Popular channels

Recibir la Comunión en la mano es sacrilegio o no? Parte III

Todas las apariciones marianas que dicen que la comunión en la mano es un sacrilegio son FALSAS.(PARTE III)

Recordemos que lo unico importante es recibir a Jesús Eucaristía en estado de gracia, y no en pecado mortal, no importa si es de pie o de rodillas, en la mano o en la boca. El unico sacrilegio es recibir a Jesús Eucaristía en pecado mortal.

Del libro: P. Joseph Jungmann, S. J. en su clásica obra Missarum sollemnia (orig. 1949; El Sacrificio de la Misa, BAC 68, Madrid 1959, pgs. 942-960).

El rito de la comunión de los fieles se ha ido desarrollando en formas diversas. Ciertas posiciones actuales, duramente contrapuestas en esta cuestión, reflejan en ocasiones una ideologización del asunto y una notable ignorancia de la HISTORIA de las formas litúrgicas.

En el primer Ordo Romanus los fieles se quedaban en su sitio y el clero les llevaba la comunión. En otra regiones, ya en siglo IV, los fieles se acercaban a comulgar al mismo altar (Sínodo de Tours 567). En tiempos de San Agustín, en el norte de África, los fieles se acercaban a la barandilla que limitaba el presbiterio. Como era alta, recibían de pie el Santísimo. A partir del siglo XIII se generaliza la costumbre de extender un paño ante los comulgantes, sostenido por acólitos. Por entonces se inicia la costumbre de poner el paño en un banco fijo, el comulgatorio, o se acostumbra el comulgatorio en forma de barandilla, más baja que las antiguas, para comulgar de rodillas. Esta piadosa costumbre de recibir la comunión de rodillas se generalizó en Occidente entre los siglos XI y XVI. Pero en Roma esta costumbre se consideraba ya tradicional en el siglo XII. En una forma ritual o en otra, San Agustín enseña que nadie debe acercarse a la comunión nisi prius adoraverit, sin un gesto anterior de adoración.

San Cirilo de Jerualén escribe en su Catquesis:


La comunión del cuerpo de Cristo

21. CO-SO-MANO: No te acerques, pues, con las palmas de las manos extendidas ni con los dedos separados, sino que, poniendo la mano izquierda bajo la derecha a modo de trono que ha de recibir al Rey, recibe en la concavidad de la mano el cuerpo de Cristo diciendo: «Amén». Súmelo a continuación con ojos de santidad cuidando de que nada se te pierda de él. Pues todo lo que se te caiga considéralo como quitado a tus propios miembros. Pues, dime, si alguien te hubiese dado limaduras de oro, ¿no las cogerías con sumo cuidado y diligencia, con cuidado de que nada se te perdiese y resultases perjudicado? ¿No procurarás con mucho más cuidado y vigilancia que no se te caiga ni siquiera una miga, que es mucho más valiosa que el oro y que las piedras preciosas? (Cat. XXIII:21)

http://www.mercaba.org/TESORO/CIRILO_J/Cirilo_25.htm

Normas análogas se encuentran en otros autores, como Teodoro de Mopsuestia (+428) y San Agustín (+430).

Como había sin duda un cierto peligro en entregar el Cuerpo sacramental de Cristo en la mano del comulgante, era obligado sumir la Hostia inmediatamente. Algunos Sínodos españoles consideran sacrilegio no comulgar en el acto (Zaragoza, 380; Toledo, 400). Por otra parte, la creciente devoción al Sacramento hizo que se generalizara la comunión en la boca. Así lo prescribe, por ejemplo, el concilio de Ruán (878). «Este cambio se hizo aproximadamente en el mismo tiempo en que se dio el paso del pan fermentado al pan ázimo, y está relacionado seguramente con él. Casi podríamos afirmar que el cambio lo sugirió la facilidad con que se adherían a la lengua húmeda las partículas de las delgadas obleas, a diferencia de los sólidos pedacitos de pan fermentado usado hasta entonces» (pg. 950). El uso del paño de la comunión o de la bandeja se prescribió el años 1929 para los fieles, como un signo más de la devoción creciente a la Eucaristía.

http://www.es.catholic.net/sacerdotes/222/298/articulo.php?id=5384

En conclusión:

Con esta tercera parte del artículo, recibir la comunión en la mano como los ministros extraordinarios de la comunión no son sacrilegos (recuerdese la multiplicación de los panes, y como Jesús les da el pan a los apostoles para estos a su vez darlos a los demás)

Las posiciones extremas de los lefevbristas, sedevacantistas y seguidores de las falsas apariciones "thewarnignsecondcoming" lado provocan división en la iglesia y no reflejan la diversidad de formas que se han dado en 2000 años de celebrar la santa Misa o la bendita Eucaristía.

Desafortunadamente hay gente que lee artículos de los lefebvristas o páginas de falsas apariciones marianas sin darse cuenta y luego empiezan a decir que es obligatorio el hacerlo de rodillas y debe de ser en la boca, que es algo de mayor respeto, lo cual no siempre es así.

Antiguamente se recibía la Comunión en la mano, la cual debía presentarse como un trono que recibía a Cristo, y se comulgaba con mucha reverencia: «Cuando te acerques (a recibir el Cuerpo del Señor), no lo hagas con las palmas de las manos extendidas ni con los dedos separados, sino haciendo de tu mano izquierda como un trono para tu derecha, que ha de recibir al Rey, y luego con la palma de la mano forma un recipiente (cavidad), recoge el cuerpo del Señor y di "Amén". En seguida, santifica con todo cuidado tus ojos con el contacto del sagrado Cuerpo y súmele, pero ten cuidado que no se te caiga nada; pues lo que se te cayese, lo perderás como de los propios miembros. Dime: si alguno te hubiera dado polvos de oro, ¿no lo guardarías con todo esmero y tendrías cuidado de que no se te cayese ni perdiese nada? Y ¿no debes cuidar con mucho mayor esmero que no se te caiga ni una miga de lo que es más valioso que el oro y las perlas preciosas?» (SAN CIRILO DE JERUSALÉN, Catequesis XXIII, Mystagogicas, V, 21ss).

Lo más importante es que las dos formas han estado presentes en la historia de la iglesia como ya se explicó en el artículo. Los primeros casi 1000 años se daba en la mano y los otros 1000 fue en la boca. Actualmente en muchos de los países se da la comunión en las manos o en la boca si alguien lo prefiere así. Condenar cualquiera de las dos formas en la actualidad es fomentar divisiones y olvidar lo esencial de a quien recibimos: A Jesucristo, Rey de reyes y Señor de señores.

En la actualidad, la forma tradicional de recibir la comunión en la boca sigue siendo vigente en todo el mundo. Además, La Sede Apostólica ha permitido que los obispos decidan si en sus diócesis se permite la opción de recibir la comunión en la mano. En otras palabras, la recepción en la boca es aceptada universalmente mientras que la comunión en la mano depende del beneplácito del obispo local. En los Estados Unidos, Italia, México y muchísimos otros países se permite la recepción de la Eucaristía en la mano.

Cada cual puede tener su opinión sobre la forma que más le ayuda a recibir al Señor con la reverencia que se merece. La obediencia a la Iglesia requiere que respetemos estas opciones y recordemos que la Eucaristía es vínculo de caridad.

Tanto si recibimos en la boca como en la mano debemos ajustarnos a lo que es permitido y recibir con la mayor reverencia al Señor.

PARTE 1 y 2: http://comunionenmano.blogspot.mx/

Sobre la falsa frase que le atribuyen a la madre Teresa de Calcuta:
http://www.taringa.net/posts/apuntes-y-monografias/17876600/La-madre-Teresa-de-Calcuta-y-la-Comunion-en-la-mano.html
0
0
0
0No comments yet