Check the new version here

Popular channels

Te cuento que se siente usar lentes. Mi experiencia.


No soy un profesional de la vista. No es mi intención ahondar en cada problema en particular de la visión, sino en contarles como es usar lentes desde mi propia experiencia, para aquellos que no saben cómo es, o que tienen que usar pero no se animan.

Uso lentes.

No uso lentes desde siempre. En realidad nadie usa lentes desde siempre. Algunos tienen necesidad de usarlos a una determinada edad, otros a otra. No hay una edad para comenzar a usar lentes.



Hay personas que solo usan para ver de cerca (leer por ejemplo) y otras para ver de lejos. Otras para ambas cosas a la vez.



En mi caso comencé a usarlos a los 19 años, cuando acompañé a un amigo al oculista porque él tenía dolores de cabeza y necesitaba lentes. Yo aproveché que lo acompañaba y también hice revisar mi vista, el doctor me dijo "necesitas lentes".



Al principio fueron sensaciones encontradas. Me puse contento porque iba a experimentar algo nuevo y además tenía chance de elegir el armazón con la forma y el tipo de lentes que yo quería.



Por otro lado triste, porque sabía que una vez que usara lentes ya no había marcha atrás, o sea, no los iba a poder dejar nunca más.



Si bien a mí no me dolía la cabeza, a veces me lloraba la vista cuando leía sobre todo por las noches y con la luz de la veladora (lámpara sobre la mesa de luz). Eso fue una de las causas del deterioro de mi vista (leer mucho y con poca luz).

El doctor me dijo que con el uso de lentes iba a mejorar eso y de hecho así fue. Con poco aumento (lentes de descanso que le llaman) se logra compensar el esfuerzo extra que tienen que hacer los ojos para poder ver bien.



El aumento mínimo comienza con 0,25 (de descanso), luego 0,50 y así de 0,25 en 0,25 va aumentando la graduación. No todos los casos son iguales, ojo. Y como imaginas, por lo general al ir pasando los años la graduación aumenta, muchas veces sí, otras no.

Si tu aumento te sirve por varios años (o sea que se estabiliza y no necesitas aumentarlo) hoy, dependiendo de cuál sea el problema en la vista, hay chances de operar los ojos para dejar de usar lentes. Sí, sale guita.



Hay personas que tienen miopía (cuando existe una miopía, los objetos cercanos se ven claramente, pero los distantes se ven borrosos), astigmatismo (la visión cercana o lejana de los objetos se torna borrosa o distorsionada), estrabismo, etc.

Hay diferentes enfermedades de la vista. Un profesional podrá decidir cuál es el problema de cada uno.

Los primeros problemas al comenzar a usarlos son los de adaptación.
Si estás en la escuela primaria (colegio) debe costar usarlos dependiendo de nuestra personalidad ya que estamos más atentos "a lo que digan los demás" de nosotros y por supuesto comienzan clásicos cambios de apodo de "fito" (hasta ayer) a "cuatro ojos" (ahora que usas lentes). Llegan también las gastadas en los recreos "che no tiren la pelota para este lado que le van a hacer mierda los lentes a Carlos", y ese tipo de comentarios que ya sabemos van a comenzar a rondar alrededor nuestro. Obviamente somos la novedad.



Si estás en la escuela secundaria ya puedes pilotearla de otra manera. Ya tienes una personalidad más definida y si eres fuerte no te basas tanto en la opinión de los demás así que puedes aprovechar la oportunidad para lucir más friki, más intelectual, más sexy o más lo que quieras si sabes elegir bien el tipo de lentes que van contigo.



Lo importantes es saber sacar la partes positiva de la situación. Tu habilidad de hacer fuertes tus puntos débiles serán la clave. De esa manera no debría pesarte usar lentes, lo tomarás como algo normal, como parte de tu indumentaria.

Algunos tips si te molestan porque comenzaste a usar lentes es reírte de ti mismo, tomarlo con menos seriedad de la que le das y preocuparte por las cosas que realmente tienen que preocuparte, y no por "como te ven los demás".

Por ejemplo si se ríen de ti y te gastan con chistes frente a otros compañeros, no te pongas mal ni les muestres que te afectan, por el contrario, aprovecha la ocasión para mostrarles que ni te molesta usar lentes, ni te hace ser menos que nadie.



Un ejemplo clásico es: Un alumno que no usa lentes no ve la letra en el pizarrón (pizarra) en su aula (salón de clase) y en lugar de decirle al profesor (maestro) que el no vé, le dice que agrande la letra en la pizarra porque Carlos no ve la letra porque usa lentes. De alguna manera algunos compañeros se podrán reir o no de la situación y todos te mirarán a tí "para ver como reaccionas".

En ese caso en lugar de avergonzarte puedes aprovechar a reirte de ti mismo y decir algo como "¡la verdad que no veo un elefante a dos metros y tu quieres que vea la letra en el pizarrón!". Tus compañeros se van a volver a reir pero no por lo que dijo ese compañero de ti, sino por lo que tu mismo dijiste de ti, entonces con eso demostrarás que te importa un huevo que hagan referencia a tus problemas de visión, y que tu te ríes de tí mismo. Vas a ver que dejarán de molestarte.



Un caso similar es cuando los adolescentes comienzan a usar brackets (generalmente a los 13 o 14 años) y les da miedo enfrentarse a sus compañeros de clase al próximo día de colocados.

Ante comentarios y caras raras de "hay te pusieron brackets!!", tu puedes decirles "no, lo que pasa es que me choqué un alambrado andando en la bici, y no me lo pudieron despegar!". Comentarios así (como en el caso anterior) despertarán risas de todos y se darán cuenta que eres capaz de reírte de tí mismo. Si ven que las bromas no te afectan, dejarán de hacértelas.



Volviendo a los lentes, algunos problemas de adaptación son

- Te olvidarás de ponértelo algunos días...

- Vas a lavarte la cara o bañarte con los lentes puestos y sin darte cuenta les das un baño.

- Los vas a dejar en algún lado y no vas a saber dónde.

- Los vas a dejar en el bolsillo de la campera (abrigo, chamarra), dejas la campera sobre la cama y luego al rato tu o alguien se recuesta sobre tu campera. Chau lentes.

- Vas a querer hacer actividades que hacías antes y que ahora vas a tener que tener más cuidado y hacerlas sin los lentes, sobre todo algunos deportes (natación, fútbol, basquet, etc) donde llevar lentes puestos no es buena idea.

- Le vas a dar un beso a tu novia y se te van a quedar enganchados los lentes en su pelo.

Yo comencé a usar lentes a los 19 como les contaba, así que no tuve que pasar por la parte de "aceptación" de mis compañeros de clase, pero tuve que acostumbrarme a usarlos.

Al tiempo que los usas ya los haces parte de tí. Tu visión mejora, obviamente. Si no mejora consulta a tu especialista.



Para hacer deportes hay lentes de contacto blandos (y de otros tipos obviamente), yo en particular utilizo unos blandos descartables, que los usas hasta por un par de meses y luego se van endureciendo hasta que los descartas. Simplemente me quito los lentes de armazón y me coloco los de contacto para la hora que hago deportes.



¿Por qué no uso los de contacto en lugar de los de armazón en forma permanente? Por un simple razón, los de contacto no dejan de ser un "objeto extraño" que tienes dentro de tus ojos. Personalmente no me gustan para usarlos permanente, aunque hay personas que sí lo hacen y lo prefieren.

Yo encuentro como ventaja que los de armazón los quito y coloco cuando quiero. Los de contacto no es conveniente andar manoseándolos mucho ya que la grasa de las manos los perjudica. Además los de contacto obviamente son más caros, tienen más costo de mantenimiento (kits de limpieza), se pierden más fácilmente, no te puedes dormir con ellos puestos y pueden llegar a secarte la vista.



Todo esto a modo de información pero obviamente un profesional va a poder informarte mejor.

Luego de los primeros lentes he tenido que cambiar y aumentar la graduación de a poquito cada tres o cuatro años, algunos aumentan más seguido, otros casi no aumentan, eso es muy personal. Recomiendo hacer el esfuerzo y utilizar armazones fuertes y livianos y cristales livianos ya que lentes permanentes tenemos que usarlos en todo momento y unos lentes livianos es como si no lleváramos nada puesto. Al tiempo ni nos damos cuenta.

Algunos cristales vienen con una lámina protectora que une los pedacitos de plástico en caso de que se rompan, evitando que entren en la vista.

Si tus lentes te marcan en la nariz o en las orejas es que algo anda mal. No deberían dejarte marca.



Fíjate o que alguien se fije por tí si la patilla de tu armazón da la vuelta correctamente por detrás de tu oreja sin lastimarte. Si apoyan mal van a lastimarte.

No utilices lentes de feria, ni para leer ni para el sol. Su calidad puede hacer daño a tu vista.



No compres el armazón de moda, al año siguiente puede que haya pasado de moda y no sepas que hacer con él. Mejor compra uno clásico, liviano, fuerte y que vaya contigo.

No intentes reparar el armazón si te torció. Algunos armazones para repararlos necesitan calentarlos y es mejor que lo hagan en la óptica que los compraste, donde ellos se harán responsables si se les rompe al intentar repararlos (esperemos).

Utiliza paño limpio de algodón o tela que no raye para limpiarlos.

Siempre déjalos en el mismo lugar cuando te los saques para dormir, bañarte o hacer deportes. Así no los perderás.

Hay lentes para sol (oscuros) con aumento que te pueden hacer en la óptica, vienen bárbaro para andar al sol y los puedes alternar con los lentes comunes. O sea usas unos u otros dependiendo si estás dentro de la casa o afuera al sol.



Si te duele la cabeza cuando te concentras para estudiar, si te llora la vista cuando lees o si tus padres usan lentes, es recomendable que vayas a un profesional a que te hagan un chequeo.

Espero el post te haya servido para algo.

Si llegaste hasta acá quiero que te vayas contento.





o que te vayas contenta





Gracias por comentar.


+2
0
0
0
0No comments yet