Check the new version here

Popular channels

Darvaza. El cráter del fuego eterno



El desierto de Karakum cubre el 70% del territorio de Turkmenistán, con un área total superior a los 350.000 kilómetros cuadrados. Es uno de los desiertos más extensos del mundo y uno de los territorios más despoblados del planeta. En mitad del desierto se encuentra Darvaza, una minúscula aldea de poco más de tres centenares de habitantes a unas cinco horas de coche al norte de la capital turkmena, Asjabad. Muy cerca del poblado se halla una de las maravillas más inquietantes conocidas. Los locals lo conocen como la puerta del infierno; es el cráter de Darvaza, que lleva ardiendo sin cesar cuarenta años.


Ve el lado bueno. Al menos nunca vas a pasar frío

El pozo o cráter de Darvaza es un agujero en el desierto de casi setenta metros de diámetro. No hay absolutamente nada en diez kilómetros a la redonda, ni tampoco en cien, salvo la aldea que le da nombre y la carretera y el ferrocarril que van hacia Uzbekistán. De día resulta llamativo por su amplitud y por su aparente carencia de sentido. Un enorme boquete en mitad de la más profunda y angustiosa de las nadas. Pero si de día impresiona, al anochecer resulta inquietante. En las horas previas a la desaparición del sol bajo el horizonte, el cráter va adquiriendo la consistencia de las puertas del infierno, resaltando la luz de sus llamas en la cada vez más reinante oscuridad. Cuando desaparece la luz natural, quedan el silencio y la oscuridad quebrados por las llamas del cráter.



Si me dejas caer te va a cargar la chingada

El cráter no tiene origen volcánico sino humano. A principios de los años 70 un grupo de geólogos soviéticos andaba haciendo perforaciones por la zona buscando petróleo, gas natural y demás fuentes de energía fácilmente vendibles a cambio de divisas. En un momento dado encotraron una cueva que estaba hasta arriba de gas natural. Al perforar derrumbaron todo el techo de la cueva sobre ésta, formándose así el cráter de setenta metros de diámetro, que también tiene unos veinte metros de profundidad. Al percatarse del escape de gas, que podía resultar muy perjudicial para cualquier cosa que se acercara, los geólogos decidieron pegarle fuego, esperando que éste se extinguiera en unos días. Y desde entonces hasta hoy han pasado más de quince mil días y aquello sigue ardiendo.


link: https://www.youtube.com/watch?v=TEjoga1yrn0
Flaming crater, Darvaza (0:30)

De noche el cráter es visible desde varios kilómetros de distancia. Lleva ardiendo más de cuarenta años, y se desconoce durante cuánto tiempo más puede seguir ardiendo. Quizá décadas, o quizá esté próximo a su final. En cualquier caso es la principal atracción turística del desierto. De hecho podríamos decir que es la única atracción turística del desierto. No muy lejos de allí hay otro cráter, pero en este no encontramos llamas sino agua. Eso y la aldea son lo único que tiene vida en un lugar yermo y desolado. O, visto desde otro punto de vista, hasta en un lugar tan yermo y desolado se puede encontrar vida y algo que ver.



Papá. Me aventaré al Pozo de Darvaza porque nadie me quiere y mi mejor amiga no me hace caso


A unos pocos kilómetros al sur de Darvaza se encuentra este pequeño busto. Está situado junto a la carretera, sin nada más alrededor. Es el busto de un tal A. Rustamov, un ornitólogo turkmeno, y rector de la universidad agraria de Asjabad. Fue alzado por el hijo del homenajeado. El lugar, por lo visto, fue el destino de una expedición comandada por el tal A. Rustamov. La mitad de la nada.


Perfecto para la C-A-N-C-I-Ó-N De la hoguera

0
0
0
0
0No comments yet