Popular channels

Catarsis

Catarsis
Empiezo a escribir esta poesía para calmar este ejercito de demonios que llevo dentro.
Para callar las voces de la tele que diariamente me aturden,
Para callar las voces del patrón y las noticias.
Escribo esta poesía porque es la única forma de gritar más fuerte que el ruido.
Del ruido eterno de la tele, la economía, las guerras, la locura, los milicos, los políticos,
El puto sistema del trabajo: del amo y del esclavo.
Malcogidos nosotros los pobres diablos, malcogidos todos; pobres diablos.
Quiero gritar y liberar la palabra de sus ataduras.
Quiero decir una palabra que nadie dijo mborataú

Escucho una voz ancestral que viene de la colina
Es la voz de los poetas de la ciudad de los soñadores crotos
Los reptiloides han intentado apagarla, yo aún la escucho.

Natalia Blanco grita enloquecida en la barranca lúgubre: ” Han robado el banquito de un lugar sagrado ¡Hijos de putas, hijos de putas!”
Daniel Fernández busca la palabra justa, toma mate y fuma en la madrugada correntina, la busca y la espera.
María Argumendia llora de amor, siente en su cuerpo todo el dolor que ese sentimiento le provoca, hace catarsis con una pluma liberadora.
Dos pendejos se besan en la costanera y se prometen besarse miles de veces todos los días mientras una tortuga gigante masca su hierba en Galápagos.
Por Velez Sarfield, Mariano toma mate teniendo como termo una botella de coca descartable mientras profiere sus profecías apocalípticas.
Levanto mi vaso como otras veces y brindo por ellos
No por los malditos
No por el amo
Brindo por el esclavo
¡Fuerza esclavo!
Aunque quieran manejar tu consciencia no lo lograrán
Solo vos podes acceder a ella
Esquivá esas lenguas persuasivas que quieren arrollarte con su chamullo fácil
Todo está mal, todo está bien
Manga viles especuladores del hambre ajeno
Caminen por la costa que pisa el pescador,
Mojen la esponja en el balde y limpien un parabrisa,
Den una clase, operen una hernia,
Escuchen un sermón que los haga sentir pecadores.
¿Pero qué mierda?
Ustedes… Ustedes no saben de sermones,
al final son los hijos de los que inventaron a Dios,
Los hijos de puta de ahora.
Pero yo estoy aquí y no pienso moverme
No voy a hacer click en sus videos de youtube
No voy a comprar sus pelotudeces.

Esto me basta
0
0
0
0No comments yet