Popular channels

8 joyas de la literatura

Bueno, hace poco hice un post con 8 joyas de la filosofía. He aquí el link para aquellos interesados: http://www.taringa.net/post/ciencia-educacion/19501535/8-joyas-de-la-filosofia.html.

Antes de hacer una segunda parte, me pareció bien realizar uno con pequeñas joyas de la literatura (aunque algunas que mencioné antes también eran joyas literarias).

La literatura está plagada de joyas, y reducir el cauce a 8 nada más es casi un crimen, por lo que ésta es nada más la primera parte.

8

Un mundo feliz



Escalofriante cita del genio Aldous Huxley en su más grande obra.

“¿Cómo sabes si la Tierra no es más que el infierno de otro planeta?”

7

Zadig o el destino



Voltaire nos lleva al extásis de la contemplación infinita, a sabernos pequeños puntos insignificantes en el universo, e inmediatamente nos trae de vuelta, recordándonos que eso no importa cuando nuestros sentimientos nos acechan.

"Zadig contemplaba admirado estos vastos globos de luz que parecen imperceptibles chispas a nuestra vista, mientras que la tierra, que realmente es un punto infinitamente pequeño en la naturaleza, la mira nuestra codicia como tan grande y tan noble. Se representaba entonces a los hombres como realmente son, unos insectos que unos a otros se devoran sobre un mezquino átomo de cieno; imagen verdadera que acallaba al parecer sus pesares, retratándole la nada de su ser y de Babilonia misma. Su ánimo se lanzaba al infinito, y desprendido de sus sentidos, contemplaba el inmutable orden del universo. Más cuando, luego, volviendo en sí y entrando dentro de su corazón, pensaba en Astarte, muerta acaso a causa de él, todo el universo desaparecía, y no veía más que a la moribunda Astarte y al desafortunado Zadig."

6

Los poseídos



Con seguridad debe ser la imagen más poderosa que he leído en mi vida. Dato curioso: esta cita fue magníficamente retratada en la película Enemy. Busquen la escena, es genial.

"He pensado que algún día me llevarías a un lugar habitado por una araña del tamaño de un hombre, y que pasaríamos toda la vida mirándola, aterrados..."


5

La muerte del dragón



Aquella noche, en la hora de la rata, el emperador soñó que había salido de su palacio y que en la oscuridad caminaba por el jardín, bajo los árboles en flor. Algo se arrodilló a sus pies y le pidió amparo. El emperador accedió; el suplicante dijo que era un dragón y que los astros le habían revelado que al día siguiente, antes de la caída de la noche, Wei Cheng, ministro del emperador, le cortaría la cabeza. En el sueño, el emperador juró protegerlo.
Al despertarse, el emperador preguntó por Wei Cheng. Le dijeron que no estaba en el palacio; el emperador lo mandó buscar y lo tuvo atareado el día entero, para que no matara al dragón, y hacia el atardecer le propuso que jugaran al ajedrez. La partida era larga, el ministro estaba cansado y se quedó dormido.

Un estruendo conmovió la tierra. Poco después irrumpieron dos capitanes, que traían una inmensa cabeza de dragón empapada en sangre. La arrojaron a los pies del emperador y gritaron:

-¡Cayó del cielo!

Wei Cheng, que había despertado, la miró con perplejidad y observó:

-Qué raro, yo soñé que mataba a un dragón así.


4

El sueño del rey



Lewis Carroll ya había aparecido en el post de filosofía, y vuelve a aparecer ahora con este magnifico fragmento del libro de Alicia. De hecho, Lewis Carroll es uno de esos pocos escritores, como Borges, que no tiene otra cosa más que joyas.

"-Ahora está soñando. ¿Con quién sueña? ¿Lo sabes?

-Nadie lo sabe.

-Sueña contigo. Y si dejara de soñar, ¿qué sería de ti?

-No lo sé.

-Desaparecerías. Eres una figura de su sueño. Si se despertara ese Rey te apagarías como una vela."


3

Salomón y Azrael



Un hombre vino muy temprano a presentarse en el palacio del profeta Salomón, con el rostro pálido y los labios descoloridos.
Salomón le preguntó:

-¿Por qué estás en ese estado?

Y el hombre le respondió:

-Azrael, el ángel de la muerte, me ha dirigido una mirada impresionante, llena de cólera. ¡Manda al viento, por favor te lo suplico, que me lleve a la India para poner a salvo mi cuerpo y mi alma!

Salomón mandó, pues, al viento que hiciera lo que pedía el hombre. Y, al día siguiente, el profeta preguntó a Azrael:

-¿Por qué has echado una mirada tan inquietante a ese hombre, que es un fiel? Le has causado tanto miedo que ha abandonado su patria.

Azrael respondió:

-Ha interpretado mal mi mirada. No lo miré con cólera, sino con asombro. Dios, en efecto, me había ordenado que fuese a tomar su vida en la India, y me dije: ¿Cómo podría, a menos que tuviese alas, trasladarse a la India?

2

La obra del poeta



El poeta hindú Tulsi Das, compuso la gesta de Hanuman y de su ejército de monos. Años después, un rey lo encarceló en una torre de piedra. En la celda se puso a meditar y de la meditación surgió Hanuman con su ejército de monos y conquistaron la ciudad e irrumpieron en la torre y lo libertaron.

1

El epitafio de Eva



En "Los diarios de Adán y Eva" Mark Twain despliega una particular visión del Génesis. Esta particular visión es, en mi opinión, muchísimo más valiosa que la original, y constituye uno de los testamentos más hermosos que ha dejado la literatura.

Al final, luego de tantas adversas circunstancias, Adán escribe en la tumba de Eva.


“Donde ella estaba, estaba el Edén”.
0
0
0
0No comments yet