1. Arte y Cultura
  2. »
  3. Artes visuales
  4. »
  5. Arte

Acerca de Hadas y duendes (Propio)

Hubo una era donde los componentes de la naturaleza vivían en paz, hombre, mujer, gato, tortuga, donde los centauros huraños leían los astros tranquilos, las hadas jugueteaban con los niños y los grifos hacían un recorrido por la tierra cada día, la magia se sentía y era latente, era un bien público inocultable, el tiempo era de todos, de todas, no habitaban monstruos, los prejuicios no eran llamados principios, no se nominaban medios a actos de destrucción (ni se les justificaba) y no se relegaba a un nebuloso horizonte el bien como un fin, todxs vivan en independencia entre sí, mas se complementaban, no existían las armas, ni la propiedad privada ay cuan maravillosa era la edad de oro.

Luego, nacieron panteones llenos dioses y diosas (el orden no es aleatorio), las espadas, las cadenas, la esclavitud, el hambre, el comercio, las carreteras, las ciudades y todo lo que caracterizamos por humanidad, las criaturas huyeron despavoridas, a los rincones infranqueables del mapa, siendo perseguidos por sabios, héroes y asesinos con diversos móviles, los imperios ornamentan sus historias con sus rostros y a pesar de la evidente decadencia humana las criaturas descansan lejos, en los olimpos, en las ciudades de cesares, en Avalon y el dorado establecieron sus propios poblados y lenguajes… esa fue pues la edad de bronce.

Una cruz gigante se cierne en Europa (parte del resto del mundo siguen en el oro (o bronce)) y su sombra oscurece los saberes, nace la filosofía de lo oculto que busca hacerse con el poder, es abrasiva y busca dominar a los seres mágicos, les llenan de yugos, buscan la forma alquímica de la vida eterna, pues estos seres sombríos en sus grimorios y dogmas añoran la trascendencia y el poder y les anteponen al bien y el mal, se erige la necromancia, el cubo filosofal “la bestia que camina en cuatro patas en la mañana, en dos en la tarde y en tres en la noche” las quimeras abominables recorren las calles… se matan entre si, queman en la plaza pública a los débiles mientras los poderosos son la sombra de los tronos… quienes adoraban a la naturaleza, son confinados a las tinieblas a la diestra del macho cabrío, lo que creías arriba es abajo, lo sagrado es profano… la edad oscura grita.

La “oscuridad “se apodera del mundo surge vapor, humo maquinaria pesada, se imponen
rituales públicos y dogmas privados, se talan bosques, se contaminan lagos, la magia es un imposible y un absurdo, la realidad es material, los seres elementales solo existen en las páginas de los libros de mitos, el método científico es la solución, se avanza crece la “humanidad”, la libertad controlada desde las sombras se impone, Oh, la edad de acero…

El “acero” llena nuestros corazones, el microchip implantado se encuentra, se tala cada bosque sagrado, se drena cada río místico, la magia muere de forma oficial, las fuerzas oscuras, la ponzoña, se crea la pirámide que nos observa, la ultima dríade ha muerto anciana y famélica, de su putrefacto vientre brotan viseras que llevan la palabra progreso tatuada las usan para dominarnos, la libertad fue descuartizada y re suturada y le pusieron una antorcha y puntas en la cabeza, Dios si es amor fue suplantado por el impostor que permea todo, se devora al mundo mientras sus habitantes hipnotizados, le cantan alentándolo. Ya no hay mas, nada… Habitamos la edad de la putrefacción.


*Nota: este texto no guarda mayor relacion con grupos esotericos existentes, no busca polemizar con la imagen de deidad alguna... guarda algunas similitudes con sucesos reales mas no los reproduce como acontecieron.

0
0
0
0No hay comentarios