Check the new version here

Popular channels

Actuación-Federico Herrero-conferencia: voz y cuerpo

Actuación, el actor y sus recursos expresivos.

Federico Herrero y Nicolás Francisco Herrero, directores y profesores de teatro, dictaron en la Facultad de Psicología de Ciudad de Buenos Aires, con el auspicio del Teatro Escuela Central una conferencia.

Tema: actuación, el actor y sus recursos expresivos.

A continuación algunos conceptos contenidos en la misma, desde mi punto de vista.

El director Federico Herrero comienza la conferencia con la siguiente aclaración, el sentido de esta conferencia y diálogo no es una clase magistral para especialistas, simplemente la intención es que sea útil a grupos independientes vocacionales dedicados al arte dramático, como por ejemplo el elenco independiente vocacional de la Universidad de Psicología de ciudad de Buenos Aires, que no tiene un fin profesional.

A fin de que el actor asimile lo que ha aprendido en clase, debe estar dispuesto a llevarse consigo las lecciones a la calle, y repetir las frases y sonidos cada día de su vida hasta que la práctica se convierta en algo natural.

El arte de la actuación, ofrece la posibilidad de que el actor en su viuda pueda ejercer aspectos de su técnica.
En nuestro pasado a muy pocos actores se les hubiera permitido subir a un escenario sin haber antes asistido a clases de expresión corporal, educación de la voz y dicción.

En la actualidad lo mismo es posible ya que en los tres aspectos citados, las personas poseen parte de la educación citada, generada en sus estudios formales.
Los directores aclaran qué les conceden importancia y tratamos qué me asusta de que los actores sean conocedores de la importancia de ellas.
Los directores y el siguiente concepto: empezar por reconocer que el cuerpo es la manifestación externa del actor, el instrumento más visible mediante el que se puede comunicar el pensamiento o sentimiento más sutil.
Es un instrumento de comportamiento y operador de sentimientos y emociones.

Federico Herrero aclara que ser conscientes de lo citado y lleva muchos años de entrenamiento para perfeccionar la técnica de este instrumento.
La danza moderna es uno de los medios idóneos para adquirir una colocación corporal correcta, una conciencia cinética y una flexibilidad física.
La natación y la gimnasia son igualmente muy útiles para ello. Mediante el tenis y la esgrima, deportes que ponen a uno en forma, se trabaja la interacción y los reflejos que se requieren para responder al dar y recibir tan común en las escenas de teatro.

El mismo ejercita la imaginación y la técnica de evocación de objetos y personajes que se hallan ausentes mientras se actúa desplegando toda clase de movimientos físicos.
Los directores sugieren a los presentes evitar clases improvisadas en estos temas, es preferible recurrir a la danza, el deporte que generan un cuerpo capaz de responder espontáneamente y casi por reflejo a los estímulos de los diferentes personajes sin interferir en las reacciones humanas del actor.

En otro instante de la conferencia. Federico Herrero y Nicolás Francisco Herrero, se detienen en el tema de la voz.
La voz es un instrumento que hay que aprender a tocar.
Hay que tratarlo como trataríamos a un violín, utilizando las técnicas del arco más elaboradas para no rascar las cuerdas. Un mal uso del instrumento conduce a la formación de nódulos, a la distensión de las cuerdas, que es la causante de las raspaduras y las afonías tan comunes en los actores mayores y, a veces, también en los más jóvenes. También provoca laringitis y puede obligar al actor a ausentarse de su trabajo. Otras muestras de un mal uso del instrumento son las voces gangosas, chillonas y los vozarrones profundos y de registro muy limitado.

Aunque la naturaleza los haya provisto de una voz naturalmente bien colocada, deben entrenarla para mantener esa buena disposición y aprender a cuidarla mediante las técnica de respiración correctas a fin de poder ser escuchado en un gran teatro sin gritar, ni forzar o proyectar la voz de manera ansiosa.

La dicción, esa facultad gloriosa de comunicación de la que solo el hombre disfruta, es el único instrumento del actor que le diferencia de los demás artistas de las artes escénicas.
Dominar el acento estándar, que es claro y elegante, y tratar de pronunciarlo sin afectaciones ni superficialidad es una de las obligaciones de todos y cada uno de los miembros que forman nuestra profesión.
0
0
0
0
0No comments yet