Check the new version here

Popular channels

Corazón en ruinas

¿De qué otra manera podría expresar el dolor de mi alma? Tal vez con lágrimas, ¡no! ellas ya no desean acompañarme, se cansaron de tanta parafernalia, de tanto dejarse llevar por las situaciones que las provocaban, ahora esperan, se reagrupan sabedoras de un atroz suceso a ocurrir que no tiene retorno, cualquier otra cosa parecerá inocua e insulsa.
Aun así, a pesar de todo, cualquier situación ligada al corazón siempre por regla general ha de doler, entonces nuevamente ¿Cómo hacer para expresarla? Tal vez en nuestro humor cotidiano, ¡jamás! sería estúpido si dejara que otros vieran lo que él provocó, sería aún más estúpido permitirle a él ver lo que provocó, por eso, mi humor debe ser el mismo, ni más ni menos que yo misma hasta que el día termine, hasta que llegue la noche y me encuentre en mi pequeño lugar en el mundo, solitario pero mío, donde cada cosa allí solo a mí me pertenece, donde puedo desfigurar mi rostro en agónico dolor y solo a mí me importaría y afectaría…
La única contra de esta autoimpuesta soledad es no solo recordar el dolor de aquello que acontece en el presente, sino que también fluyen sin inhibición, sin filtro, arrasando todo como un laúd, aquellos sucesos pasados, que al igual que ahora resquebrajaron mi corazón, sin piedad alguna dejando solo pequeños pedazos, inconexos al principio, que con voluntad fueron tomando forma nuevamente, más frágiles que antes, porque nunca nada vuelve a ser lo mismo.
Tonta de mí que conociendo su fragilidad, nuevamente lo entrego a manos equivocadas que lo dejan caer en abrumadora burla, mientras sus rostros muestran una falsa mirada de angustia y arrepentimiento mientras ríen en sus adentros felices por su hazaña. Ilusa de mí por esperar algo que no me está destinado…
¿Qué hacer cuando ya no esperas nada de nadie? ¿Cuándo todos te parecen iguales? ¿Cuándo añoras a aquellos por que se fueron llevándose un pedazo de tu alma, de tu corazón y que, sabes con seguridad, jamás recuperas?
No lo sé, desconozco las respuestas a estas diarias interrogantes que aquejan mis pensamientos, más aún sigo mi camino, en lento progreso, sacando fuerzas donde ya no las hay, por el simple hecho de ser demasiado testaruda como para darme por vencida, por el simple hecho de querer ser, de querer hacer, lo mejor que puedo con lo que tengo, sin arrepentimientos porque a la larga cuando me reencuentre con mis seres queridos deseo poder verlos a la cara y decirles “hice lo mejor que pude”, “esta fui yo”, “aquí estoy sin arrepentimientos”.
Por eso sigo, andando, tropezando, cayendo y levantándome, mi corazón ya amorfo aún busca y morirá buscando, aunque sea roto 10 veces, 100 veces, seguirá buscando, por eso no me dejaré ver abatida y deprimida por quien no lo merece, el dolor que hoy me causan será el combustible que me ayudará a volver al camino correcto, en algún lugar está, yo sé que sí, está quien tomará mi corazón en ruinas y lo reconstruirá…
Y si no lo encuentro, si no existe quien desee tenerlo entonces al menos tendré la satisfacción de decir que batalle, que lo intenté hasta el último aliento de mi vida…
0
0
0
0
0No comments yet