Check the new version here

Popular channels

A través de mis ojos

Soy parte del verbo pero no una acción. Escucho sin ser oído por nadie y grito sin que mis cuerdas vocales siquiera vibren. Respiro el mismo aire pero mis pulmones no se llenan, el oxígeno no me es necesario. Y las canciones que resuenan no son escuchadas.
Frente al espejo me hallo situado y veo simplemente mi reflejo, solitario, con una mano invisible que me sujeta del hombro. Me enjuago y ahogo la cara en el agua transparente por unos segundos, me aparto y dejo que las gotas se precipiten por inercia, y con la misma inercia me vuelvo a mirar fijo, intentando deliberar, traducir lo que mis pupilas dicen…
Voy y vengo a través de la nada, y me pregunto día tras día si lo que hago está bien. Sabiendo la respuesta me sumerjo en la más feroz soledad, la más triste desesperación. Me imagino cayendo desde muy alto, sintiendo el viento en el rostro, saboreando la gravedad en su estado más puro, viendo el piso acercarse de forma inevitablemente precipitada y sé que dibujo una sonrisa en mi cara.
Mis ojos cerrados se abren presurosamente y puedo sentir como está mi respiración agitada, no obstante, mantengo la sonrisa.
“¿Quién soy?” No soy nadie. Soy el que nunca fue, el que debió ser, allá, hace mucho tiempo.
“¿Qué veo?” Veo el rostro de la desgracia, del desgano, de la historia que pasó por encima de mí sin que me diera cuenta siquiera. Veo un tren de recuerdos que no tienen una estación terminal, destinado a vagar por los páramos de la memoria ajena, memoria de otras personas que me rodearon.
Siento dolor de las cosas que no duelen, de las cosas que no lastiman. De esas cosas imaginarias que solamente la mente humana puede sufrir. Siento dolor por el resto, por los que quedarán cuando no sea más que parte del olvido, cuando sea una figura amorfa de la cual los rasgos sean líneas difusas y poco consistentes.
Temo por cosas que dejo atrás, por aquellas cosas que no me van a acompañar, porque aunque quisieran no se los permitiría; y por el hecho de saber que hay marcas que se pueden hacer que son invisibles a simple vista.
Quisiera ser el olvido de los ricos a los que le falta un sentimiento y los sueños de aquellos pobres que me padecieron, y el orgullo de los que me conocieron. Pero no soy nada de eso; soy una pluma sin tinta para un escritor inspirado y una idea sin fundamento, la última bala en el tambor del revólver de un suicida, un fantasma… que no existe.
A través de mis ojos veo mi propio yo, sin fuerzas para nada, sin ánimo de seguir respirando… pero sin poder evitarlo.
0
0
0
0
0No comments yet