Canales populares

Resumen Antígona de Sófocles.



Antígona era la hija de Edipo y Yocasta y hermana de Isméne, de Eteócles y de Poliníces. Antígona acompañó a su padre cuando éste, al descubrir el crimen y el incesto que había cometido, partió hacia el exilio después de arrancarse los ojos. Se refugiaron en Colono, un pueblecillo de Ítaca, donde la muerte trajo finalmente la paz a Edipo. Antígona regresó entonces a Tebas. Eteócles y Polínices, los dos hijos varones del desterrado Edipo, mueren peleando frente a frente en las afueras de Tebas. Eteócles del lado de la ciudad; Polinices del lado de los sitiadores. Creonte, déspota, gobernador y dueño de Tebas, decreta que Eteócles sea enterrado con los honores que correspondían a los héroes que mueren por la patria; y que Polinices, que murió defendiendo el bando de los sitiadores, sea dejado insepulto sobre la tierra, para que, en memoria de su enemistad con los tebanos, se pudra al sol y sea devorado por los buitres. Las tradiciones griegas establecían el deber sagrado de sepultar a los muertos, señalando que en caso contrario el alma del difunto vagaría eternamente sin reposo y nunca podría acceder al reino de las sombras.
Contradiciendo el dictamen del déspota, Antígona, hija también de Edipo, se propone ir por la noche a enterrar a su hermano. Isméne, su hermana, más cobarde, no se atreve a acompañarla. Antígona es sorprendida por los soldados que Creonte ha colocado en el monte para que vigilen el cumplimiento de su decreto: pena de muerte a quien entierre a Polinices. Es llevada ante la presencia del autócrata quien la increpa por su desobediencia. Entre el tirano y la doncella se produce un diálogo que, tomando altura sobre el mero interrogatorio judicial de lo ocurrido, hace chocar la ley natural, la piedad familiar de Antígona, con la voluntad personal y arbitraria del tirano. Es, sin lugar a dudas, una de las escenas más inmortales de la dramaturgia universal. Creonte sentencia según su poder material y físico. Antígona argumenta según la ley que los dioses tienen escrita en el espíritu del corazón humano. Luego, Creonte decide llevar a Antígona a una cueva y dejar libre a Isméne. Antígona, en una cueva, sin comida, decide quitarse la vida, ahorcándose. Pero el hijo de Creonte, prometido de Antígona también decide quitarse la vida cuando ve a Antígona ahorcada. Por dichos que transcurrían, de lo malo que había hecho Creonte, el mismo decide ir a la cueva, cuando llega, observa s u hijo muerto, lo toma, y en sus brazos lo lleva hacía el palacio. Pero cuando el mismo llega, observa que Polinices, también decidió quitarse la vida y ahí, queda marcado en la vida de Creonte estos hechos.

Conclusión: Existe una pelea en la ciudad de Tebas, en esta pelea quedan los dos peleadores muertos. Allí el rey de Tebas, ordena que uno de los peleadores sea enterrado y el otro quede en una cueva sin enterrar, obviamente fue enterrado por conveniencia del rey. Luego de esto, la hermana del no enterrado, decide enterrar a su hermano para no perder la tradición, religión que decía que siempre eran enterrados. Decide ir a esa cueva en busca de su hermano y enterrarlo, cuando llega allí, se encuentra con guardias de la cueva, mandados por Creonte. Los mismos toman a Antígona, la hermana del peleador no enterrado, y la llevan con Creonte. El mismo, luego de Antígona haber aceptado su ida, decide mandarla a una cueva viva. Luego de unos días en la cueva, Antígona decide matarse ahorcada. El hijo de Creonte, prometido de Antígona, la va a buscar y se encuentra que ya estaba muerta y decide matarse el también. En la ciudad corrían algunos dichos de la maldad de Creonte, entonces, el mismo preocupado, decide ir a ver a la cueva. Una vez allí, se encuentra con su hijo muerto, lo toma y lo lleva al palacio. En el palacio se encuentra con su esposa muerta también. Ahora sí, a Creonte le quedan malas experiencias de lo que había hecho.


Bueno, espero que haya servido y que aprueben su materia.
8Comentarios