About Taringa!

Popular channels

Primer capitulo de lo que espero algun dia sea un libro.

Escribí esto hace unos días, para las cosas que escribo me parecio bueno sin embargo, quiero saber sus opiniones, si es una mierda diganlo no se preocupen me ayudara a mejorar.


La avenida principal de la ciudad se extendía rectamente sobre el horizonte frente sus ojos, era larga, moderna y rodeada a los lados por edificios altos e imponentes con cientos o incluso miles de ventanas que a su vez reflejaban el hermoso cielo nublado. La nieve le sentaba bien a la ciudad, la hacía lucir más hermosa y ayudaba a externar lo que la ciudad era, una enorme y fría fortaleza. Soledad eso era lo que la ciudad proyectaba, no había ni si quiera un alma en 5 km a la redonda, la ciudad esta deshabitada desde hace ya casi 2 años. La fortaleza de la soledad pensó. Había llegado al lugar indicado a lo lejos vio un perro de color negro caminando entre la nieve, posiblemente el perro era uno de los pocos seres vivos que no se había dado cuenta de lo mucho que había cambiado la vida en el mundo en los últimos 3 años. El perro seguiría siendo un perro hasta el final de sus días sin importar lo que ocurriera a su alrededor. La envidia que sentía hacia aquel noble animal era evidente pero también sintió alegría cuando vio a ese perro, Buenas memorias acudían a su mente, memorias de una mejor época, una no tan solitaria.


Siguió caminando a través de la avenida principal y a su derecha vio una escuela abandonada que en otros tiempos estaba abarrotada de niños y jóvenes llenos de vida he inocencia. También vio un supermercado con sus estanterías vacías y sus cajas registradoras arrancadas de su lugar, una comisaria abandonada con las patrullas desvalijadas, un parque que había recuperado su estado salvaje, una tienda de discos, un restaurant, un pequeño hotel, un supermercado, un estadio de futbol, en fin una ciudad igual en la que él había crecido y nacido. Una ciudad normal.

Cuando paso por la plaza principal de la ciudad se imaginó a la gente pasando por ahí con rumbo a su trabajo, también se imaginó las calles repletas de personas con camino al metro pensando en su cotidiana vida, trabajo familia, etc., sin embargo eso fue antes ahora solo quedaba el silencio….. Y algo más. Lo sentía desde que se acercó a solo 3 km de su destino, no estaba solo algo más vivía en esa ciudad y eso lo hizo sonreír otra vez: Estaba en el lugar correcto. Paso por otras cuantas escuelas, parques y miles de casas abandonadas, autos chocados y postes de luz destruidos. Se ocultaba con sigilo sin embargo sabia lo ridículo que era, no se podía esconder de eso que venía a buscar…. O de quien venía a buscar. Paso un enorme parque y luego un enorme jardín para por ultimo llegar a la parte más alejada de la ciudad, un campo rural se extendía por encima de sus ojos, de pronto se sintió observado y sobre todo invadido, algo estaba dentro de su cabeza escudriñando en sus recuerdos y memorias. Ya estaba en donde quería estar.

Sabiendo que estaba en el lugar correcto corrió por el campo con dirección hacia la mansión y solo se detuvo cuando estuvo junto a una de sus paredes, dio un rodeo por la casa buscando una entrada y se detuvo frente a la entrada principal dio un leve empujón y la enorme puerta de madera se abrió frente a el invitándolo a pasar. SI bien el nunca había estado en esa casa sabía perfectamente que camino recorrer. Paso por varios salones vacíos un salón para invitados, otro para dar banquetes de no más de 50 personas, otro para más de 100, una sala de lectura, varias habitaciones individuales, se dirigía al ala izquierda de la mansión y llego ahí para situarse frente a una pequeña habitación individual. Cuando se detuvo frente a la entrada lo sintió: el aire le pesaba encima y hacia que respirar fuera difícil, le costaba concentrarse pero sobre todo algo en su cabeza le decía que no entrara al habitación. Puso su mano en la perilla de la puerta y rápidamente su cabeza comenzó a recordar escenas horribles de su vida, pero siguió sosteniendo la perilla firmemente, intento girarla una vez más pero esta vez no solo tuvo malos recuerdos si no que empezó a sentir miedo un miedo profundo y luego una voz en su cabeza “Vete de aquí”. El aire comenzó a hacerse más pesado y luego un miedo aún más intenso lo ataco, cayo a suelo de rodillas. Se levantó sudando y furioso, entonces reuniendo toda su concentración, aparto a esa presencia de su cabeza…..-“Esos trucos ya no funcionan conmigo niño”. Giro la perilla de la puerta con una gran furia solo para darse cuenta de que la puerta estaba atrancada, intento forzarla una vez más pero fue inútil. Cerrar una puerta para el era tan inútil como engañar a quien estaba detrás de esa puerta. Se concentró como siempre lo hacia y en un parpadeo estaba dentro de la habitación. Unos ojos verdes y profundos lo miraban con una gran ausencia en ellos, aun recordaba la primera vez que miro esos ojos, había tanto amor y alegría en ellos que le sorprendía lo mucho que aquella mirada había cambiado en los últimos años.


La persona que lo miraba era un pequeño adolescente, sin embargo su semblante era el de una persona adulta, vestía como siempre lo hacía en la época pasada: Camisa, pantalón, corbata y saco hechos a la medida. Su larga cabellera negra le caía sobre la cara y solo dejaba ver uno de esos intensos ojos verdes. Estaba encorvado sobre una silla de ruedas y a su lado se encontraba un sostenedor de suero del que colgaba una especie de líquido amarillo. Al hacerse el silencio el niño se puso de pie y con una voz carente de toda vida y alegría dijo:
-No has cambiado nada al parecer sigues siendo el mismo idiota arrogante y oportunista que fuiste en el pasado, ¿arrepentimiento? Estas arrepentido ya veo ¿es interesante sabes? Todos los días me arrepiento de no haberte matado aquella noche, todos debimos hacerlo pero ya sabes lo fácil que es para ti escapar de las situaciones comprometedoras, ahorrémonos los disgusto seré directo: No pienso ayudarte, lleva esa cruz que cargas y ojala te aplastes y mueras debajo de ella, no pienso sacrificar mi vida una vez más por un idiota que solo quiere hacer una buena acción para poder dormir en las noches.
La respuesta del chico no le sorprendió en lo absoluto de echo era mejor de lo que esperaba. Seguía completo, sin agujeros y con su mente intacta. –Sabes que no hago esto por mí, lo sabes muy bien.

El niño camino hacia lentamente hacia la luz blanca del cielo nublado, poco a poco su cara fue saliendo de la penumbra y se ilumino lentamente dejando ver su fina piel blanca. Su pelo cubria totalmente un lado de su cara. – Sabes muy bien que no hay secretos para mi, sigues siendo el mismo, en tu cabeza solo hay dolor y confusión, claro hay arrepentimiento y un deseo de enmendar tu pasado pero incluso tú no sabes porque lo haces ¿o me equivoco?

El chico de la chamarra de cuero no parpadeo al escuchar esas palabras pero ya sabía bien que no externar su confusión era inútil ante aquel niño. Armándose de valor dijo: –sabes que no soy ya el mismo de antes. El niño camino más hacia el y dejando caer su cabello de forma que descubría el lado derecho de su cara dejando ver una enorme cicatriz que le cubría la mitad de la cara y que bajaba atreves de su cuello, perdiéndose dentro de su ropa. Con una gran sonrisa melancólica y voz apenas audible pero llena de furia le dijo; -Yo tampoco soy el mismo de antes……… has acabado con mi paciencia, lárgate ahora o te matare, sabes que de las pocas personas que pueden matarte en este mundo yo soy una de las más peligrosas, vete o terminare con esto de una vez por todas.

El sabía que solo era un niño, que con un solo golpe podía dejarlo inconsciente o incluso matarlo, pero el no era un niño normal, no lo era. -¿matarme? ¿Con ese cuerpo? No alcanzarías a intentarlo antes de que te tenga del cuello con un arma.

-¿Olvidas quién soy yo? ¿Olvidas qué las mentiras no funcionan conmigo? El rostro del chico era a cada momento más sombrío –Bien sabes que puedo ver cuando alguien miente y sé que a pesar de mi cuerpo me tienes miedo, no necesito entrar en tu cabeza para saberlo, con ver tus ojos me basta

Es inútil no va a escuchar nada de lo que le diga, pensó. -Para poder saber lo que cada ser humano piensa eres más cerrado que el culo de una monja, vamos ayúdame, por los viejos tiempos.

La cara del niño de la cara quemada se fundio en odio y gritando dijo: -¿PARA QUÉ ME ABANDONES UNA VEZ MÁS?....... Déjate de estupideces, tus intensiones son un libro abierto para mí, Vete de acá junto a tu egoísmo y tus estúpidas promesas a otro lado, tu mente me enferma, ¡largo¡ te daré 3 segundos, sé que puedes largarte de acá en menos que ese tiempo, vete ahora.

El hombre de la chamarra de cuero metió su mano dentro de uno de los bolsillos de su chamarra y desenfundo un afilado puñal de acero inoxidable y con una falsa seguridad dijo –¿Ya sabes que no me iré a ningún lado verdad?.......La expresión del niño había cambiado por completo, si bien su cara era más serena, sentía el odio en sus ojos. Un segundo, dos segundos, tres segundos y luego una explosión. La bala paso justo al lado de su cara, intento incorporarse sin embargo otras 3 detonaciones fueron lanzadas en contra de él, Paso atraves de las balas desenfundo su puñal, y se arrojó hacia el niño de la cara quemada para después desaparecer de la habitación. Reapareció detrás de él poniéndolo el puñal en el cuello, sin embargo él ya había predicho esto puesto que el cañón de su arma estaba en apuntando hacia su pierna. Desapareció nuevamente y esquivo la detonación, pero era tarde 3 detonaciones más fueron contra él, esquivo todas sin embargo una le roso las piernas. No tenía mucho tiempo, si tenía que lastimarlo lo haría aunque fuera un niño y así lo hizo se arrojó contra el atacándolo con su puñal desde arriba y luego desde abajo, por la espalda, de frente, pero el niño bloqueaba todos los ataques. Intentaba no pensar porque si no sería un hombre muerto pero era inútil el niño podía leer su mente y como el le había dicho, su cabeza era un libro abierto. Cuando pareció que por fin había logrado encontrar un punto ciego fue tarde, el niño desenfundo un pequeño cuchillo y se lo clavo en el abdomen. Intento retroceder pero se dio cuenta de que había perdido la pelea, El niño saco una tercera arma de debajo de su ropa y disparo hacia su cara, esquivo la bala como pudo solo para caer en otra ráfaga de balas, una bala más se le incrusto en la pierna y luego un tiro directo a la cabeza.
Ya no estaba dentro la mansión estaba afuera de esta cayendo rápidamente del cuarto piso, reuniendo toda la concentración que tenía reapareció en el suelo, el tele transportarse no había precisamente aliviado la caída, pero al menos no estaba muerto.-“maldito seas mocoso, tu sabes donde esta y no me lo quieres decir”


Sintió la sangre correr por sus piernas y luego el dolor de siempre, su espalda lo estaba matando nuevamente. Cuando se puso de pie con dificultad aprecio la mansión a lo lejos, y con una enorme decepción se dio la vuelta con la intención de marcharse, pero cuando lo hizo miro la ciudad una vez más, esa enorme ciudad abandonada y destruida por las batallas que en ella se libraron, “¿cómo llegamos a esto? ¿En momento fallamos? ¿Cómo es que termínanos matándonos los unos a los otros?” Golpeo la nieve con una enorme rabia, y vio como algo caía al lado de él rozando su cabeza, girando su mirada al suelo vio su puñal de acero con incrustaciones de plata tirado en la nieve, “En el momento que intentamos ser héroes” la voz resonó en su cabeza como una vieja maldición que se repetía en su cabeza todas las noches, “El día que quisimos ser héroes, ese fue el día en que todo se perdió”

Miro una vez más la ciudad sin embargo esta vez no era la ciudad que tenía frente a el lo que realmente miraba, era una ciudad muy distinta tenia edificios más altos y era más grande, con un rio en medio de ella sin embargo lo que realmente lo diferenciaba de la anterior era la vida, la vida que había en ella. Y entonces recordó todas esa cosas en las que no le gustaba pensar. Cuando él era solo un estudiante normal, cuando no vivía arrepentido, cuando la vida no era tan cruel y sobre todo recordó una época que no volvería jamás, una época que había sido borrada cruelmente para dar lugar a una época cruel, desalmada y solitaria. Una época pasada.
0No comments yet
      GIF