Check the new version here

Popular channels

CuenTo ViajEro: Pidra libre a la palabra

Hola a todos, este es mi primer post. Soy docente de primaria y este año estoy trabajando con un tercer grado. Para fomentar la escritura y la lectura, uno de los poryectos que hice fue la realización de un cuento viajero...Los padres van escribiendo cada parte de este cuento.....que todavía no tiene fin....
La verdad hasta ahora me parece un cuento excelente!!
Si tienen tiempo les pido que lo lean y den su opinion....
Si les gusta despues pongo otras cosas copadas que hiceron los nenes....

GRACIAS!!!!!

Y saludos a todos!!!




PIEDRA LIBRE A LA PALABRA...


El maestro busca en vano la palabra que se le escapó justo cuando iba a decirla. ¿Adónde se habrá ido esa palabra que tenía en la punta de la lengua?
¿Habrá algún lugar donde se juntan las palabras que no quisieron quedarse? ¿Un reino de palabras perdidas?
Las palabras que se te fueron, ¿dónde te están esperando?

La palabra es: un conjunto de letras disparatadas que van de un lado a otro, saliendo de la boca, para hacer reir o llorar. Simplemente expresando nuestros sentimientos. Viajando en diferentes culturas. Por eso la palabra es amistad, confraternidad...La palabra es...?

...lo que nos diferencia de los animales. Con ella decimos, cantamos y contamos cosas. ¿Pero dónde van las palabras que no quieren quedarse? El maestro, no pudiendo ignorar el silencio justo cuando iba a decir algo; quiso investigar, porque tenía la seguridad de que las palabras no dichas, estaban en algún lugar.
Siguió preguntándose donde estarían escondidas.
Decidido a encontrarlas buscó en libros, preguntó a sus colegas, superiores y alumnos, pero nadie sabía la respuesta. Era tal su afán de encontrar su escondite, qeu un día, después de clases puso en una mochila una brújula, un mapa, una linterna, un cuaderno y un lápiz; montando en su bicicleta, emprendió un viaje...

...en el camino se cruzó con una plaza ¿estarán ahí las palabras perdidas?
Decidió entonces preguntar. Vió a unos nenes en las hamacas y les preguntó, pero no le supieron responder; también a unos padres, pero tampoco le supieron decir.
El maestro cansado de tanto preguntar se sentó en un banco. Pasaba por ahí un vendedor de pochoclos y el maestro le preguntó: ¿Sabrás dónde quedan las palabras sin decir? y el vendedor le contesto: Sabe maestro...acá cerca hay una biblioteca ¿no estarán ahí las palabras perdidas?
La cara del maestro se eluminó de alegría y le respondió: ¡Sí...ahí deben de estar! y tomando sus cosas se subió a su bicicleta y emprendió un nuevo viajes hacia la biblioteca...

...mientras viajaba se imaginaba y pensaba en muchas cosas y se preguntaba a sí mismo diciendo...¿Será que las palabas se encuentran en al biblioteca? y se respondía al mismo tiempo...¿y si no están? ¡¿DÓNDE ESTARÁN?!
Después de un largo viaje encontró la biblioteca. Emocionado bajó de su bicicleta, tomó sus cosas y entró en élla. Vió una ventana, se acercó y le dijo al encargado:- "Vengo desde lejos en busca de las palabras perdidas, y me dijeron que las podía encontrar en esta biblioteca." El joven le explicó cómo tenía que buscar. El maestro empezó a consultar varios libros pero no pudo encontrar nada. Con la cabeza baja, los brazos caídos, salió de la biblioteca y sin ganas de seguir adelante se subió a su bicicleta decidido a no buscar más...Volvía y en el transcurso del viaje se puso a pensar una y mil veces y dijo:" ¡¡¡NO ME DARÉ POR VENCIDO, SEGUIRÉ BUSCANDO!!!"

Sí!!!! Tengo que seguir buscando, se dijo una y mil veces. Pedaleando sin rumbo fijo se encontró en el camino con un viejo sabio, que le dijo...¿Te pusiste a pensar muy seriamente si las palabras están perdidas?...Ya buscaste en la biblioteca y no encontraste nada, hojeaste libro por libro y no había nada?...
El viejo sabio, ya le había creado al maestro una verdadera incertidumbre, cansado de pensar se despidió de este buen señor y siguió rumbo hacia un lugar desconocido, quizás en algún lugar del mundo podrían reencontrarse con sus palabras queridas...

...Después de mucho andar, el maestro llegó a un bosque encantado en busca de aquellas palabras perdidas. Maravillado por el paisaje encantador que le ofrecía el lugar, comenzó a recorrerlo sin perder tiempo. Buscó detrás de cada árbol, debajo de cada piedra, hundiendo sus pies en el arroyo, adentro de cada nido y de cada flor, pero no hubo caso, las palabras perdidas estaban muy bien escondidas y no querían aparecer. De repente, apareció frente al maestro el hada del bosque, y con su varita mágica, hizo aparecer frente a él un cofre enorme y muy pesado. ¡Qué intriga! pensó el maestro....¿Estarán aquí las palabras que busco?...

...Lo primero que hizo el maestro fue acercarse al cofre con un poco de desconfianza. Dio vueltas a su alrededor, mientras pensaba:- "Si las palabras están adentro del este cofre...¿cómo voy a ahcer para cargar con tanto peso?..." Llevar la bici, la mochi, el cofre y...¿las palabras?
Acercó su oreja a la cerradura y...de pronto dio un salto hacia atrás.
Despacito y con cuidado volvió a repetir el movimiento. Se escuchaban risitas, golpes, carcajadas y chistidos.
El maestro no pudo más con su intriga y en un sólo paso, levantó la tapa del cofre.
Inmediatamente observó un grupo de letras que salieron volando y...del susto el maestro tropezó y cayó sentado al piso.
Las letras bailarinas, despacito y con suaves movimientos, se alinearon y formaron la palabra: ACTITUD.
¿Qué? ¿Qué pasa? se preguntaba el maestro, que no salía de su asombro y seguía sentados en el suelo.
Las letras, una a una y simpre revoloteando cerca del maestro, fueron ubicándose dentro de su mochila y en el mismo momento, el cofre se cerró de un golpe.
El maestro se puso de pie, sacudiendo su ropa que se había llenado de tierra al caer y pensaba: "¡¡QUÉ SUERTE!! ¡¡ENCONTRÉ UNA PALABRA!!!
Pero...¡¡es una sola!!...y está adentro de mi mochilla!!!!...

0
0
0
0
0No comments yet