Canales populares

¿qué clase de esposo eres?

No se puede decir que todos los hombres son iguales, no se puede generalizar, pero podemos decir que existen diferentes tipos de hombres con características similares; y en su calidad de esposos, podemos hacer varias clasificaciones, he aquí algunas de ellas:

CAVERNÍCOLA: piensa que a las mujeres hay que tratarlas a golpes. Son aquellos hombres que tratan a sus esposas, no necesariamente con golpes físicos, pueden ser golpes y maltratos sicológicos, verbales, emocionales.




MERO MACHO: piensa que es un charro mexicano, que su esposa es un potro o una yegua que tiene que domar, que está para lucirla, no la aprecia porque tiene otras potrancas que montar fuera de su rancho. Piensa que su esposa tiene que aguantar todo y la trata con rudeza.



AMO: piensa que es el dueño de su esposa, ella es una sirvienta para él, una posesión, un lujo, un adorno o un objeto. Le tiene que servir y atender porque es el dueño no solo de la casa sino de su esposa e hijos.



HOMBRE INVISIBLE: es aquel que no se le ve en su hogar. Mantiene ocupado trabajando, y en sus tiempos libres prefiere irse donde sus amigos, o irse a tomar o donde otras mujeres, o las anteriores juntas. Su esposa no cuenta con él, y cuando está, mental y emocionalmente es ausente.



EL NIÑO: es el esposo inmaduro, infantil, un hijo más que la esposa tiene que cuidar, no sabe hacer nada y hasta hay que cuidarlo de sí mismo; no sabe tomar sus decisiones y es emocionalista, caprichoso.



EL BORREGO: es aquel que se deja arrastrar por lo que dicen los demás, no decide por si mismo, es temeroso y solo sirve para proveer para su casa. Su esposa lo mensoprecia y no encuentra en él ningún tipo de interés o motivación.



ILUSIONISTA: es aquel que no ve los problemas de la casa, para él todo es magia, todo está bien, no hay problemas, vive en un castillo de cristal, él es un príncipe, todo es color rosa, todo es perfecto, pero no ve ni la infelicidad ni la insatisfaccion de su esposa.



OBRERO: piensa que su esposa es una obra de construcción, aunque quiere edificar y quiere hacer algo bueno, trata a su esposa con rudeza, con aspereza, no es suave, amable, gentil, caballeroso; es burdo y hasta vulgar al dirigirse verbalmente a ella; no tiene detalles para ella, aunque en su mente y corazón la ame y considere que es valiosa.



COMPETITIVO: el que compite con la esposa, piensa que es una carrera en la que su esposa es la contrincante y tiene que superarla. Todo el tiempo se compara, se esfuerza por ser mejor que ella, por demostrar que él puede más que ella, siempre está tratando de humillarla, de sobrepasarla, de vencerla; él tiene la razón, ella no, él sabe, ella no; él está en lo correcto, ella equivocada, haciendo de su matrimonio una pugna.



EL MILITAR: es aquel para el que todo tiene que ser perfecto, ordenado, cronometrado. Él es el que da las órdenes, y se tienen que seguir al pie de la letra, si no, entonces hay guerra. Su matrimonio y su familia son como un cuartel, tiene que estar enterado de todo y nadie hace nada si él no lo aprueba.



EL MANIPULADOR: maneja a su esposa ( y sus hijos ) como marioneta, queriendo pulirla a su antojo. Nunca está satisfecho con ella, con sus capacidades, por eso piensa que es él y su habilidad lo que sostiene su hogar. No es capaz de aceptarla tal cual es, siempre la presiona para mejorar, pero él es el titiritero, no necesita cambiar, él es perfecto y sabe la obra, ella no, ella es ignorante, incapaz, imperfecta, y así la trata, menospreciándola todo el tiempo, jugando con ella como si fuera un juguete.



estos entre muchos casos de esposo.

REFLEXIÓN
El ser humano por naturaleza es un ser sociable, necesita de compañía, y en el caso del varón, necesita de una esposa que sepa cuales son sus necesidades, que le apoye y le ayude. Por eso el esposo tiene que aprender a cultivar esas características que la mujer necesita en él para ella poder ser la verdadera media naranja.

A nadie se le enseña cómo ser un buen esposo, usualmente el hombre es egoísta y piensa en sí mismo, en satisfacerse a sí mismo, pocas veces piensa en las verdaderas necesidades de su esposa; ignorando que cuando suple las necesidades de su esposa, ella es satisfecha y feliz, haciendo de su propia vida una vida mejor.

el esposo IDEAL es aquel que:

ama a su esposa y lo demuestra con palabras y con hechos.
demuestra sus sentimientos y sus pensamientos a su esposa.
la valora por quien es y no por lo que tiene o hace.
la dirige, la apoya, la respalda y la ayuda, incluso en los deberes de la casa.
demuestra que es responsble y alguien de fiar.
la trata como a un vaso mas frágil, con delicadeza y ternura.
le inspira confianza y seguridad.
le brinda comprensión, refugio y calor.
la respeta como a la única en su mente y en su corazón.
se entrega a ella con cuerpo y alma.
la escucha, la atiende y le responde.
le provee en lo material, lo emocional y lo espiritual.
la satisface fisica, sexual, mental y emocionalmente.
comparte con ella, triunfos y fracasos, de ambos.
se sacrifica por ella, la pone a ella primero, antes que a sí mismo



CONCLUSIÓN
No se trata de buscar o encontrar la esposa ideal, se trata de buscar ser el esposo que la esposa necesita, y ella necesita alguien que le ame, le respete y le guíe, que le valore como a igual pero la trate con ternura y delicadeza, que esté dispuesto a darlo todo por ella.

"El que ama a su mujer, a sí mismo se ama"
Saulo de Tarso


"Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo"
1 epistola del apóstol Pedro
0No hay comentarios