Canales populares

Si te duele, maldice


Cuando te pegas en un dedo del pie; cuando pierdes un tren por solo segundos o envías accidentalmente un email “con copia a todos”, existe una buena posibilidad de que digas un par de palabrotas al aire. Y, la verdad, no hay razón para que te sientas mal si lo haces.

Aun cuando decir obscenidades podría eventualmente ofender a algunos, resulta que hacerlo es un hábito bastante saludable.

Investigaciones en esta área sugieren que utilizar con frecuencia este tipo de palabras para expresar dolor, podría, involuntariamente, aliviarlo ya sea en su forma física o emocional.

Si te duele, maldice. Decir palabrotas nos ayuda a subsanar el dolor físico. Los participantes tuvieron que meter sus manos en agua congelada hasta que la sensación se volviese intolerable. La mitad de los participantes podían utilizar su palabrota favorita durante el experimento mientras que la otra mitad tuvo que resistir el dolor sin decir ningún tipo de obscenidad.

Como lo habían predicho los investigadores, el grupo que podía decir palabrotas duró más. Repetir palabras como “mierda” o “carajo”, los ayudó a sobrellevar el dolor, ya que podían distraerse de él, según piensan los investigadores.

Como herramienta para el manejo del dolor, maldecir podría ser más útil para las personas que dicen obscenidades con más frecuencia.

+44
50
0
50Comentarios