Canales populares

50 sombras (mi cuento)




Escribí esta pequeña historia motivado por el metamensaje de la novela, es decir su ideología última encubierta. También porque me peleé con mi mejor amiga por las posiciones que teníamos ante la misma. Espero la entientan, maquinolas, lobos esteparios fundamentalistas de la masturbación con Sasha Grey.

- Qué lindos son sus hijos. Va a ser un gusto tenerlos todo el año aquí.

- Gracias señor director. Su colegio es muy bonito también. Lástima que recién lo inauguren este año ¿A qué se dedicaba usted antes de inaugurarlo?

- Tenía una organización de pedofilia, señora. Violábamos niños y los prostituíamos por mucho dinero. Pero luego conocí una mujer virgen, pobre e inocente, algo torpe y estúpida. Como tengo mucho dinero, la seduje con regalitos caros como a una prostituta. Ella se sometió a todas mis perversiones sexuales, se dejó dar latigazos, meter un puño en el ano, humillar, insultar, orinar en la cara y esas cosas. Entonces luego de que le hice todo eso se enamoró de mi y mágicamente por el poder del amor decidí ser una persona buena y respetuosa con la integridad de los demás.

- Me parece muy bien. El amor todo lo puede. Seguro usted era un desgraciado por no haberse sentido querido por sus padres o algún problema que tuvo con alguna chica en su tierna juventud. También un homosexual reprimido que al no poder disfrutar de una sexualidad sana se dedicó a vejar y someter con fetiches perversos a mujeres para así lidiar con sus necesidades emocionales. Y luego descubrió que corromper la inocencia de los niños era la última frontera del abuso humano para expresar sus demonios. Es algo lógico y comprensible lo que le pasó.

- Así es, señora... Discúlpeme una pregunta. ¿Usted leyó el libro 50 sombras de Grey y vio la película?

- Si claro, me encantaron. ¿Por qué me lo pregunta?

- Porque si no fuera así usted ahora huiría aterrorizada con sus hijos.

- Yo no soy prejuiciosa, señor. Creo en el poder redentor del amor y considero que lo que haga una pareja en su intimidad todo vale si ambos están de acuerdo.

- Eso es una gran verdad, señora. Ha sido un gusto conocerla. Espero sus hijos este año disfruten y aprendan todo lo que les bridaremos.

- Igualmente ha sido un gusto para mi. Sé que dejo mis hijos en buenas manos.
0
0
0
0No hay comentarios