Check the new version here

Popular channels

Sobre la "Ni una menos" y otros asuntos.

Voy a ser sincero...tenia poca esperanza. Poca esperanza de que la marcha Ni Una Menos tuviera convocatoria. Pero cambie es idea cuando me entere, el día anterior, que en una verduleria, en la típica pizarra con los precios, figuraba la leyenda “ni una menos”.
Mas aun al saber, ya marcha en marcha, la masiva presencia de personas en manifestaciones en todo el país, incluyendo Tandil, con varias cuadras de gente marchando.


La ciudadanía, el pueblo, se ha manifestado. Con una total pluralidad de voces (en las distintas marchas y adherencias hubo toda clase de asociaciones y partidos políticos de todos los colores) pero un solo grito: “¡Ni una menos!”.
Quizás pueda dejar de decirse que la violencia contra la mujer es un tema que la sociedad no se toma en serio. Y a partir de ese punto accionar para verdaderos cambios desde el ámbito político y gubernamental. A fin de cuentas es del pueblo de donde salen los políticos, no es que bajen platos voladores. Es la sociedad la que da forma a la política y no al revés.


Hay un razonamiento muy simple y que esconde una conclusión terrible:
Por cada mujer asesinada hay muchas que sufren violencia física, sin llegar a ser muertas.
Por cada mujer que sufre violencia física hay muchas que sufren violencia no-física. Coercion económica, maltrato psicológico, excesivo control, etc.
Por cada mujer que sufre violencia no-fisica hay muchas que sufren formas mas “básicas” de violencia. Gritarles obscenidades en la calle, tocarlas impúdicamente (aunque seria mas bien violencia física), hacerles propuestas indecentes, etc.
Haciendo cálculos rápidos, multiplicando por cinco el numero de la categoría anterior, en 2014 hubo, al menos, 34625 mujeres que sufrieron las formas mas “básicas” de violencia...y me estoy quedando muy, pero muy, corto. La razón de este articulo no es presentar números fríos, hay muy buenas estadísticas e investigaciones, sino hacer un humilde llamado a la reflexión.
Las formas de violencia no-fisica han tendido a quedarse silenciadas y reservadas al ámbito privado. A ello hay que sumar la tendencia humana a negar lo terrible, ignorarlo, negarse a creer que las cosas son tan horribles como realmente son.
Por eso hay que sumirlo, aunque duela, hay que hacerlo. La realidad es peor de lo que muchos han creído y creen, de una escala difícil de imaginar y abarcar, mas aun para aquellos con la fortuna de nunca haber sufrido violencia en sus vidas. Ahora, en este preciso momento, muchas mujeres están siendo deshonradas, humilladas, violentadas y violadas.


Y el femicidio, la máxima forma de violencia contra el genero femenino, no solo es apagar una vida. También es crear un vació que nunca se llena y destruir un futuro que nunca se dará. Es dolor, que empieza en un punto y se expande, para todos los cercanos a la victima. Madres y padres que pierden a su hija, hermanas y hermanos que pierden a su hermana, hijas e hijos que pierden a su madre, amigas y amigos que pierden a su amiga, novias y novios que pierden a su pareja, esposas y esposos que pierden a su cónyuge.


¿Y como cambiamos una realidad social tan gigantesca? Brindado ayuda, educando y siendo un buen ejemplo y, se dice mucho pero no hace mal repetirlo, tratando a las mujeres como nos gustaría que nos traten a nosotros. Empezando por casa (como todo asunto social), después la de los vecinos, el barrio, la ciudad y progresivamente hasta lograr un verdadero cambio social.


Así como muchos han tenido la suerte de no sufrir violencia, podría no haber sido así. Es por eso, y para que no quede en una cuestión de pura suerte, darle a todas las mujeres la oportunidad, vivan donde vivan, sean de donde sean, la oportunidad de vivir sin violencia. Las mujeres son la mitad de la Humanidad, la cual es una sola. Por lo cual, para los hombres, las mujeres vendrían a ser nuestra otra mitad.

La marcha de Ni Una Menos debe ser solo el primer paso para un verdadero cambio de orden.
  • Por cada mujer que sufre los cerrados y reduccionistas mandatos del determinismo machista.
  • Por cada mujer que sufre la violencia.
  • Por cada persona, mujer y hombre, que sufre las secuelas de la violencia.

Por cada persona que no tiene boca...y necesita gritar.



Ramiro Di Marco, Tandil, 4 de Junio de 2015.
0
0
0
0
0No comments yet