Check the new version here

Popular channels

UGT vs Juan de Mariana

Madrid, 3 de septiembre de 2014.-

Al hilo del comunicado emitido por la sección sindical de UGT en Televisión Española, en el que se califica al Instituto Juan de Mariana de "una especie de club muy muy privado con los poquísimos economistas que existen tan tan a la derecha y tan capaces de decir los mayores disparates sin temblarles la voz" (sic), y en el que también se reclama a la dirección del Ente público que "suspenda de inmediato" cualquier colaboración de Juan Ramón Rallo e incluso "su presencia en nuestras instalaciones", el Instituto Juan de Mariana manifiesta lo siguiente:

El comunicado de UGT http://extra.rtve.es/ugt/20140902_tontosmuylistos.pdf


1- El Instituto Juan de Mariana es una institución de espíritu y letra liberal que defiende una sociedad de individuos libres y responsables que actúen libre y voluntariamente bajo el marco de la Ley en una sociedad diversa y abierta.

2- El Instituto Juan de Mariana se financia íntegramente de las cuotas de sus miembros, pero eso no lo convierte ni mucho menos en "una especie de club muy muy privado": el Instituto Juan de Mariana organiza semanalmente actividades abiertas a todo el mundo, donde se puede debatir, reflexionar y confrontar ideas sobre las ventajas y eventuales inconvenientes de la sociedad de individuos libres y responsables que propugnamos. A diferencia de UGT, las actividades públicas que organiza el Instituto Juan de Mariana no le cuestan ni un euro al contribuyente.

3- Tan abierto al debate público se halla el Instituto Juan de Mariana que procedemos a usar esta nota de prensa como invitación formal a la sección sindical de la UGT en Televisión Española a participar en una tertulia en nuestra sede, también abierta al público, acerca de la necesidad de contar con una televisión financiada coactivamente por los contribuyentes en las sociedades modernas.

4- Recordamos que el marco normativo suscrito, aceptado y defendido por UGT, dentro del cual encuentra soporte legal el actual modelo de TVE, establece lo siguiente: por un lado, la Constitución Española, en su artículo 20, consagra el derecho "a expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción" para, a continuación, añadir que el ejercicio de estos derechos "no puede restringirse mediante ningún tipo de censura previa"; por otro, el artículo 3 de la Ley 17/2006, de la radio y la televisión de titularidad estatal especifica que uno de los cometidos de TVE dentro de su función de servicio público es "facilitar el debate democrático y la libre expresión de opiniones".

4- Más allá del contenido específico del marco normativo actual, debemos recalcar que una sociedad libre, plural y diversa, como la que también dice defender la UGT, implica tolerar que todas las ideas concurran en la arena pública, también aquellas con las que no coincidamos o que puedan acarrearnos un perjuicio político o económico.

5- En consecuencia, Televisión Española (y también sus sindicatos), que siempre ha presumido de ser "la televisión de todos", debería recibir con los brazos abiertos la llegada de nuevos puntos de vista. Entre ellos, las ideas liberales, con las que, según el último CIS, se identifica el 12,7% de los españoles, y que Juan Ramón Rallo, director de esta institución, lleva años tratando de defender en sus libros, artículos de prensa y colaboraciones con medios de comunicación de todo cuño ideológico.

6- Por desgracia, parece que la sección de la UGT en Televisión Española ha optado por defender el mismo arrinconamiento y oscurantismo de las ideas liberales ya observable en todos los debates de la televisión estatal, por lo general repletos de socialistas, democristianos, conservadores, neoconservadores, centristas, comunistas, ecologistas y un sinfín de ideologías políticas más. Resulta extraño que la única voz que hayan pretendido acallar desde la sección de UGT en Televisión Española haya sido la de un liberal que cuestiona abiertamente las prebendas estatales del sindicato. No deberían confundirse los intereses particulares de la UGT con los intereses generales de los españoles.

7- En este sentido, tanto Juan Ramón Rallo como el Instituto Juan de Mariana se reafirman en sus opiniones sobre la conveniencia de permitir elegir a cada contribuyente si desea financiar o no la televisión pública. Se trata de una postura al menos tan válida como las contrarias y que, en consecuencia, no debería ocultársele ni secuestrársele a la audiencia y, sobre todo, a los contribuyentes.
0
0
0
0
0No comments yet