Check the new version here

Popular channels

Sobre cómo ser altruista

Seré sincero. Cada vez es más difícil preocuparnos por los demás. No nos culpo, ni siquiera puedo culparme a mí mismo. Tal vez estamos tan ocupados sobreviviendo que se nos olvida que hay otras ánimas que también luchan por quedarse en este mundo...

Durante mucho tiempo me pasé pensando en los demás antes que en mí. Había veces en que me asombraba esa capacidad que tenía de poder imaginarme lo que sentían las personas cuando les sucedía algo o se encontraban en determinada situación. Lo sentía. Realmente podía sentir lo que ellos...

La gente cambia, es algo normal. Con el tiempo te das cuenta que el negocio del bien está en baja, y de que cualquier intento por mejorarlo te deja con las manos vacías, con una mirada indiferente o con una respuesta inmediata incluso antes de que puedas ayudar.

No se trata de comprar un lugar en el paraíso. En mi caso ni siquiera es necesario tener cualquier tipo de ser o ente que me diga que tengo que procurar el bien para ser bueno y estar tranquilo. Es como respirar; el bien es una necesidad.

Una de tantas noches que me encontraba meditando, pensaba en las distintas maneras de ayudar. Después de todo, lo único que tengo seguro es que siempre (siempre) ignoramos algo. Descubrí entonces que no se trata de ayudar a alguien todos los días, sino de ser altruista todos los días...

El planteo era fácil: hacer lo que me gusta o hacer lo que los demás necesitan, dedicar mi vida a mí o dedicarla a otros. Al principio parecía difícil, pero siempre tenía en cuenta que siempre se ignora algo.

Más meditación... hacer lo que me gusta... o hacer lo que los demás necesitan... o... ¡¿Pero y si lo que me gusta es lo que los demás necesitan?!.

Era simple: podemos ayudar a los demás, pero siempre necesitamos nuestra propia ayuda.

Como ven, el hecho no radica solamente en ayudar al vecino anciano a sacar la basura todos los días, o hacerle los mandados, o recoger la basura de la plaza todos los domingos. Lo que quiero decir es que hay caminos inmediatos y otros que toman un poco más de tiempo, pero siempre hay un camino.

Luego de varias consultas con mí mismo y con mi consciencia, renuncié a una carrera de músico y ahora me dedico a estudiar física. El plan sigue siendo relativamente simple: dedicar mi vida a mí ayudando a los demás. Después de todo, una cura para el cáncer no vendría para nada mal. Tal vez nunca la encuentre, tal vez nunca estaré cerca de encontrarla, pero lo importante es que estaré tratando de ayudar a hacerlo y a salvar miles de vidas.
0No comments yet
      GIF
      New