Check the new version here

Popular channels

Seis únicas posibilidades para hablar:

Seis únicas posibilidades para hablar:

Si algo es falso, ofensivo y desagradable NO lo digas.
Si algo es falso, ofensivo y agradable NO lo digas.
Si algo es falso, provechoso y desagradable, NO lo digas.
Si algo es cierto, ofensivo y desagradable, NO lo digas.
Si algo es cierto, ofensivo y agradable, NO lo digas.
Si algo es cierto, provechoso y desagradable, debes saber cuándo decirlo.
Si algo es cierto, provechoso y agradable, debes saber cuándo decirlo.
Esto está copiado de culturas milenarias, que desgraciadamente se han perdido en los tiempos y hoy lo único que hacemos es hablar y hablar hasta dormidos!
Día a día, hablamos como un acto mecánico, sin pensar lo que estamos diciendo, no nos damos cuenta del inmenso poder que tiene nuestra palabra. Se puede hacer mucho bien, pero también se puede hacer muchísimo mal.
Nuestras palabras son tan importantes que hasta construimos realidades, y la estamos utilizando gratuitamente, sin darnos cuenta del daño que podemos causar con solo emitir un juicio equivocado.
Somos capaces de reforzar situaciones tanto positivamente como negativamente, frente a cualquier experiencia que nos pone la vida, nuestras palabras hace que eso se vuelva importante o que pase sin pena ni gloria en nuestra existencia.
Siempre, pero siempre, siempre antes de hablar; PIENSA.
Por la TV nos invaden los programas tipo “Reality”, o los también famosos 'periodismo del corazón', donde los espectadores creen que todo es realidad. Lo único que enseñan es a hablar y hablar, pero, y esto es lo más infame, hablar mal de los otros. Luego, claro, lo aplican a sus vidas porque si lo vieron en la TV, es lo que dicta la moda.
Que sensación tan espantosa cuando te enteras que “fulanito” dijo algo de uno. Inmediatamente en nuestro cerebro aparece ejército de guerreros apuntando flechas incendiarias a “fulanito” porque sabemos ¡mucho! de su vida. Esto es el comienzo de una situación que todos conocemos y que puede durar años, incluso décadas…
¿Por qué nos enojamos con tanto encono? Porque no nos aprendimos de memoria las leyes que puse al principio de este escrito, y es que lo mejor es: NO LO DIGAS, es así de fácil, dejar que los demás vivan su vida, sin juzgarlos, sin meterse, sin envidiarlos, sin compadecerlos, sin guiarlos, no hay que hacer nada, porque la gente adulta no quiere que nadie venga a decirle nada, ni bueno ni malo. Si un día piden un consejo, se les dará, si sabemos darlo, o nosotros mismos podemos pedir consejo a una persona que confiemos, pero de ahí a tener una persona que continuamente te este diciendo lo que debes hacer, eso no.
Por todo esto, las palabras y su poder es algo que debemos tener en cuenta siempre. Hablar de los demás nos agota y nunca vamos hacer que la otra persona nos tome en cuenta, y más si somos reiterativos hasta el cansancio. Se vive más liviano, más tranquilo cuando solo hablamos de: amistad, amor, felicidad, hogar, reír, humor, relajado, maravilloso, constructivo, solidaridad, respeto, tolerancia, abrazos, paciencia, generosidad, caricias, ternura, compartir, serenidad, fantasía, besos, verdad, bondad, seguridad, empatía, libertad, abundancia, acción, conocimiento, oportunidad, éxito, fe, metas, propósito, decisión, prosperidad, sueños, atracción, motivación, música, vida, equilibrio, esperanza, gracias… y un gran etcétera de palabras positivas.
Vaya que tenemos mucho de qué hablar!!!!!!!
Sigmund Freud: "Uno es dueño de lo que calla y esclavo de lo que habla."
0
0
0
0
0No comments yet