucareros en Tucumán; les dio la posibilidad de reconocimiento y creó así un movimiento en el que las lealtades se concentraron en su figura.
Estas reformas impulsadas por Perón trajeron como consecuencia un acercamiento político entre el Estado y el movimiento obrero. El apoyo a estos cambios provino de diferentes sectores del sindicalismo. Esto fue el inicio de la formación de un bloque social y político constituido por una gran parte de los trabajadores y sus organizaciones sindicales y un sector nacionalista del ejército.
Al mismo tiempo que se iba constituyendo esta alianza, también crecía el descontento y la oposición de los terratenientes (oligarquía) y de los grandes empresarios a la política social de Perón. El gobierno alarmado ante el creciente poder de Perón, clamó por su renuncia. Perón fue destituido y enviado prisionero a la Isla Martín García. Debido a su aprehensión, se convocó a una huelga general para el día 18 de octubre, pero por razones de organización, se efectuó un día antes. El 17 de octubre de 1943, conocido por los peronistas como día de la lealtad, fue una jornada muy importante; se trató de una reacción popular, miles de congregaciones de trabajadores marcharon a Plaza de Mayo y pidieron por la libertad de Perón, demostrando su amor hacia su figura. Este acontecimiento, dio lugar a un esquema político nuevo que rigió por más de diez años: el movimiento sindical que respalda a un gobierno cuyo apoyo es sustentado por las fuerzas armadas y el ingreso a la vida política argentina de las masas no vinculadas a ningún partido, sino fieles a la figura de un líder (carácter FACHO) que les había dado conquistas.
Esa huelga fue el puntapié inicial para que se creara el Movimiento Peronista, que por cierto, era de carácter verticalista, ya que se seguía a una persona y no a una idea.
Fue ese día soleado de octubre, que surgió el término “descamisados”, para referirse a los adeptos a Perón. Esta terminología, aplicada inicialmente de forma despectiva por la oposición, se debió a que, como consecuencia de las altas temperaturas, los huelguistas se quitaron sus camisas. En muchas ocasiones, se comparan con las camisas blancas de Muzzolini y con los sans-culottes de la Revolución Francesa, que de forma análoga, el término fue usado para despreciar a los revolucionarios franceses.
Ante la presencia de las masas, Perón salio al balcón a dar un discurso. Tal presión popular, obligó al gobierno a convocar a elecciones para el 24 de febrero de 1946. Las fuerzas políticas se polarizaron en peronistas y antiperonistas. La Unión Cívica Radical y los partidos Socialista, Comunista y Demócrata Progresista, constituyeron la Unión Democrática, que proclamó la fórmula Tamborín-Mosca. Por su parte, Perón creó un frente político apoyado por el Partido Laborista, que de hecho su plataforma se asemejaba a la del Partido Laborista Inglés, formado por sindicalistas. Además, Perón buscó dirigentes radicales, quienes conocían de política. Así, se armó alrededor de este general un frente sobre la base de grupos laboristas, radicales, renovadores y centros cívicos independientes, que proponía la fórmula Perón-Quijano. También, obtuvo el apoyo de sectores Nacionalistas y de la Iglesia.
Frente a los primeros comicios libres de fraude electoral, hecho que no ocurría hace largo tiempo, Perón ganó las elecciones presidenciales, acabando así con la crisis de legitimidad. Hacia ese año, el panorama era el siguiente: la Argentina había salido indemne de la guerra, era soberana y quería algo que ya no podían dar los viejos partidos políticos. La acción de Perón era un salto hacia algo innovador. Poseía programas de acción social y recogía ideas de la época como Estado Benefactor (sobre las bases del economista Keynes), justicia social y soberanía.
Cuando Perón asumió el gobierno, poseía un proyecto en mente: según su concepción el estado debía jugar un papel esencial, colocándose por encima de todos los sectores sociales, incorporando a la clase obrera, promoviendo su reconocimiento. Su proyecto para organizar el Estado se centraba en tres premisas:
- Justicia social. Significaba la inclusión de las clases trabajadoras y las mismas posibilidades y participación para todos los habitantes.
- Independencia económica. Implicaba romper la dependencia económica con Gran Bretaña y Estados Unidos existentes hasta el momento. Con esto se buscaba la protección de la economía nacional.
- Soberanía política.
En cuanto a su política, Perón tuvo un accionar muy particular. En lo que respecta a su relación con los partidos políticos, para obtener la presidencia se apoyó en diversos grupos políticos, pero sin embargo, tras su asunción, dictó la Ley Orgánica de los Partidos Políticos para poder someterlos. Así, se prohibía las coaliciones de partidos políticos (aquellos que lo habían conducido al poder) y los obligó a fusionarse, formando el Partido Único de la Revolución Nacional. Procedió análogamente con los sindicados: admitía únicamente un sindicato por rama de industria. Sin embargo no perdió el apoyo de los grupos sindicalistas. Su manipulación consistía en estimular los conflictos entre patrones y obreros, para luego aparecer como mediador e intérprete de los trabajadores. A esto se debe su característico apodo “bombero piromaniaco”.
Política
El gobierno de Perón, era muy popular. El creciente apoyo de la case obrera y la ampliación del voto (voto femenino), ampliaron sus recursos electorales. Una de sus medidas para llevar a cabo su proyecto consistió en una reforma constitucional realizada en 1949, por la cual se modificaron las disposiciones concernientes a la reelección presidencial, haciéndola sucesiva. Además, se otorgaron concesiones a agrupaciones obreras con numerosas legislaciones para la familia, la ancianidad y la cultura.
El sistema era autoritario, populista y tendía al partido único. Junto a la figura de Evita, apareció el Partido Peronista Femenino. Si bien Perón no quería que se refiriesen a su movimiento como partido, tras llamarse Partido Único Nacionalista, recibió el nombre de Partido Justicialista. El oficialismo se manejaba a través de él y poseía numerosos afiliados, entre ellos a la CGT.

Economía
Dentro de su proyecto se perfilaba la idea de reorientar la economía. Así, Perón lanzó su Primer Plan Quinquenal (1947-1951), por el cual el Estado adquirió un rol activo; la economía se ubicó al servicio de la justicia social y el aparato financiero fue destinado a la promoción de industrias, ya que el objetivo perseguido era el de la sustitución de las importaciones, abandonando el modelo agroexportador que caracterizó al período anterior. La economía fue de carácter nacionalista, estatista y autarquizante en un primer momento. El país contaba con elementos favorables como reservas de dinero (acumuladas durante la guerra), era proveedora de materias primas. El Estado tenía a su cargo el transporte fluvial y aéreo y controlaba el comercio exterior a través del IAPI. A través de este aparato del Estado, que compraba a productores y vendía al exterior quedándose con importantes ganancias, el Estado contaba con importantes divisas, las cuales fueron utilizadas para comprar empresas de servicios públicos y crear otras nuevas, logrando así una autonomía económica, promoviendo la industrialización. El estado pasó a controlar las actividades terciarias; se nacionalizaron ferrocarriles, servicios telefónicos, entre otros. Dentro de las empresas creadas, puede mencionarse Gas del Estado, que mejoró el suministro de gas. Sin embargo YPF no tuvo la misma suerte, ya que la explotación de petróleo se vio afectada por la guerra, y no llegó a cubrir las necesidades internas. En consecuencia, el combustible debió ser importado.
Durante este período se produjo un crecimiento sostenido de los salarios reales, y se fomentó el consumo interno. Así, se formaba un círculo económico, que propiciaba el desarrollo sostenido del país.
Para lograr el carácter autarquizante, se tuvieron que otorgar subsidios, pero esto no funcionó por mucho tiempo, ya que con el reacomodamiento de Europa y la finalización de las reservas que tenía tuvo que tomar otro rumbo. Además, el plan constó con otros obstáculos. Era imposible modernizar la infraestructura y se seguía dependiendo de las exportaciones tradicionales (agropecuarias). Por ello es que se hizo un acercamiento a Estados Unidos y Gran Bretaña. No obstante, la situación no mejoró y se debió recurrir a un Plan de Emergencia, por el cual se limitaban los aumentos salariales, se promovía la austeridad y había una disminución del gasto público para aumentar los saldos exportadores.
En 1952, se lanzó un Segundo Plan Quinquenal, el cual propiciaba el ingreso de capitales extranjeros. Se buscaba lograr el equilibrio económico y un pacto social entre trabajadores y patrones. En este caso, se favoreció el desarrollo agrícola, retornándose al clásico sistema agroexportador. El Plan tuvo éxito relativo: la economía se recuperó pero no creció.
Se puede observar que el sistema de reestructuración económica se llevó a cabo mediante Planes Quinquenales, al igual que sucedió en la Unión Soviética con Stalin.

Todas las ideas de Perón tienen sus raíces en Europa; la nacionalización ocurrió en Inglaterra con los Laboristas; en Francia De Gaulle nacionalizó empresas. El pensamiento estatista estaba generalizado en el mundo. Se puede afirmar que Perón tomó como modelo la cultura europea.

La enfermedad y muerte de su esposa Eva Perón (nexo entre el gobierno y el movimiento obrero), la pérdida de crédito exterior, la inflación y la incapacidad para resolver problemas urgentes, las discrepancias con la Iglesias y las negociaciones con empresas extranjeras fueron elementos que llevaron al descontento y al desencadenamiento del movimiento armado que lo derrocó en septiembre de 1955.


saludos y comenten
0No comments yet