Check the new version here

Popular channels

Reto 30 días escribiendo Día 3.

RETO 30 DÍAS ESCRIBIENDO

Día 3. Realismo. La historia de un jugador de fútbol





Estábamos reunidos, jugando, brincando, haciendo cosas de niños, no hubo una tarde más alegre en mucho tiempo, el sol brillaba, no habían discusiones entre las niñas, en el fútbol ese día todos jugamos como los mejores crack’s, con un balón de esos que ya parecen la cara de un viejo de setenta y tantos, ya era tan viejo y tan matado que los parches estaban separados uno de otro, el peligro con ese balón era tal que un balonazo en la cara implicaba quedar con la “G” de “Golty” en la frente, goles a lado y lado, no parábamos de gritarle al portero “despiértese marica, nos empataron” el gordito de siempre, el mismo atolondrado que se acostaba cuando veía que nosotros llevábamos la esférica. Esa colombiana tenía que ser nuestra, a veinte goles y si algo la alargamos a treinta, en mis tiempos de gloria, cuando aún coordinaba pies y balón, antes de crecer, antes de volverme un guevon jugando fútbol, probé tirando de media distancia, que en realidad era como darle desde el área pero bueno era lo que había, no fue la mejor patada, pues el balón se fue más bien lento y por el piso, rastrero de mierda, pero la suerte no nos abandonó, se cayó el larguirucho, el arquero, “¡¡Goool, Juancho que golazo!!”, me gritaron, mientras se reían del portero, el marcador diecinueve a diecinueve, toco alargar, pero entonces a veinticinco esta vez, nos endiablamos a hacer goles, como al principio del partido, goles aquí y allá, en menos de nada, veintitrés a veinticuatro, “ganando nosotros papá” decíamos, era el momento cúspide, ya casi entrabamos al olimpo, era solo hacer un gol y servíamos esa colombiana con pan y salchichón, que jugada maestra, balón cruzado de la banda derecha a la izquierda, “¡Junior, eso es suyo!” le grite al que llevaba el balón, se disponía a pegarle hasta que de repente, se oye un grito, todo se pasmó, en ese instante los que estaban jugando me miran y yo miro hacia la puerta de mi casa, en “Slow motion” mi cara se va inclinando hacia la derecha “No maa!, déjeme termino este partido y ya voy”, a lo que ella responde “No, se me entra ya ¿a quién le pidió permiso de salir?...
– pero ma nos vamos a ganar una colombiana.
-¿No entiende o qué? ¿Voy por usted?.
-ya voy…
Me despedí de mi equipo, así es la vida, no pude tomar colombiana, otro día será, pero ese día pediría permiso, lo malo fue que nunca más volví a jugar futbol con tanto ímpetu, desde ese día soy un marrano… la realidad que me atormenta
0
2
0
2Comments
OlmedoHurtado

yo si lei!! capo 🤘

0
ElMataDiamondss

Agrega una imagen al post así no te lo borran salu2

0