About Taringa!

Popular channels

Vales madres Actualidad



La única vez que fui a una lectura de poemas y partes destacables de las obras de Bukowski, terminé levantándome de mi silla y hablando en un micrófono.
Los ponentes y señores por alguna razón parecían hartos y confundidos al respecto de mi.
No traten de leerlo, vívanlo. Súfranlo, fascínense. Tomen algo y estréllenlo contra la pared pero no hagan perecer aburrido a Bukowski. Dejen de escupir descripciones matemáticas y quítate ese estúpido sombrero.

Ayer cumplía años Bukowski y Facebook no me lo recordó. Jódete Facebook, JÓDETE.



Mujeres, Fragmento

Me caí sobre el pico de la cama, un borde de acero afilado como la hoja
de un cuchillo. Cuando me levanté vi que tenía un profundo tajo justo debajo del
tobillo. La sangre caía sobre la alfombra y fui dejando un rastro aparatoso hasta el
baño. La sangre caía sobre las baldosas y dejé las huellas de mis pies teñidas de
rojo mientras andaba.
Oí llamar a la puerta y dejé entrar a Bobby.
—Hostia, tío, ¿qué te ha pasado?
—Es la MUERTE —dije yo—. Me estoy desangrando hasta morir...
—Tío, mejor que te cures de algún modo esa pierna.
Llamó Valerie. La dejé entrar. Gritó. Serví bebidas para todos. Sonó el
teléfono. Era Lydia.
—¡Lydia, chiquita, me estoy desangrando!
—¿Ya estás con otro de tus rollos dramáticos?
—No, me estoy desangrando de verdad. Pregúntaselo a Valerie.
Valerie cogió el teléfono.
—Es verdad, tiene un corte espantoso en el tobillo. Hay sangre por todas
partes y no hace nada para detenerla. Será mejor que vengas...
Cuando llegó Lydia yo estaba sentado en el sofá.
—Mira, Lydia: ¡MUERTE! —Pequeñas venas colgaban fuera de la herida
como spaghettis. Tiré de ellas. Cogí mi cigarrillo y eché cenizas en el tajo—. ¡Soy
un HOMBRE! ¡Cojones, soy un HOMBRE!


------0-----------

Si llegaste hasta acá. Dejo algo que escribí antes de recordar el cumpleaños.


El parloteo interno es tan fuerte que hace vibrar los vidrios de la ventana despertándome por la noche. Algo que no puedo decir, algo que me molesta,
similar a un molar picado o a una astilla encarnada. La indiferencia pesa sobre mi calma, hunde un poco la superficie creando desniveles. ¿Que día fue, que día será?

Reina mía, te dije que podías irte cuando quisieras, solo tienes que llevarte tu silla. Ya no necesitaré dos sillas.

Ese rugido de alcohol, insonoro. Un escape a mi alma, ya se está nivelando la presión en el cuarto de maquinaria obsoleta dentro de mi.
0No comments yet
      GIF