Popular channels

Psicología positiva

Pensar bien de uno mismo

La opinión interna es la única que importa, por eso Pensar bien de uno mismo es básico.
La elección de pensamientos en el mar de pensamientos requiere una alta dedicación, esfuerzo y atención, pero vale intentarlo dada la importancia del pensamiento positivo y como afecta a nuestra manera de afrontar la vida.

Elige tus paquetes de pensamientos personales para tu máximo bienestar, para ser mejor. Ponte en estado de alerta y filtra el pensamiento, selecciona lo positivo que traes naturalmente y salta los paradigmas negativos heredados, las influencias del entorno. Instala en ti mismo la imagen de vida que sientes que mereces por sobre la que tienes.

No tiene sentido fomentar el pensamiento positivo si no somos los primeros a los que nos lo aplicamos, para vernos positivamente. Los demás no tienen mala intención sobre nosotros, salvo unos poquititos, es parte del juego de convivir. Si no somos capaces de tratarnos bien, los demás es probable que no lo hagan. Si transmitimos inseguridad en lo que hacemos, aun haciéndolo bien, ¿cómo otros podrían a confiar en nosotros?
Para que los demás te valoren y respeten, tú tienes que hacerlo primero.

Puedes aumentar tu autoestima si estas convencido de que lo haces por tu bien, porque lo mereces, porque eres valioso y te quieres. Necesitas tu vida plena, ya que tú eres capaz de dar y recibir mucho más.
Inventa tu método personal para conseguir una autoestima fuerte, aprende a quererte paso a paso desde pequeñas cosas en adelante. Comienza a verte de forma muy positiva, eres el punto inicial, convives en primer lugar contigo, luego con tu universo exterior.

El cerebro es un procesador de datos ultra inteligente infinitamente más grande y veloz que una PC, que solo hace lo que el programador indica. Es un órgano vivo que procesa millones de datos en milisegundos y optimiza su trabajo agregándole soluciones a lo que tu intención enfoca. El cerebro tiende a seleccionar y eliminar lo que va procesando en el transcurso del día según que eliges intentar. No nos podemos fijar en todo y pasa lo mismo con los pensamientos, son demasiado veloces para la voluntad del observador, pero para la intención no importa. No tenemos que darle órdenes a un brazo para que levante un objeto de forma consciente, el cerebro sí lo hace respondiendo a nuestra intención.

Los pensamientos son tan increíblemente veloces que día a día se automatizan. Por eso muchas de las cosas que hacemos ni las analizamos. El cerebro si lo hace de forma automática en un segundo plano para poder dedicar el primer plano a lo que tenemos en la conciencia superficial.
Cuando pensamos algo de nosotros mismos el cerebro lo aprende de inmediato. No tiene que pensarlo la próxima vez. Pensando formamos creencias y sentimientos. Así pre-armamos la reacción ante cualquier situación, reto o desafío, hablar ante el público, encontrarnos con alguien importante, una entrevista de negocio, una competencia, etc.

Todo lo que tenemos en el horizonte lo pensamos una y otra vez. Cuando nos encontremos en la situación, el cerebro, para evitar el estrés, hará lo que ha aprendido, ya que lo hemos pensado mil veces!. Y sucede justamente, lo que has imaginado, porque todo lo estamos pensando a modo de repetición. Es la única fórmula que el cerebro tiene para resolver toda situación de acuerdo a la carga que le hemos puesto.

Por tanto se trata de elegir pensamientos benéficos entre el océano de pensamientos en el que navegamos. Dicho de otro modo, pensar lo mejor posible. Es esencial empezar por uno mismo, para transmitir a nuestro cerebro seguridad y nuevas pautas de comportamiento.

¿Cómo fomentar el pensamiento positivo?
Todos tenemos cosas positivas. Tienes cosas buenas, como todo el mundo, puede que seas discreto, listo, ordenado, coherente, pacífico, simpático, divertido, buen conversador, trabajador, paciente, fiel, buen amigo, atento, empático, quizás das buenos consejos, tienes sentido del humor, seas gracioso, talentoso para muchas cosas. … hay miles de muchas cosas buenas que ya eres y puedes ser.

Haz una lista tan larga como sea posible de adjetivos y piensa cuáles son los tuyos.
Si aun no eres capaz, observa cosas buenas que tengan los demás y mira si tú no las tienes mejor que ellos. No se trata de buscar lo que no tienes sino de encontrar lo que tengas.
Todos tenemos cosas buenas, si ni tú ni nadie te las sabe ver, considera que tu problema viene de la gente que te rodea. ¿Qué hacen contigo si no tienes nada bueno? Desde luego que un mal entorno fastidia la autoestima a cualquiera.
Haz una lista bien larga de tus cosas positivas. Pídele a quien te quiere bien que te ayude a extender esa lista. Si sabes escuchar, te irás descubriendo el potencial oculto o que esta emergiendo en ti.
Tenemos infinito potencial aunque aun no lo vislumbremos.

Márcate pequeñas metas e imagínate consiguiéndolas. Cuando lo consigas felicítate por ello y recuérdalo tanto como sea posible. Imagínate consiguiendo cada vez cosas más importantes y recuérdate a menudo todas las cosas buenas que descubres que tienes. Ten la lista siempre a mano, verás como pronto empiezas a añadir cosas a tu lista y va siendo cada vez más larga.
Trabaja mucho a nivel interior. Busca dentro de ti mismo todo lo positivo que tienes y cuando lo encuentres no permitas que se te olvide. Si te gusta, escribe en secreto tu propio diario de alabanzas, escribe lo bien que has hecho las cosas ese día. No te fijes en lo que has hecho mal cuando ya es tarde para corregirlo, aprende a focalizar en positivo y asómbrate de cómo lo bueno en ti automáticamente se agiganta a sí mismo.

Pensar bien de uno mismo es la ruta para querernos más, para ser más felices, para que nos salgan mejor las cosas y afrontemos nuevos retos con optimismo.
Si practicamos el pensamiento positivo con todo, “todo” sucede mejor. Refuerza tu autoestima y aprende a quererte. Y cuando te sientas auto querido, auto aceptado, auto amado, en ese estado naturalmente se erradican tus cosas malas, a las que debes agradecerles por impulsarte a superarlas.

Haz en todo momento ejercicios de quererte, aceptarte, amarte, aprobarte, valorarte tal como eres a la vez que trabajas por mejorar, siempre se puede mejorar, aceptarse no significa dejar de mejorarse a uno mismo.

Un gran aplauso para tu vida, que es grandiosa, cósmica, infinita. Te aplaudo como a un enorme artista porque tu potencial es inimaginable aunque no te des cuentas.

(fuentes varias)
0
0
0
0No comments yet